Los pequeños triunfos, con persistencia, se convierten en grandes logros


Más allá de la pirámide de la jerarquía de las necesidades (técnicas de motivación), es importante recordar que la pieza fundamental para enfocar el camino al éxito de nuestras aspiraciones, es la voluntad para quererlo.

Ya conocemos la célebre pirámide, en la que cada estrato nos indica qué peldaño debemos subir para alcanzar el siguiente. O sea, primero tener resueltas las que podríamos llamar necesidades fisiológicas, como la alimentación, la higiene, un lugar donde dormir, la ropa,…

El siguiente estrato es la seguridad. O sea, tener resueltas nuestras necesidades de dinero, lo que cubre nuestros gastos, nuestras deudas y nuestras necesidades fundamentales.

El tercer peldaño es el hecho de tener resueltas nuestras necesidades sociales. Los amigos, el deporte, salir a cenar a un restaurante, ir de vacaciones.

El cuarto es el reconocimiento. Estar reconocidos por lo que hacemos, o donde frecuentamos, o el coche que llevamos, o nuestra apariencia, o cualquier elemento de reconocimiento social.

Hasta este punto, están los estratos llamados “factores higiénicos” de las necesidades.

El siguiente estrato ya es el de la autosuperación. El que implica el esfuerzo personal y la mejora de nuestras condiciones anteriores. Son los llamados factores motivadores.

Yo estoy dispuesto a romper la baraja.

Estoy firmemente convencido que los factores motivadores son los que se perciben cuando se ha alcanzado un objetivo, aunque sea paso a paso, sin grandes zancadas. Con pequeños triunfos. Una pirámide con más escalones.

La voluntad de mejorar tu situación, las ganas de crecer y aprender, y la fuerza que da la actitud y el apoyo de las personas que siempre están a tu lado, son fundamentales para alcanzar metas. Aunque sean pequeñas.

Es necesario mirar a tu alrededor y poner en marcha aquellos resortes que nos pueden ayudar a conducir nuestros pasos directamente a lo que necesitamos y a lo que queremos.

Primero debemos admitir que vamos a equivocarnos, que vamos a tener algún fracaso y que no todo va a ser como nos esperamos. Pero con ello debemos aprender cómo no debemos hacerlo, o por qué camino no debemos circular.

Está casi todo en crisis, y sabiéndolo, debemos marcarnos objetivos realizables y honestos con nuestra situación y nuestro entorno, que podamos conseguir. Y marcarnos un plazo. Una fecha. Un día en el cuál puede que lo consigamos o casi lo consigamos, o no. Si no lo conseguimos, debemos volverlo a intentar, ordenando de nuevo las fechas y lo que debemos conseguir. Y cuando lo hayamos alcanzado, debemos premiarnos. Pequeños premios, pero que nos recuerden que hemos conseguido nuestro objetivo.

Y marcar el siguiente. Otro pequeño paso. Otro objetivo. Otra fecha.

Lo que está claro es que nadie nos va a regalar nada, y que no debemos contar con el factor suerte. Es nuestro trabajo, nuestra constancia, nuestra ilusión, nuestra voluntad, nuestra actitud, la que nos permitirá seguir y alcanzar el siguiente reto.

Os animo a ser constantes. A tener ilusión, a aprender en cada cosa que nos suceda, en cada minuto de nuestro camino, porque los pequeños triunfos, con persistencia, se convierten en grandes logros.

Francesc Puertas.

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s