Como convertirte en un líder y así dejar de ser un simple seguidor


Los científicos estiman que a lo largo del tiempo 100 billones de seres humanos han pasado por esta tierra. Y la mayoría de ellos lo ha hecho sin dejar atrás nada más que una lapida.

¿Sabes porque tanta gente desaparece sin dejar huellas de su paso por el mundo? ¿Porque son tan pocos los personajes que se han vuelto iconos? Porque la mayoría de las personas eligen ser seguidores y no líder.

Es tan simple como eso. Si deseas crear la diferencia en este planeta, es decir, impactar de tal modo que la gente se acuerde de ti, debes ser un líder. Todos tenemos en nuestro interior el poder para ser diferentes. Cada uno de nosotros tiene el poder para ser un líder. Las personas van y vienen. Lo mismo ocurre con las empresas. Muy pocas quedan y muchas menos sin todavía recordadas. ¿Dejarás que suceda lo mismo contigo o elegirás ser diferente?

Elige ser diferente. Se fiel a ti mismo.

Has cometido errores. De hecho, probablemente seria justo decir que a veces realmente la has fastidiado. Estoy seguro que hay cosas que ni siquiera quieres recordar, cosas que no te enorgullecen en lo absoluto y que esperas que no sean reveladas cuando se emita un reportaje de tu vida en la televisión.

¡Pero eso es muy bueno!

¿En que te conviertes cuando has cometido errores? En una fuente de inspiración.

Si después de entrara en bancarrota has podido reconstruir tu negocio desde las ruinas, podrás inspirar a otros que también se han declarado en bancarrota. Si has tenido problemas como padre o has descuidado tu cuerpo y tu salud, podrás servir de inspiración a aquellos que estén intentando solucionar estos mismos problemas.

Cuando puedes decir, “ya he vivido eso”, eres un inspirador, hablando desde la experiencia, no un teórico. Las personas te escucharan y podrás utilizar tu experiencia para marcar la diferencia. Y cuando utilizas toda tu experiencia, tanto la buena como la mala, los logros más increíbles y los errores más idiotas, sin sentirte culpable de lo que has hecho, entonces eres un líder.

Siempre puedes elegir ser diferente, Siempre puedes elegir no ser uno más de los 100 billones.

Comienza a ser un líder. ¿Y como lo haces? Haciéndolo. Debes tener iniciativa en todo momento. Cambia el efecto por la causa. Supongamos que estas en una entrevista de trabajo. Al finalizar te dicen que ha sido un gusto conocerte y que tienes un curriculum muy interesante, que se lo pensarán y te llamarán más adelante. ¿Cual de las siguientes respuestas es la de un líder?

Respuesta A. Bueno, gracias por su tiempo. Esperaré su llamada.

Respuesta B. ¿Cual sería el plazo? Estoy evaluando varias oportunidades laborales interesantes y me pregunto si podría darme una idea de cuanto debo esperar una respuesta suya. ¿Que le parece si llamo a principios de la semana que viene?

¿Cual es la diferencia entre estas dos respuestas?

Responder con A es ser el efecto, el entrevistador está controlando la agenda, y el que responde esta bailando a su ritmo. El que responde B se pone al volante, está manejando la situación y forzando al empleador a tomar una decisión. Si tu caso es B, no has hecho nada revolucionario, pero has dicho…

¡No soy un pedazo de barro!

En efecto has afirmado, “No soy una sustancia sin forma para que usted moldee según sus necesidades, sus horarios y sus plazos. Tengo mi propia forma, tengo sustancia, soy importante. Me valoro a mi mismo y cuando estamos hablando de este trabajo, ambos nos estamos entrevistando mutuamente. Necesito saber – tanto como usted – en que me estoy involucrando. Soy un líder”

¿Has dicho todo eso con tu simple respuesta?

Así es. Has actuado como un líder. Has dicho que no eres lo que otros quieren que seas, sino lo que realmente eres. ¿Acaso no tiene eso sabor a líder? Has dicho, gentil y amablemente, “Esto es lo que soy, si no es lo que usted esta buscando, esta bien, significa que tampoco es lo mejor para mi”. Un seguidor es alguien que necesita seguir las pautas de una situación dada; esta es la definición misma de seguir. En cambio un líder no tiene esa necesidad; un líder buscara el modo de que la situación le sea favorable y no entrará en pánico porque se le este evaluando para un trabajo.

Si deseas ser un líder, debes decidir ser la causa, ahora y en este momento. Cuando eres la causa, nada puede detenerte. Lideras a las personas y les inspiras. Y cuando estás actuando como la causa en tu vida, la abundancia que piensas que mereces será mínima en comparación con lo que obtendrás.

La plenitud y la riqueza que están destinadas para los líderes no tienen límite.

Extracto del libro: “Verdadera Prosperidad” de Yehuda Berg

Fuente http://negociosyemprendimiento.com/hoy-elige-ser-diferente-y-dejar-de-ser-un-seguidor/

————————————

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog
Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://ingjosewquan.blogspot.com
Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com
Emprendimiento Total
https://emprendimientototal.wordpress.com

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s