La actitud positiva: Un camino hacia el éxito

En mi vida al alcanzar las metas que he conseguido, he descubierto que el éxito está más ligado a la mentalidad que a la estrategia. La convicción, la motivación, el deseo y la actitud han sido claves y determinantes.

Nuestro éxito está íntimamente ligado a nuestra capacidad para desarrollar relaciones positivas con las demás personas. Cada uno de nosotros moldeamos nuestras vidas, y la forma que le damos depende en gran parte de nuestra actitud. Este aspecto de la vida es controlable, y si aprendemos cómo controlar y dirigirla, adquiriremos poder sobre lo que nos va a pasar

Una actitud es una inclinación permanente a reaccionar de cierta manera, cada vez que respondemos a una situación determinada. Las actitudes son, pues, hábitos de pensamiento y respuestas emocionales a un estímulo determinado.

La Universidad de Harvard y la Fundación Carnegie, habiendo realizado investigaciones totalmente independientes, encontraron que sólo un 15% de las razones por las cuales una persona triunfa profesionalmente, escala posiciones dentro de su empresa y sale adelante en su campo, tiene que ver con sus habilidades profesionales y conocimientos técnicos.

El 85% restante tiene que ver con su actitud personal, su nivel de motivación y su capacidad para desarrollar relaciones positivas con las demás personas

De acuerdo a una encuesta realizada entre todos los miembros de la Academia de Gerentes Administrativos Certificados de los Estados Unidos, en la cual se les pidió que identificaran las habilidades que a su modo de ver eran las más importantes en su trabajo, las siguientes cualidades fueron identificadas como las responsabilidades más importantes del dirigente empresarial de hoy:

1. Saber escuchar.
2. Saber dar instrucciones claras y efectivas.
3. Identificar y solucionar problemas o situaciones conflictivas en la empresa.
4. Dar reconocimiento a sus colaboradores por los resultados obtenidos.
5. Delegar responsabilidades de una manera eficaz.
6. Saber escribir efectivamente.
7. Comunicar las diferentes decisiones y objetivos a su equipo de trabajo.
8. Ser efectivo en la comunicación oral.
9. Explicar sus funciones a los nuevos miembros de su equipo.
10. Obtener la retroalimentación de sus clientes internos y externos.

Esta encuesta nos vuelve a ratificar la importancia de la actitud para el resultado de nuestras acciones. Lo que me llama mucho la atención es que a pesar de la abrumadora evidencia que apoya la importancia de una actitud mental correcta, nuestro sistema de educación ignora este hecho en nuestras vidas. El noventa por ciento de nuestra educación tiene su origen en la educación prusiana del siglo XIX y está dirigida a adquirir conocimientos con solo un diez por ciento de nuestra educación dirigida a nuestras emociones y actitudes”. Desde mi humilde opinión debería reevaluarse el currículo de enseñanza e incluir como asignatura fundamental “La educación emocional” y asignaturas que desarrollen las actitudes potenciadoras y positivas.

El Poder de la Actitud

Tú desarrollas o escoges tu actitud y nadie te la puede cambiar. Solo tú lo puedes hacer. El más leve cambio o mejoría en tu actitud afectará dramáticamente tu situación en los próximos 5 o 10 años, y así sucesivamente. Por lo tanto es muy importante que adquiramos actitudes positivas, si queremos desarrollar el Liderazgo Personal. En este sentido aporta mucho al Liderazgo, la confianza, el respeto, el entusiasmo, la decisión y la seguridad.

En el juego de la vida tu actitud te define. Cuando las personas tratamos de cambiar nuestra actitud nos encontramos con una resistencia interna al cambio, pero necesitamos no dejarnos acobardar y ser proactivos (ver artículo: Una actitud para el éxito: La proactividad).

Como digo siempre, eres lo que eres y estas donde estas por los pensamientos que has puesto en tu mente y puedes cambiar lo que eres y donde estas si cambias tus pensamientos. Si aprendes a modificar la manera de pensar, puedes mejorar como sentirte y por lo tanto tu actitud. Al tener una mejor actitud, obtendrás más eficiencia de tus aptitudes, lo cual se traducirá en un mejor comportamiento y finalmente en mejores resultados.

A continuación te propongo unos cuantos pasos que te pueden ayudan a cambiar de actitud:

1. Realiza tu planificación estratégica personal.
2. Potencia tu autoestima
3. Sonríe y aprende a buscar la perspectiva más útil
4. Busca un entorno favorable
5. Cambia tus hábitos desfavorables.
6. Sigue a alguien que para ti sea referencia
7. Ayuda a otros (y ayúdate a ti mismo)
8. Pide y consigue apoyo de las personas que te importan
9. Consigue un profesional (coach o mentor)

La vida pasa por las decisiones que tomamos frente a las circunstancias.

20120126-112827 a.m..jpg

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s