Comenzar Un Negocio: ¿Qué Tipo de Personalidad Requiere?


Estas interesada/o en emprender, te entusiasma la idea de tener tu propia empresa, disponer de tus horarios, planificar tu futuro, pero ¿tienes realmente lo que se necesita para ser un emprendedor?

Puedes haber creado el mejor plan de negocios del mundo, pero ¿posees las habilidades esenciales y rasgos de personalidad necesarios para llevar adelante el plan de trabajo?

En este artículo trataremos de dilucidar cuáles son las habilidades que necesitarás para avanzar: compromiso, motivación, capacidad de recuperación emocional, manejo del estrés y gestión del tiempo, por nombrar algunos. Pero, por supuesto, tienes la libertad y la flexibilidad de hacer tu propio programa.

Compromiso

¿Estás dispuesta, por ejemplo, trabajar muy duro, todo el día, todos los días? Y, antes de contestar al instante “!Por supuesto que si!” – sólo te pido que pienses por un momento en las implicaciones de la pregunta. No estamos hablando de tener que quedarse un par de horas a la noche. Y no estamos hablando de hacer un esfuerzo extra para un proyecto de una sola vez.

Se trata de un calendario agotador que potencialmente podría continuar durante semanas o meses. Hay casos en que el esfuerzo de poner la empresa en marcha se extiende un año completo. A veces hay que saltarse alguna comida o dormir muy poco, pero comenzar una empresa puede ser una tarea agotadora. No tiene nada que ver con la idea romántica de trabajar cuando una quiere, tomarse el día libre porque está soleado, etc., etc.

Si la empresa despega, entonces podrás comenzar a disfrutar de todo el esfuerzo, pero primero tienes que estar dispuesta/o a hacerlo.

¿Estás preparada/o para tomar el mismo compromiso?

Motivación

Relacionada con tu nivel de compromiso se encuentra tu capacidad de ser motivada/o, y de manera crucial, la auto-motivación. Esto no es lo mismo que ser empujado a hacer algo porque alguien te lo dice que o porque otro asunto lo exige. Tiene que venir de adentro de ti. Tiene que venir de tu energía, tu disciplina, tu enfoque.

Esto ya es bastante difícil cuando las cosas van bien – pero ¿qué pasa cuando las cosas van mal? “Es muy difícil”, admite Susana, que recuerda algunas de las cosas que salieron mal en los primeros días. “Hemos sufrido muchos robos de mercadería, tuvimos momentos en los que parecía que el negocio se iba al tacho. Y, a veces, realmente no sabía qué hacer”.

Hay veces en los que incluso la persona más decidida tiene momentos en los que no está segura de qué dirección tomar, o incluso si lo sabe, duda de tener la energía necesaria para soportarlo. Tienes que creer realmente en ti misma/o y decidir que, no importa cuáles sean las circunstancias, no te dejarás vencer.

Capacidad de recuperación emocional

La creencia en tí misma/o no es suficiente. También debes tener la capacidad de trabajar para ti mismo, a menudo por tí misma/o.

Al principio esto puede sonar como la felicidad. No más políticas irritantes de la empresa. No más chismes tediosos. No más puñaladas por la espalda.

Pero ¿qué pasa con los chistes y bromas en la oficina? ¿Qué pasa con los almuerzos de lunes por la tarde y las “happy hours” del viernes por la noche? Más seriamente, ¿qué pasa con las sesiones de lluvia de ideas en busca de soluciones y nuevas ideas? ¿Extrañarás todo esto? Si eres como la mayoría de los emprendedores, probablemente lo harás.

Debes saber que desarrollar una nueva empresa puede ser una tarea muy solitaria y te puedes sentir, profesionalmente al menos, muy aislada/o.

Pero hay una solución. Es posible y abosolutamente necesario construir un equipo virtual. Un círculo de colegas que se comuniquen por teléfono, por correo electrónico, cara a cara vía videoconferencia, o inclusive en persona pero en vez de hacerlo todos los días como en la oficina, se reunen una vez al mes o cuando lo consideren necesario.

Otro punto muy importante es no aislarse, salir e interactuar con la gente, aun cuando esas salidas no estén directamente relacionadas con el negocio.

También vale la pena unirse a un grupo de profesionales para mantener el contacto, incluso si es sólo para saber que hay otras personas que han pasado por lo que estás pasando y se identifican con lo que sientes. En sí mismo esto puede ser una gran fuente de apoyo.

Así que quienes deciden avanzar en un negocio por cuenta propia no tienen por qué quedarse fuera por completo. Pero por lo menos deberían ser conscientes de que habrá algunos momentos de soledad y habrá que superarlos.

Oportunidad

Toda esta charla acerca de lo que puede salir mal y cuán mal puede resultar no es para atemorizar, sino para que sepas que no todo son rosas. Sin embargo, te exhorto a seguir siendo optimista. “No tiene sentido hacer algo si piensas que no va a funcionar. [Pero] a veces sólo hay que pensar en maneras de hacer que funcione mejor”.

Conclusiones

Emprender un nuevo negocio es una oportunidad de hacer algo que siempre has querido hacer y nunca encontraste a nadie que te pagara por hacerlo. Es tu oportunidad de hacer algo que te hace feliz.

En efecto, si bien iniciar tu propio negocio no es una opción fácil, hay muchas ventajas en convertirte en tu propio jefe. Esas ventajas las trataremos en la siguiente nota.

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s