El emprendedor ante las dificultades


por Mara Esteban

Mucha gente piensa que a los emprendedores no se les pone nada por delante y que la suerte les acompaña. Es falso. Cualquier emprendedor sabe que tendrá dificultades y que la suerte te la tienes que buscar.

Un emprendedor cuenta con que aparecerán dificultades, algunas más grandes que otras y trata de superarlas. Pero ¿qué pasa cuando está demasiado cansado o desanimado y todo lo ve negro?

Pues entonces puede poner en funcionamiento el PLAN B.

PLAN B

A usar por un emprendedor desanimado, cansado y abatido por las dificultades.

Generalmente el proceso del desánimo suele comenzar así, llega la:

Adversidad

¡Clientes! ¡Clientes! ¡Clientes! que no llegan y además el mejor cliente se nos ha ido. ¿Qué hago sin clientes? Está claro que así, en unos meses tengo que cerrar. Menudo desastre. ¿Qué es una empresa sin clientes? Nada, no es nada.

Es el momento más crítico: sólo vemos el problema. Nos focalizamos en él, le podemos llegar a dedicar horas y horas, pero sólo lo contemplamos. Nos puede llegar a paralizar, y ese es el verdadero problema: quedarnos mirando el problema sin hacer mucho más

Creencias

Tenemos nuestras propias creencias, por ejemplo: es la crisis, esta maldita crisis que nos mata poco a poco. Eso sí, nos mata a los emprendedores y a los trabajadores. A los políticos y banqueros les va tan bien como siempre, o mejor. ¿Cuándo nos darán soluciones y no recortes, ajustes y rescates?

Cada uno tenemos nuestras propias creencias, y son buenas siempre y cuando no nos limiten. Si nos limitan, tenemos que aprender a cambiarlas, a modificarlas. Una creencia que no nos permite avanzar, no es una buena creencia. Y si en este caso (todo es culpa de la crisis), nuestra creencia nos lleva a lanzar balones fuera, sin asumir nuestra responsabilidad, de nada nos sirve para poder seguir nuestra carrera hacia delante. A veces las creencias también se pueden asentar en nuestros miedos, para poder justificarnos: nunca se me ha dado bien la parte comercial de mi trabajo, no soy bueno para los números…. Y el problema es que estas creencias las asumimos como verdaderas y nos bloqueamos a nosotros mismos.

Rebatimiento

Es cierto que hay crisis, que las cosas están mal, pero ¿qué puedo hacer?Claro, estaba acomodado porque antes los clientes me llegaban casi sin darme cuenta. ¿Qué puedo hacer ahora para atraerlos? ¿Qué es lo que quiere ahora mi cliente? ¿Cómo se lo puedo presentar? ¿Dónde está ahora mi cliente?

Aquí es donde comenzamos a romper las barreras que nos hemos puesto: nos enfrentamos con nosotros mismos, con nuestras creencias limitantes y nuestros miedos. Si llegamos a esta fase podemos abrir nuevas ventanas que nos permiten ver otras opciones, otras posibilidades. Llegar a esto es fácil, solo hay que estar dispuesto a realizar algunos cambios.

Revitalización

Bueno, tengo otras opciones, no puedo esperar a que los políticos me den la solución, tengo que crearla yo. Por eso soy emprendedor, porque busco soluciones, creo alternativas, juego a “prueba-error” y veo que es lo que más se adapta a mi situación.

Si estás dispuesto a dar este salto, a abrir esa ventana, todo será más fácil. No evitará que lleguen dificultades, pero tendrás las posibilidades y sobre todo las herramientas necesarias para superarlas.

Autora: Mara Esteban
Fuente: Emprenderalia

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s