Reinventarse a los 40 años


por ROBERTO ESPARZA VIEDMA

Cuando se llega a la cuarta década de vida, se supone que hemos llegado a un cierto nivel de estabilidad económica, social y familiar. De acuerdo con las expectativas de vida en México, nos encontramos prácticamente a la mitad del camino y son varias las interrogantes clave que comenzamos a enfrentar.

Pero, mantener el empleo de manera indefinida cada vez más complicado. Por ello, ¿ qué tan listo estarías si tuvieras que enfrentar una crisis laboral? Como reza el dicho, “después de todo, no es lo mismo los Tres Mosqueteros que veinte años después”.

Los cuarenta son una etapa ideal para reinventarse. Faltan por lo menos 25 años más antes de que llegue el retiro y la apertura de opciones y posibilidades, depende en buena medida de cómo te colocas de cara a los desafíos. Si puedes reconocer y valorar tu talento, seguramente encontrarás respuestas rápidamente.

1.- Primero lo primero. Tal como lo señaló Steven Covey, hay que hacer primero lo primero; es decir, un recuento de los daños. Perder el empleo nos exige una enorme inteligencia emocional–especialmente si se es cabeza de familia- y fortalecer la autoestima y el autoconcepto. Reducir la sensación de debilidad no sólo es clave, sino estratégico.

2.- El plan A, B o C. Es indispensable formular un plan de contingencias. Un tema fundamental es la liquidez. Verifica de cuánto efectivo dispones, cuáles son las cuentas por cobrar que puedes recibir y cuándo; así como tus cuentas por pagar. Diseña una estrategia base para evitar descapitalizarte. Si este no es tu escenario, formula planes alternativos; por ejemplo: ser empresario.

3.- Ser estratégico. Si eres un colaborador tradicional y has permanecido muchos años en la misma empresa, ten claro cuáles son los principales valores que has incorporado a tu currículum porque serán tu carta de presentación. Si has sido un job hopper, y has saltado de un trabajo a otro con éxito, replica la estrategia y focalízate en el siguiente paso. ¿Tienes perfil de empresario? Elabora un plan de negocio, busca literatura sobre el tema, infórmate y comienza a construir tus opciones.

4.- Inteligencia Pre-Working. Como dijo Sócrates, “conócete a ti mismo” y conoce lo mejor que puedas al mercado de empresas en el que podrías contratarte. Investiga cuáles son las compañías que van mejor con tus valores, creencias, intereses, hábitos. Averigua cómo son los procesos de reclutamiento y selección. Concéntrate en aquellas que tengan vacantes y actúa rápidamente. Prepara tu currículum y a través de él ofrece justo lo que necesitan.

5.- Muévete rápido y con efectividad. El reto es obtener el mayor número de entrevistas posibles en el menor tiempo. El currículum sólo es una carta de presentación, el desafío es lograr la cita y continuar con el filtro. Por otra parte, si lo tuyo es ser empresario, prográmate para que en el plazo de 30 días tengas clara la idea de negocio, una expectativa de la inversión, conocimiento sobre lo que se requiere para iniciar tu empresa, datos sobre tu mercado, no suposiciones.

6.- ¿Tienes madera de consultor? Si el contexto no facilita las cosas como para encontrar una nueva oferta laboral, evita perder tu valor en el mercado del empleo. Comienza a formarte como asesor o consultor; comienza con clientes pequeños, probablemente gente de tu esfera de contactos; entrénate con seminarios on line de bajo costo y responsabilízate de esta alternativa de autoempleo.

Fuente: http://www.mundoejecutivo.mx / ROBERTO ESPARZA VIEDMA – Director general de IQubadora

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

¿Haces lo que te apasiona?

¿Haces lo que te apasiona?
Un vídeo que hace un recorrido por el trabajo de 3 generaciones diferentes y cómo eran dichas generaciones:
1) Las personas que trabajaron en los años 60 y 70.
2) Las personas que trabajaron en lo 80 y 90.
3) Los que trabajamos ahora: cómo somos las personas que ocupamos un puesto de trabajo, qué ambiciones tenemos, cómo vemos la vida…
De todo esto se ocupa este vídeo. Tiene una visión bastante positiva de cómo somos los jóvenes de hoy en día. Nos hace una pregunta: ¿estás haciendo lo que te apasiona?
Busca la manera de responder afirmativamente a esta pregunta:

————————————–
Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog
Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com
Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

Cómo ser una persona proactiva.


por planemprendedor.com

Es interesante que una palabra tan de moda últimamente, no aparece dentro del diccionario de Word. No sabemos si se debe a que no es algo muy común o que tan poco se estila en la correspondencia y en artículos publicados en revistas, libros o prensa. Por supuesto tampoco aparecen sinónimos.

