Cómo vencer el miedo del Emprendimiento

image

¿ES POSIBLE VENCER EL MIEDO DEL EMPRENDEDOR CON COACHING?

Rotundamente sí.

Hablaba en mi anterior artículo de lo que es el miedo y cómo la mayoría de las veces es algo irreal, algo que nos montamos en nuestra cabeza. En este post voy a describir cómo puedes vencerlo.

El miedo es un obstáculo a no ser que lo utilicemos a nuestro favor. Es, por lo general, un obstáculo que nos autoimponemos, a veces como simple excusa. Un obstáculo no proporciona nada bueno, sólo una excelente oportunidad de salvarlo. El emprendimiento es una carrera de obstáculos y todos ellos se pueden superar con las armas apropiadas.Te voy a dar una buena noticia: Probablemente todos los miedos que te planteas al pensar en iniciar tu propio negocio se esfumen en cuanto des el primer paso: despedir a tu jefe. Una vez salves ese obstáculo, te darás cuenta de que no era para tanto, superarás esa creencia limitante. Ahora veamos cómo vencer el miedo en cinco sencillos pasos:

Enfócate en lo que SÍ quieres, en tu objetivo.

Normalmente cuando sentimos esas inseguridades, tendemos a enfocarnos en ellas. El miedo se alimenta precisamente de esa inseguridad, por lo que es necesario tener muy claro nuestro objetivo y mantenerlo siempre en mente. En lugar de pensar en todo el miedo que tienes, (no sé cómo voy a hacer esto y no sé cómo voy a solucionar lo otro), que te paraliza e impide tomar acción, enfócate en tu objetivo, en lo positivo, en lo que te inspira y te llena de energía, dejando el miedo en segundo plano. (Nunca dándole la espalda, porque recuerda que también te hace ser consciente de tus debilidades).

Aumenta tu nivel de conciencia.

Con esto me refiero a que seas más consciente de ti mismo: toma conciencia de las necesidades y los valores que te llevan a desear conseguir tu objetivo. Esto es esencial cuando se pone en marcha un proyecto y pasarlo por alto suele resultar en un fracaso del mismo. Si tu objetivo no está íntimamente ligado a tus valores y necesidades, entonces, aunque lo consigas, no te sentirás realizado. Puede que desees lograr ese objetivo porque deseas tener más dinero, porque deseas tener más tiempo libre, porque deseas tener algo que tú has creado… Eso está muy bien, son los porqués, las RAZONES por las que anhelas este cambio en tu vida, lo que ves en el futuro si alcanzas ese objetivo. Pero, ¿y los paraqués? ¿La finalidad? ¿Qué necesidades estás cubriendo? ¿Están en línea con ese objetivo? (Ésta es una de las piedras angulares del Coaching, la búsqueda de nuestros valores. Si necesitas ayuda para identificarlos, no dudes en consultarnos).

Fracciona tu objetivo en objetivos más factibles.

En mi Manual de AutoCoaching explico cómo quizá a veces nos podemos sentir un tanto abrumados por nuestros propios objetivos porque los vemos tan lejanos y sobre todo tan ambiciosos. Sin embargo, si somos capaces de desglosarlos en objetivos más pequeños, y a su vez en planes de acción que contengan objetivos y tareas más pequeñas, que a su vez contienen pasos… toda esta planificación paso a paso, etapa a etapa, fase a fase, nos va a hacer recorrer el camino con mayor seguridad.

¡Actúa!

De nada sirve planificar si no se toma acción. Seguramente el paso más simple de todos, pero el que más trabajo nos cuesta. Tomar acción. Es tan fácil decirlo… ¡como hacerlo! Es la mejor forma de plantar cara al miedo y vencerlo. Como he dicho anteriormente, no es malo sentir miedo, a no ser que éste te bloquee. Si sientes miedo, pero lo utilizas como motivador para actuar, y actúas, aunque sean pequeñas acciones, ésta es la mejor forma de vencerlo. Esas pequeñas tareas y acciones te motivarán de una forma extraordinaria porque irás viendo tus propios progresos. Y no sólo eso. También observarás que has superado muchos obstáculos sin apenas darte cuenta, lo cual te dará incluso más satisfacción.

Nutre tu mente.

Hoy en día, en la mayoría de los casos, los miedos que sentimos son irracionales, no son verdaderas amenazas, y están perpetrados por nuestras creencias. El miedo real, el primitivo, es un mecanismo para nuestra supervivencia, cosa que la mayoría de nosotros nunca ve amenazada. De modo que el miedo que sientes al pensar en emprender no es real. En realidad es una simple inseguridad por la incertidumbre que conlleva. El miedo al fracaso, por ejemplo, es simplemente el resultado de ciertos pensamientos negativos y creencias limitantes que albergas en tu inconsciente y que afloran a la superficie al iniciar, en este caso, un análisis de la situación para emprender. Casi todos esos pensamientos son a la vez causa y resultado de esas creencias y esas creencias son a su vez simples conexiones neuronales que hemos ido formando a través de nuestras experiencias e información personal. Una buena forma de suprimir o al menos minimizar esas creencias limitantes es, en primer lugar, abrir nuestra mente, y en segundo, alimentarla con otro tipo de pensamientos, provengan de personas, libros, películas, seminarios, conferencias, coaching…Por último, te recomiendo leer la sección de mi Manual de AutoCoaching referido a la inexistencia del fracaso. Puedes hacerlo mediante registro aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s