¿Cómo debe ser un emprendedor?

No existe una receta mágica para conseguir la felicidad, tampoco existe para poseer el amor eterno, y mucho menos para tener éxito en el trabajo. Pese a este vacío de mandamientos, sí que hay algunos puntos que hay que cumplir si quieres ser emprendedor.

Lo primero y principal de todo es tener una idea. Parece sencillo, pero no lo es tanto. Para llegar a la idea hay que partir de dos premisas: la creatividad y la usabilidad. Una idea que sea muy creativa pero que no tenga ningún tipo de valor de uso se eliminará a la primera de cambio. Del mismo modo una idea eficaz pero que ya está repetida hasta la saciedad tampoco trae el éxito asociado.

Muy importante a la hora de enfocar y tener una idea es imaginar a nuestro público objetivo, a las personas que queremos que la utilicen, a todos aquellos que “vemos” usando nuestro producto o servicio en un futuro. Esto nos ayudará a visualizar y centrar posiblemente las necesidades a cubrir.


El éxito sólo aparece antes que el trabajo en el diccionario. No podemos ser emprendedores sin trabajar. Un lema es “trabajo, trabajo, trabajo”. Además, esta continua tarea nos ayuda a plantear soluciones en cualquier momento. Ser emprendedor es ser trabajador para uno mismo, que al fin y al cabo somos los jefes más exigentes.

Una de los mitos más erróneos de nuestra sociedad es el pensar que todo el mundo nos quiere quitar una idea. No hay nada más equivocado que eso. Cuando tú compartes una idea lo que consigues es un feedback, una retroalimentación sobre qué le parece, si está bien o mal. Esto nos ayuda a mejorar el proyecto.

Qué importante (en relación con lo anterior) es rodearse de gente buena, experta, trabajadora y que se comprometa con el proyecto. No tiene sentido formar un equipo de iguales. Lo realmente positivo es formarlo con gente distinta que se complemente, será así como funcionen bien las cosas.


¿Qué tal intentarlo en el extranjero? Tener visión de negocio es indispensable, y en estos momentos más aún. Con la globalización es más fácil que un producto o servicio que exista en nuestro país salte a otro si las necesidades lo requieren. Pensar en países tan jugosos económicamente como lo es Alemania. A todos nos gustaría no sólo triunfar en nuestro país, sino también allí. Pero, ¿estamos preparados para ello? ¿Dominamos su cultura? ¿Tenemos los conocimientos sobre su manera de entender los negocios?

Plantearse una inversión de tiempo y dinero en aprender un idioma como el alemán en el extranjero nos ayuda a visualizar nuestro producto o servicio en este país, además de conseguir conocimientos que nos ayudarán a diferenciarnos de la competencia. ESL Idiomas sabe la importancia del conocimiento de idiomas y ofrece los más diversos planes de estudios en los que por ejemplo asistir a cursos y compaginarlo con horas de trabajo.

Al fin y al cabo, para ser un emprendedor hay que saber qué estamos dispuestos a dar de nosotros mismos.

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s