Entonces cómo definiríamos el ser proactivo. Podríamos decir que se refiere a ir delante de los problemas antes que éstos se presenten, o bien ofrecer algo a alguien mucho antes de que este lo requiera, esto sería más bien anticiparse. En los sistemas normalizados de calidad, se define la anticipación como acción preventiva en contraposición a correctiva. En idioma inglés si se encuentra la palabra “proactive” y pone como sinónimo: anticipativo.

Cuando hablamos de una persona proactiva generalmente nos referimos a aquella que siempre anda adelante, sin necesidad de que otra, compañero o superior, lo esté presionando para que saque una tarea o bien la que siempre tiene una actitud positiva de querer hacer las cosas de una manera mejor.

Decimos proactiva a aquel que estudia, se prepara, lee, se informa, y busca siempre nuevas formas para hacer las cosas, sean éstas sencillas o complejas.

El ser proactivo o proactiva es una actitud más que aptitud, es la forma como se enfrenta la vida, como se relaciona con compañeros, colegas y familiares. Por lo general es algo que se trae. Para cambiar esa actitud, es necesario trabajar en comportamientos específicos, los cuáles al practicarse repetidamente se convierten en hábitos y esos hábitos en actitudes.

Algunos comportamientos positivos son la lectura sobre temas diferentes, no tan solo sobre la profesión. En nuestra experiencia como consultores cada vez que adquirimos un nuevo cliente, nos suscribimos a las revistas especializadas del producto del cliente y nos mantenemos informado sobre su entorno. Otros hábitos a cultivar son el conocer sobre como trabajan en lugares diferentes al nuestro en lo que se conoce como “Benchmarking”. Investigar sobre nuevas formas para hacer las cosas, analizar los problemas en su causa raíz.

Actitud positiva ante la vida, confiar en las personas. Pensar que en la vida nunca dejamos de aprender y toda persona tiene algo que enseñarnos. Enfocarse en los objetivos y no en las personas. Aceptar que sobre una idea nuestra, habrán siempre mejores formas de hacer las cosas.
Es necesario además de adquirir buenos hábitos, el librarse de los malos, lo que requiere decisión, disciplina, acción y perseverancia (constancia en el propósito nos decía Deming). Los cursos de Administración del Tiempo nos brindan metodologías de qué hacer para cambiar los malos hábitos.

Algunos comportamientos negativos son dejar de oponerse a todo, quejarse del exceso de trabajo, rechazar lecturas no relacionadas a su trabajo, evitar el egoísmo por temor a que le copien una idea, inventar enfermedades que no existen para no aceptar una tarea, quitarse la idea de que si enseño a otro, pierdo poder o a mi me quitan del puesto. Pensar que en toda idea hay algo detrás que puede perjudicarnos. Y agregue usted otras que de seguro se le ha venido a la cabeza.

Son las personas proactivas las que se necesitan en los equipos naturales de trabajo, pero son indispensables en otros tipos de grupos como Juntas Directiva, Equipos de Proyecto, etc. Estas son las que dan entusiasmo a la reunión, no se rinden ante ningún obstáculo y siempre están dispuestas a ir más allá de la tarea que se les asigna. Por lo general este tipo de persona no es extrovertida o con grandes dotes de liderazgo, es una persona que callada que con esfuerzo y dedicación desarrolla sus labores proponiéndose a sí misma nuevas metas, porque su orgullo está en superarse permanentemente a sí misma. Se puede confiar en ellas.

En conclusión para ser proactivo, no hay que aprender ningún método nuevo, lo que tiene que aprender es a dejar de ser una persona no proactiva.

