Workaholic o productivo?


por Berto Pena

Ayer releía el capítulo del fantástico libro “Rework” dedicado a los adictos al trabajo. Y pensando en ello me daba cuenta cuánto daño hace a la productividad y los resultados el «workaholism». Detrás de un adicto al trabajo sólo hay un mal profesional que no sabe trabajar y que confunde la velocidad con el tocino.
El adicto al trabajo suele crear más problemas de los que soluciona. Y al profesional hoy se le mide justo por lo contrario, por su capacidad para crear ideas y solucionar dificultades.
El adicto al trabajo no tiene objetivos. Convierte su lista de tareas en sus objetivos y le “dispara” a todo lo que se mueve. Su mayor meta es «terminar todo lo que hay que hacer».
Un profesional aprende y crece desarrollando nuevas habilidades, aceptando retos, ampliando conocimientos, colaborando mejor… Y ninguna de estas cosas implica “salir cuanto más tarde la oficina mejor”.
El frenesí de la actividad sin fin le hace creer que está consiguiendo mucho. Pero el objetivo final de todo trabajo no es hacer y moverse, sino conseguir resultados dirigidos.
El exceso de horas lleva al cansancio, el cansacio a cometer errores y los errores a la mediocridad.
Vivir en la oficina saliendo tarde hace que no descanse, que no haya desconexión y que al día siguiente se empiece sin energía y entusiasmo; lo que lleva a trabajar peor y a salir más tarde. Es un círculo vicioso.
Trabajar muchas horas como forma de vida suele conllevar otros malos hábitos: desde no planificar y no distinguir las tareas, no hacer ejercicio y descansar, hasta abusar de los estimulantes (café, bebidas energéticas…)
Vivir colgado del trabajo siempre ocupado haciendo cosas lleva a descuidar, maltratar o ignorar (o las tres cosas) la parte más importante de la vida: tú y tu familia. Podrás sustituir un trabajo pero lo otro es irrepetible.
Echar más horas no significa que te preocupes más que yo, o que tengas más rigor profesional, o que incluso tengas más hambre de hacer y aprender. Sólo significa que trabajas más horas que yo. (Como apunta 37Signals en el libro Rework.)
Todo esto no lo escribo como crítica, sino como pura reflexión. Y lo hago con conocimiento de causa. Porque yo fui un adicto al trabajo durante casi 10 años de mi carrera profesional. Y así me fue. Afortunadamente me di cuenta a tiempo y pude reaprender a trabajar. Pero la realidad del mundo es bien distinta. No hay semana que no me encuentre con algún profesional que, además de serlo, enarbola la bandera del «workaholic» con orgullo.
Autor Berto Pena – http://thinkwasabi.com/2012/08/workaholic-o-productivo/
————————————–
Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog
Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com
Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s