Cómo enseñar a los niños a ser emprendedores exitosos


1. Invítelos a hacer un pequeño negocio propio

No tiene porque ser una gran empresa, lo importante es comenzar con algo.

Por ejemplo:

Ø Vender productos hechos en casa como chocolates, mermeladas o galletas.

Ø Hacer una huerta y vender los productos.

Ø Vender servicios de cortar pasto, lavado de autos, cuidado de mascotas, etc.

Hay miles de cosas que un niño puede hacer.

Cuando ya son más grandes puede proponerles que comiencen con un negocio online o mejor aún, hagan un negocio por Internet en conjunto. Es una excelente alternativa para armar un negocio en casa y el Internet ofrece tantas opciones diferentes.

Si usted ya tiene un negocio propio offline o por Internet, puede integrar a sus hijos y así ayudarles a ganar experiencias de vida valiosas.

Aproveche el tremendo potencial que tienen las personas jóvenes. Nuestros hijos participan activamente en mi negocio en Internet y han adquirido conocimientos de vanguardia que le serán de gran utilidad en el futuro.

2. Ayúdeles a llevar una contabilidad mínima

Enséñeles lo que es un estado financiero y como elaborar uno bien sencillo para cada negocio que hagan. Deben anotar todos sus gastos y sus ganancias y calcular si el negocio es rentable o no, considerando también el trabajo invertido.

Para niños mayores o adolescentes, es bueno que aprendan a usar planillas Excel. (Nuestra hija menor las maneja sin problemas con su gallinero desde que tiene 9 años).

3. Enséñeles las diferentes opciones que tienen una vez que han ganado dinero con sus negocios:

A. Gastar: Se disfruta una vez y se fue para siempre.

B. Ahorrar e Invertir: Se pospone el placer para multiplicar el dinero y después se disfruta muchas veces.

C. Compartir: Usar nuestros recursos para satisfacer las necesidades de otros.

4. Lean juntos libros básicos sobre el manejo del dinero para mejorar sus habilidades y adquirir una visión de cómo planificarse a futuro. Padre Rico, Padre Pobre y El Cuadrante del Flujo del Dinero de Robert Kiyosaki son un excelente recurso para comenzar. (http://www.richdad.com)

5. Ayúdeles a evaluar su gestión

Una vez que ya están entusiasmados con un proyecto y han tenido resultados, ayúdeles a analizar los errores que cometieron y pregúnteles cómo los podrían evitar en el futuro.

Inspírelos para ponerse metas más altas para la próxima vez, por ejemplo: vender la doble cantidad de galletas, ofrecerlas en otros lugares, producir más variedades, etc.

6. No presione a sus hijos y no se desanime si sus hijos pierden el interés en el proyecto después de 2 días.

No se enfoque en el producto final, sino en el proceso de aprendizaje.

Acuérdese de que son niños y manifiestan sus experiencias de aprendizaje de una manera informal. Nosotros los adultos estamos acostumbrados a buscar resultados y nos enfocamos en ellos. Queremos que ellos vendan “x” cantidad de galletas o que nos muestren una hoja de contabilidad perfecta.

Muchas veces esto va en desmedro del proceso mismo del aprendizaje, el que provee el poder verdadero para lograr un aprendizaje acabado y duradero.

Los niños aprenderán mucho más y no perderán su entusiasmo si los deja hacer esto a su manera y al ritmo que ellos desean.

Van a hacer experiencias positivas y, poco a poco, con el correr de los años y con el constante apoyo e inspiración de los padres, van a llegar al punto en el cual formalizarán sus experiencias de aprendizaje.

Recién en éste punto vamos a poder reconocer los frutos de nuestro trabajo y de los años de inversión en su educación financiera, ya que ellos demostrarán un producto más acorde con nuestras expectativas.

7. Como guinda del postre, ayúdeles a sus hijos a adquirir una visión de producir ingresos pasivos

Inspírelos a pensar cómo pueden establecer sistemas de negocio que funcionen sin que ellos tengan que participar activamente. De ésta manera ellos tendrían la libertad para iniciar otros negocios y así incrementar sus ingresos.

Por ejemplo, pueden contratar ayuda para hacer las galletas y entusiasmar a sus amigos a venderlos con una comisión.

Nuestra segunda hija compró productos cosméticos y los distribuyó entre sus amigas para que los vendieran en el colegio. De ésta manera ella aprendió a una edad muy joven la gran lección de cómo generar ingresos pasivos.

Anterior: Cómo enseñar negocios a los niños

Por Bettina Langerfeldt
http://EducacionParaElExito.com

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s