Fuente http://www.planemprendedor.com/como-ser-una-persona-proactiva/

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

8 Cualidades de los empresarios exitosos


Soy fiel creyente de qué todos y cada uno de nosotros lleva dentro un emprendedor con ganas de “comerse el mundo”, pero solo unas pocas personas logran desarrollar todo su potencial para emprender; ¿A qué se debe esta situación?… La clave está en las cualidades y características personales de cada quién.

Es cierto que existen distintos tipos de emprendedores y es un error creer en un solo estereotipo de emprendedor exitoso, pero tambien es cierto que existen ciertas cualidades que le permiten a una persona destacar de los demás y ser capaces de liberar el emprendedor que llevan dentro.

Richard St. John, escritor del libro “The 8 Traits Successful People Have In Common” (Los 8 rasgos que las personas exitosas tienen en común), publica en su obra las ocho cualidades comunes que encontró luego de pasar 10 años investigando de cerca a varios empresarios exitosos, entre ellos Bill Gates, Sergey Brin y Larry Page (los fundadores de Google) y Martha Stewart.

Para Richard, los empresarios exitosos se caracterizan por ser apasionados, trabajar duro, saber enfocarse, por su capacidad para generar ideas, sus deseos de mejorar, intención de servicio, por su persistencia y por el empuje.

En la siguiente infografía, diseñada por @Judith_Moss, tenemos un muy buen resumen de cada una de las cualidades mencionadas.

Te invito a revisar la imagen y a que hagas una auto-evaluación personal para identificar aquellas cualidades que posees y en cuáles debes trabajar para desarrollarlas. Si consideras que hace falta alguna otra característica clave para el éxito empresarial, por favor deja un comentario compartiendo tu opinión.


————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

Hijos Triunfadores


¿Que clase de hijos queremos y formamos?, sin duda cada hijo es la siembra y cosecha de nuestras acciones, aunque, hay que decirlo, jamás pensamos ni sentimos que el amor mata, les creamos tal burbuja de confort que lejos de hacer hijos independientes, con carácter, hacemos hijos inútiles, débiles para enfrentarse a la vida.

Sin duda muchos papás pensaran que esto es una broma, sin embargo cada día que pasa nuestros hijos ven las cosas más difíciles que como se las habían platicado, sus amigos, compañeros, vecinos.

Una simple reflexión, ¿cuántas veces a nuestros hijos les compramos diversos artículos para la escuela? ¿recordamos la marca, calidad y precio de esos artículos? ¿acaso les llamamos la atención por llevar artículos de mas valor a los que les compramos? ¿aclaramos de dónde salieron? o nos hicimos de la vista gorda o, cuando llega el cobrador a casa,le decimos al hijo más cercano “dile que no estoy”, sin embargo lo castigamos por mentir en la escuela o le regañamos por pelear o causar problemas con sus compañeros de clase.

