La mayor fuente de aprendizaje para un nuevo emprendimiento

20120309-091334 a.m..jpg

Investigar la viabilidad de un proyecto para lanzar un start up es una tarea muy complicada. La información es escasa y las incertidumbres muchas.

Sin embargo, cuando me junto con emprendedores que están trabajando en “apropiarse de una idea” y modelando su negocio, es increíble ver cómo la mayoría de ellos ignoran la que tal vez sea la mejor fuente de información disponible para aprender sobre su propio proyecto: el fracaso ajeno.

Casi siempre, en esas charlas, les pregunto: “¿Quiénes fracasaron tratando de hacer esto antes y por qué”. Y la mayoría me mira desconcertado. Muchas veces me responden que nadie intentó hacer eso antes y a partir de ese punto descreo del trabajo de ese equipo o persona.

Pongamos esto en claro: casi con certeza absoluta, todo lo que como emprendedor se te ocurra hacer ya fue intentado por alguien antes. Tal vez haya sido en otro país. Tal vez con una variación pequeña respecto de tu idea. Pero son poquísimas las alternativas de negocio tan innovadoras que no registran ningún tipo de antecedente.

Si vos pensás que existe una oportunidad de negocio seguramente no sea porque hayas sido el primero en pensar una idea, sino porque los que la pensaron antes fallaron al intentar plasmarla. Y cada uno de esos fracasos esconde invaluables aprendizajes potenciales para tu proyecto.

Hay muchísimas razones por las que la implementación de una idea puede no haber resultado. Algunas de ellas incluyen: dificultad para obtener el financiamiento, impericia de los emprendedores, falta de demanda por parte de los clientes, una ecuación de costos que no cierra con el precio que se puede cobrar, llegar demasiado temprano, etc.

Lo importante es que este tipo de causas se dividen en dos grandes grupos: aquellas que fueron propias de esa experiencia particular y aquellas que son intrínsecas al negocio mismo. Separar la paja del trigo y entender cuáles pertenecen a cada grupo es esencial.

A veces un producto o servicio no existe, simplemente porque no debe existir. Porque no es viable. El hecho de que veas que nadie lo ha hecho con éxito no habla de una oportunidad sino, por el contrario, de una imposibilidad. Si los fracasos previos se deben a este tipo de causa, no pierdas el tiempo, por más que duela, y descartá la idea lo más rápido posible.

En otros casos, a mitad de camino entre ambos grupos, la causa puede ser una imposibilidad temporaria. Tanto nos han machacado con la importancia de ser “first movers” (los primeros en lanzar algo al mercado) que muchos emprendedores subestiman lo malo que puede ser llegar demasiado temprano. Lo último que querés hacer con tu startup es pasártela evangelizando y explicando por qué alguien debería estar haciendo algo que, a priori, no le interesa hacer. En este tipo de situaciones la pregunta es: “¿Han desaparecido ya las causas temporarias que causaron el fracaso anterior?”.

Sin embargo, siempre estamos tentados de echarle la culpa del fallo a las personas y no al negocio. Muchas veces es verdad, pero muchas otras es simplemente el deseo del emprendedor de convencerse de que su idea va a andar. Hay que tener cuidado con el “pensamiento ilusorio” (wishful thinking). En estos casos, de todos modos, resta responder la pregunta: “¿Por qué vos no vas a cometer los mismos errores que cometió quien lo intentó antes?”. Y la mejor respuesta debiera ser: “Porque conozco exactamente los errores que tuvo y sé qué tengo que hacer para no repetirlos”.

En cualquier caso, sean cuales fueren las razones que causaron los fracasos anteriores, entenderlas bien es una fuente invaluable de aprendizaje en la preparación de cualquier startup. Una que habitualmente la mayoría de los emprendedores ignora. Identificar y analizar los intentos fallidos previos debería ser una parte central de la preparación de cualquier proyecto.

A veces todo ese conocimiento está a apenas un mail o un llamado de distancia. Seguro te sorprenderá lo abiertos que algunos emprendedores pueden ser explicándote ellos mismos las causas. Especialmente en países como USA, donde el fracaso no está fuertemente estigmatizado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s