El emprendedor no debe confundir tener ilusión con ser un iluso´


Entrevista a Javier Regueira

Empresario. Javier Regueira era el dueño de tres restaurantes de comida rápida en Madrid, pero todo se le vino abajo. Sin embargo, aprendió a relativizar el fracaso y ahora tiene un nuevo negocio

DAVID GÓMEZ Llegó a alcanzar el éxito empresarial, pero lo perdió todo. Lejos de venirse abajo, se dedicó a analizar las causas de su derrota y ahora, asegura, «tengo la sensación de estar yo por encima de mi nuevo negocio». El madrileño Javier Regueira, autor del libro Game Over: los trece errores que me llevaron a cerrar mi empresa, estará en el campus universitario de Lorca para participar en la jornada ‘Momento de emprender’, organizada con motivo del Día de la Persona Emprendedora, el próximo jueves 6 de octubre.

Usted vivió el fracaso empresarial. ¿Cuéntenos su caso?
Sí, de lo que hablaré en Lorca será de una historia basada en hechos reales. La historia de una empresa que creé en 2005, dejando mi trabajo anterior. Queríamos establecer por Madrid una cadena de restaurantes de comida rápida y natural (ensaladas y sandwiches) con un destinatario muy claro: ejecutivos con poco tiempo para comer y con presupuesto ajustado. La cosa fue francamente bien durante un año y medio. En solo tres años, teníamos abiertos tres restaurantes, y se nos había unido un grupo de inversores. Pero entonces llegó esta crisis que se ha llevado a tantas empresas. Y cometimos una serie de equivocaciones propias. Tuvimos que salir del negocio. Fracasamos.

Los errores propios los expone en su libro. ¿Cuáles fueron?
Hablo de trece errores, pero lo que realmente hago en el libro es una reflexión subyacente. Muchas veces el principal enemigo del emprendedor es el propio emprendedor. Mi experiencia me dice que tenemos muy estigmatizada la idea del fracaso, por cómo hemos sido aleccionados desde niños. Parece que sólo el éxito es aceptable y no, no siempre se puede triunfar. Cuando empiezan a asomar los primeros problemas, la sombra del fracaso es tan inaceptable que te sumes en una pesadilla. Te conviertes en un mal empresario por el temor. Y uno no puede obsesionarse con el miedo al fracaso hasta el punto de que eso te impida obrar libremente.

¿Y cómo se combate el miedo a no hacer bien las cosas?
Es muy importante saber relativizar las cosas. Hay muchas situaciones en la vida en las que no puedes dar un paso atrás, como cuando tienes un hijo, ya no hay vuelta atrás, es para toda la vida. Pero en los negocios sí es posible dar pasos atrás. Es clave darse cuenta lo antes posible del fracaso, sin dramatizar, porque si no, se empieza a formar una bola de nieve que se va haciendo cada vez más y más grande. Y al final acaba estallando. No obstante, mi sugerencia de relativizar no es una invitación a que la gente vea el fracaso como algo positivo, porque no lo es. No recomiendo a nadie que busque el fracaso.

Y desde el punto de vista más técnico, ¿qué es necesario para que no fracase un proyecto empresarial?
No doy fórmulas. Evidentemente, no tengo las claves certeras del éxito, porque si las tuviera habría encontrado la gallina de oro y no es el caso. Entre los consejos que doy está el de que el emprendedor no debe confundir tener ilusión con ser un iluso. La ilusión es fundamental, es lo que mueve todo negocio, es lo que hace que des lo mejor de ti mismo para que tus proyectos salgan adelante. Iluso es el que, sabiendo que su negocio no tiene futuro, sigue con él. Además, insisto en el libro que lo más importante siempre es el producto/servicio. Puedes invertir mucho en comunicación, pero si ese servicio no tiene un valor excelente, no hay nada que hacer. Recomiendo a todo empresario que dedique todo el tiempo que pueda y más a perfeccionar el propio producto que ofrece a los clientes.

¿Es posible resurgir en el mundo empresarial a pesar de haber vivido una mala experiencia?
Como experiencia personal, el hecho de vivir un fracaso me ha hecho aprender mucho. Y tener un equilibrio bastante más estable entre lo personal y lo profesional. Ahora tengo la sensación de estar yo por delante del negocio. He montado una empresa de contenidos digitales. Y cruzo los dedos, porque con la que está cayendo en el país…

Pero con la crisis que está viviendo España y el mundo en general, ¿de verdad que alguien puede triunfar con su idea empresarial?
Sí. La principal barrera es la financiación. Los recursos propios del emprendedor son hoy día imprescindibles. El éxito o el fracaso de su proyecto dependerá realmente de la necesidad que se logre detectar en el mercado. Hay que elegir la idea que más se necesite en ese momento. Porque si detectas una necesidad de un segmento poblacional concreto, la crisis no es obstáculo.

Fuentehttp://www.laopiniondemurcia.es/comunidad/2011/09/27/emprendedor-debe-confundir-ilusion-iluso

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s