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

En busca de la excelencia


por Jaime Nubiola
Querer mejorar y aprender de los mejores son los dos principios básicos.
Para algunas personas de mi generación hay pocos libros que hayan afectado tan profundamente a sus vidas como el que Robert Pirsig publicó en 1974 con el extraño título Zen y el arte del mantenimiento de la motocicleta. Se trata de un libro —quizá poco conocido en nuestro país—emblemático para los herederos de la generación hippy norteamericana.
Su protagonista emprende un viaje con una enorme moto y con su hijo Chris como paquete cruzando los EEUU por carreteras secundarias en busca de su propia identidad tras la muerte de su esposa. A pesar de su sorprendente título, esta singular novela da mucho que pensar. Las largas jornadas sobre la moto estimulan el pensamiento creativo de quien no se contenta con respuestas fáciles. A partir de la reflexión sobre la mecánica de la motocicleta, el protagonista pasa a la ciencia y de ahí a la historia de la filosofía mientras recupera vericuetos perdidos de su memoria. Al final, la pregunta decisiva es qué es la calidad, y ésa es muchas veces también la pregunta clave.
En los últimos años se ha creado en el ámbito académico una agencia nacional de evaluación de la calidad que pretende ayudar al crecimiento de la calidad de las instituciones universitarias españolas mediante la exigencia de unos requisitos formales relativos a las enseñanzas, al profesorado y a todos aquellos procesos que pueden medirse con relativa facilidad. No dudo de que ese esfuerzo pueda dar algún fruto, pero soy del todo escéptico en cuanto a que en su conjunto logre un incremento de la calidad de las universidades españolas que las sitúe realmente en un horizonte internacional competitivo. La calidad tiene que ver con la creatividad inteligente proseguida con tenacidad y flexibilidad.
Como me decía el avezado bodeguero y enólogo navarro Ricardo Guelbenzu a propósito del vino, “la más alta calidad jamás es fruto del azar”. Un vino de verdadera calidad requiere muchísimo trabajo desde la uva en la vid hasta su consumo. Los avatares meteorológicos tendrán su importancia; también los procesos de prensado y de fermentación y las cubas para su almacenamiento. A la postre todo es importante y nada puede ser dejado al azar. Los pequeños detalles al final son muy importantes, pues el azar tiende más bien a rebajar la calidad. De ahí que muchas veces se avance en la calidad mediante controles que posibilitan el desecho de los productos defectuosos, pero de suyo el control sólo no crea calidad.
¿Cómo lograr calidad en un proceso cualquiera? No es fácil determinar cómo puede acrecentarse la calidad de una cosecha o de una marca de vino determinada. Lo primero es estar empeñado en mejorar la calidad del producto y lo segundo, más importante, es intentar aprender de aquellos otros que han conseguido mejores resultados que nosotros.
Querer mejorar y aprender de los mejores son los dos principios básicos.
Quizá la pregunta realmente decisiva es qué podemos hacer para incrementar la calidad de nuestra vida. No me refiero sólo a la mejora de las condiciones materiales de nuestra existencia, sino sobre todo a que nuestra vida cobre más calidad, adquiera mayor sentido, esté más llena de luz, de color, de sonrisas, cariños y satisfacciones. Me parece luminoso recordar con Saint-Exupéry que la calidad de una vida está en función de la calidad de los vínculos afectivos
libremente elegidos. Son el amor y la amistad los que nos salvan a todos literalmente la vida, porque nos ayudan a mejorar aprendiendo de aquéllos a quienes queremos.
Autor: Jaime Nubiola profesor de Filosofía en la Universidad de Navarra.
————————————–
Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog
Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com
Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

Las Excusas Como Impedimentos Para El Éxito


por Camilo Parrado

Las excusas se presentan en los seres humanos como una de las principales formas de evasión para evitar cambios positivos en su vida y es uno de los principales hábitos negativos que obstaculizan el crecimiento personal y el aprovechamiento y desarrollo de las oportunidades.

Y más aun, cuando se trata de hacer un esfuerzo adicional a simplemente sobrevivir con lo que hacen porque aunque la gran mayoría de personas están dispuestas a hacer lo necesario para ganarse la vida con un trabajo o una profesión, pero muy pocos realmente están dispuestos y abiertos física, mental y emocionalmente para ajustarse a lo que se conoce como el “kilómetro extra” que es dar un esfuerzo extraordinario para cambiar su vida especialmente en el aspecto económico.

De esa incomodidad producida por el conflicto entre la necesidad de un cambio, el miedo y el autoconformismo por otro nacen las excusas como elementos disuasivos que arruinan, enceguecen y obstaculizan un mundo de nuevas posibilidades para lograr una mejor calidad de vida.

Las causas que llevan a tal actitud y bloqueo por parte de muchas personas se esconden múltiples razones y aunque la resistencia al cambio, el miedo y el autoconformismo figuran entre las principales, también están la mala programación mental, la ignorancia, la autosuficiencia, la baja autoestima, el cansancio físico, la depresión, la mala salud y la suceptibilidad a las malas influencias de personas que rodean las decisiones de muchos.

En anteriores artículos hemos definido el éxito como: “la realización progresiva de un sueño o meta que vale la pena”, y esto deja entrever claramente que no se trata de llegar a un lugar específico lo que marca al éxito, sino la conquista de etapas continuas en el camino hacia un objetivo, lo que demanda superarse y actuar a pesar de los riesgos inherentes a toda actividad humana y a un universo físico que nos rodea con una multiplicidad de eventos y del cual no nos podemos sustraer.

Las excusas entonces limitan gravemente el avance de toda persona en la progresión del éxito y por supuesto eliminan la posibilidad de alcanzar cualquier objetivo importante siempre y cuando este sea moral, legal y ético.

Es interesante ver como difieren la infancia y la edad adulta en la actitud hacia los riesgos y el deseo de lograr metas nuevas y por consiguiente en no emplear excusas para evadirse de un camino nuevo.

En un niño prevalece ante todo el deseo ardiente de lograr las cosas y para ello, no escatiman posibilidades, claro está que bajo la supervición adulta es conveniente guiarlos y asesorarlos, de otra manera podrían fácilmente hacerse daño o hacerlo sin intención a otros.

Pero lo que nos importa en esta parte es que una mente joven y que se mantiene joven no tiene porque entrar en el estancamiento y en la resistencia, actitudes y formas de vida comunes y que tanto afectan al adulto medio y al adulto mayor.

La mente humana por su parte tiene la tendencia con la edad a conservar un pensamiento hermético a los cambios y a familiarizarse con un entorno seguro, especialmente cuando no existe por parte de su dueño una dieta constante de información nueva que le impulse a romper modelos de pensamiento fijos o paradigmas, en la medida en que estos mismos atrofien la respuesta positiva al cambio en todas sus manifestaciones.

Por lo tanto las excusas engloban todo un conflicto de mala programación mental, intolerancia al cambio, miedos, frustraciones y demás razones que hemos enumerado.

Aunque las excusas en sí son válidas y son un mecanismo de protección mental y emocional cuando se trata de correr riesgos innecesarios y de proteger la vida y la salud, o ante un peligro inminente, no ocurre así si estamos hablando de cambios que contribuyen a desarrollar la conquista de objetivos, la superación y por ende la autoestima para ser un emprendedor ante las variadas situaciones que ofrece la vida en las cuatro grandes áreas de desempeño humano: espiritual, mental, emocional y física.

Las excusas pueden asimilarse de forma muy parecida al efecto de rebote que tiene una pelota frente a una superficie sólida donde la única opción es devolver la dirección . Y de modo muy similar muchas personas cierran su mente y sus emociones, y devuelven las propuestas a las oportunidades que reciben. Especialmente cuando estas oportunidades requieren abrir un camino nuevo y que no ha sido intentado nunca por ellas, por algunos conocidos o por muchos a nivel de una comunidad, ciudad o país.

Como dijimos en otro artículo las oportunidades importantes tienen la gran característica de aparecer en una forma tal que no esperamos o no las identificamos y muchas veces fuera de nuestras reglas, precisamente porque de lo que se trata es de expandir y ampliar nuestra percepción de los recursos a disposición para lograr nuevos objetivos, y ante tal incertidumbre lo más cómodo para una mente no entrenada es refugiarse en lo conocido y protegerse de lo que considera erróneamente una agresión del medio.

Se sabe particularmente de los grandes líderes en los diferentes campos de acción humanos que para ellos es muy importante tener tres actitudes constantes frente a los retos y el cambio y son: no aceptarse excusas, no aceptarlas de los demás,especialmente de quienes trabajan con ellos y comparten sus responsabilidades, y no dar excusas a los demás, cuando se trata de los resultados que se esperan de ellos y se derivan de su labor.

Esta mentalidad vanguardista debiera conocerse e implementarse en el grueso de la población del mundo para mitigar la ausencia de cambios sociales y económicos importantes y acceder a las oportunidades que pasan desapercibidas en las diferentes condiciones socio culturales de los diferentes pueblos y países.

Veamos ahora seis tipos de excusas más frecuentes cuando se trata de no aceptar oportunidades y de lograr cambios importantes en la vida.

No tengo el dinero, el conocimiento ni los recursos para hacer eso.

Este tipo de excusa es una de las más frecuentes a la hora de asumir cambios que beneficien sobretodo el aspecto económico y el bolsillo de muchos.

No tengo tiempo ni energía para meterme en más problemas.

Este tipo de excusa es altamente empleada por aquellos que se conforman con una vida de rutina: trabajo-casa, casa-trabajo y que no quieren molestarse en mejorar su situación personal y económica.

Tengo que consultarlo con mi esposa(o), mis padres, un amigo, la almohada, el gato, el perro, etc.

Esta excusa está siempre al frente de personas de carecen de criterio y que por supuesto nunca pueden tomar una determinación aunque los beneficie.

Soy muy viejo o vieja para hacer eso o soy demasiado joven para hacerlo, yo no soy más que una persona común y corriente.

La edad ha sido un impedimento social que condiciona la capacidad de respuesta de las personas debido a que el sistema educativo tradicional a encuadrado la vida de la sociedad, de modo que a tal edad hay que hacer tal cosa, a tal edad otra y si alguien se sale del molde pues es un inadaptado o un retardado.

No me interesa hacer las cosas de manera más sencilla.

Esta excusa por ejemplo la dan personas de poca visión y que se resisten al desarrollo tecnológico, entonces en lugar de usar un teléfono celular se aferran a los teléfonos fijos o si les muestra una manera más simple para lograr objetivos económicos dicen no me interesa ganarme el dinero de forma tan fácil. Mejor para ellos el trabajo duro, mayor sacrificio y los pocos resultados que facilitarse la vida y facilitársela a otros.

Eso no está probado acá y cuando lo logres tú vienes y hablamos.

Esta excusa es típica de las personas que mantienen el estatus-quo y que si no ven que otros o todos están haciendo algo pues no puede funcionar y no lo hacen.

A continuación daremos unas claves prácticas y recursos recomendados para superar este delicado problema de las excusas como salidas fáciles para enfrentar el cambio y derrochar oportunidades:

Si eres de aquellas personas que encajan en alguna(s) de las categorías de excusas que hemos expuesto, toma consciencia de que el principal problema que tienes para no lograr aquello que quieres está en una mala programación mental que vien muy probablemente desde la niñez y que afecta directamente los resultados que obtienes en tu vida, sea en el campo personal, social y económico.
Comienza un programa intensivo con recursos y libros primeramente como los que en Crear Futuro Global te ofrecemos para cambiar la percepción que tienes de las oportunidades que llegan a tu vida y ampliar tus horizontes para intentar nuevas posibilidades, mejorar tu autoestima y combatir el autoconformismo. Utiliza los recursos como se indica y lee libros recomendados en Autoayuda y Superación por lo menos 15 minutos diarios en un periodo mínimo de 3 a 6 meses.
Asóciate con personas de éxito en tu campo de acción particular y no pases mucho tiempo con personas que se resisten a los cambios, se conforman con lo que es norma social para sobrevivir y que miran la vida pasar.
Desafíate a diario. Practica una actividad física regular como caminar, correr o un deporte que exija a tu cuerpo. Esto es muy importante porque disciplina tu mente para encontrar objetivos, enfocarse en ellos, lograrlos y desechar cualquier tipo de excusas.
Ten presente que la ignorancia y la autosuficiencia son enemigos jurados del cambio y el progreso. Un(a) líder que se destaca en cualquier campo no puede darse semejante lujo tan costoso y perjudicial. Y por eso siempre es bueno mantener una actitud humilde y enseñable frente a lo que no se conoce.
Observa que el miedo y la incertidumbre son procesos mentales y emocionales que traen los cambios en la vida, pero hazte la firme convicción de saber que tienes las capacidades en unión con tu ser creador Dios para salir victorioso(a) de cualquier situcación nueva y oportunidad que se te presente.
La edad no es ninguna excusa para desaprovechar oportunidades. Seas joven, maduro(a) o viejo(a) siempre hay nuevas formas de superarse y crecer.Pero para esto es necesario ante todo la determinación de ver el cambio y las oportunidades como un medio para crecer, desarrollar destrezas y evolucionar como ser exitoso.
Recuerda que las oportunidades no vienen según tus reglas, ni de lo que está socialmente comprobado. Quienes más se benefician de las oportunidades son quienes vieron en su mente que podían ocurrir y entraron en acción cuando nadie o muy pocos sabían que existían esas posibilidades.
No pelees con la tecnología ni te resistas a los cambios positivos que vienen con ella y entiende que su misión es facilitarle la vida y las oportunidades al hombre.
Cada vez que te sorprendas dántote o dándole a las personas una excusa que impida tu crecimiento recuerda que el tiempo no es un bien eterno y que pasa y no se recupera y con él las oportunidades, de forma que la próxima vez que se te presente una nueva opción de cambio seas más cuidadoso(a) en aprovecharla.

Autor Camilo Parrado: Director Crear Futuro Global-www.crearfuturoglobal.com

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com