Reinventarse a los 40 años


por ROBERTO ESPARZA VIEDMA

Cuando se llega a la cuarta década de vida, se supone que hemos llegado a un cierto nivel de estabilidad económica, social y familiar. De acuerdo con las expectativas de vida en México, nos encontramos prácticamente a la mitad del camino y son varias las interrogantes clave que comenzamos a enfrentar.

Pero, mantener el empleo de manera indefinida cada vez más complicado. Por ello, ¿ qué tan listo estarías si tuvieras que enfrentar una crisis laboral? Como reza el dicho, “después de todo, no es lo mismo los Tres Mosqueteros que veinte años después”.

Los cuarenta son una etapa ideal para reinventarse. Faltan por lo menos 25 años más antes de que llegue el retiro y la apertura de opciones y posibilidades, depende en buena medida de cómo te colocas de cara a los desafíos. Si puedes reconocer y valorar tu talento, seguramente encontrarás respuestas rápidamente.

1.- Primero lo primero. Tal como lo señaló Steven Covey, hay que hacer primero lo primero; es decir, un recuento de los daños. Perder el empleo nos exige una enorme inteligencia emocional–especialmente si se es cabeza de familia- y fortalecer la autoestima y el autoconcepto. Reducir la sensación de debilidad no sólo es clave, sino estratégico.

2.- El plan A, B o C. Es indispensable formular un plan de contingencias. Un tema fundamental es la liquidez. Verifica de cuánto efectivo dispones, cuáles son las cuentas por cobrar que puedes recibir y cuándo; así como tus cuentas por pagar. Diseña una estrategia base para evitar descapitalizarte. Si este no es tu escenario, formula planes alternativos; por ejemplo: ser empresario.

3.- Ser estratégico. Si eres un colaborador tradicional y has permanecido muchos años en la misma empresa, ten claro cuáles son los principales valores que has incorporado a tu currículum porque serán tu carta de presentación. Si has sido un job hopper, y has saltado de un trabajo a otro con éxito, replica la estrategia y focalízate en el siguiente paso. ¿Tienes perfil de empresario? Elabora un plan de negocio, busca literatura sobre el tema, infórmate y comienza a construir tus opciones.

4.- Inteligencia Pre-Working. Como dijo Sócrates, “conócete a ti mismo” y conoce lo mejor que puedas al mercado de empresas en el que podrías contratarte. Investiga cuáles son las compañías que van mejor con tus valores, creencias, intereses, hábitos. Averigua cómo son los procesos de reclutamiento y selección. Concéntrate en aquellas que tengan vacantes y actúa rápidamente. Prepara tu currículum y a través de él ofrece justo lo que necesitan.

5.- Muévete rápido y con efectividad. El reto es obtener el mayor número de entrevistas posibles en el menor tiempo. El currículum sólo es una carta de presentación, el desafío es lograr la cita y continuar con el filtro. Por otra parte, si lo tuyo es ser empresario, prográmate para que en el plazo de 30 días tengas clara la idea de negocio, una expectativa de la inversión, conocimiento sobre lo que se requiere para iniciar tu empresa, datos sobre tu mercado, no suposiciones.

6.- ¿Tienes madera de consultor? Si el contexto no facilita las cosas como para encontrar una nueva oferta laboral, evita perder tu valor en el mercado del empleo. Comienza a formarte como asesor o consultor; comienza con clientes pequeños, probablemente gente de tu esfera de contactos; entrénate con seminarios on line de bajo costo y responsabilízate de esta alternativa de autoempleo.

Fuente: http://www.mundoejecutivo.mx / ROBERTO ESPARZA VIEDMA – Director general de IQubadora

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

Concepto de responsabilidad social


por Salvatore Tarantino
La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) fue impulsada en el siglo XIX por los movimientos de Cooperativismo que buscaban conciliar eficacia empresarial con principios sociales de democracia, ayuda mutua, apoyo a la comunidad y justicia social.
Comprende un conjunto de prácticas, estrategias y sistemas de gestión empresariales que promueven el equilibrio entre las dimensiones: económica, social y ambiental de las organizaciones, públicas y privadas.
La RSE promueve una nueva forma de gestión de la empresa, más allá de acciones sociales o de la mera filantropía. Se trata de una manera de actuar que significa una mejor y eficaz interrelación entre accionistas, clientes, consumidores, proveedores y trabajadores; y una mejora del funcionamiento interno de las empresas, con especial referencia a los consejos de administración y a los aspectos vinculados a las relaciones laborales, en particular los relativos a la igualdad, al estímulo de la formación profesional continua de los trabajadores, el establecimiento de planes sociales y a la prevención de los riesgos laborales. Se trata de un enfoque que se basa en un conjunto integral de políticas, actuaciones y programas centrados en el respeto por la ética, las personas, los aspectos sociales y el medio ambiente.
Es un hecho innegable que toda empresa es un ser viviente y como tal, padece y convive en continuos cambios, con especial énfasis en los continuos cambios sociales. Sus tomas de decisiones y con ellas, sus acciones, tienen una importante incidencia económica, social y cultural no solo internamente en su organización, sino también y sobre todo, en su entorno inmediato.
Este Reporte te Explica como Aplicar La Ley y Lograr Resultados Toda empresa está circunscrita principalmente por los accionistas y directivos, los trabajadores, los usuarios, los clientes y consumidores de sus productos o servicios, la misma comunidad en donde esta se encuentra y las poblaciones afectadas por sus prácticas productivas. Pero a pesar de la evidente interrelación empresa – sociedad. Lamentablemente hoy en día, gracias a su visión estrecha, más bien, a su miopía, son muchos los empresarios que aún consideran que su deber, o en todo caso, su Responsabilidad Social, se cumple en la medida en que proporcionan empleo a la comunidad que los rodea y entregan un bien o servicio a sus usuarios o clientes.
La relación organización – ser humano ha sido objeto de estudio e investigación desde los comienzos del siglo pasado, inició con una óptica administrativa (Fayol y Weber pasando luego al estudio del comportamiento ser humano en grupos dentro de las organizaciones (Mayo y Lewin sin olvidar el estudio de las estructuras organizacionales verticales en donde está claramente definida la autoridad y el liderazgo, hasta llegar a los aspecto emocional del individuo en interacción con la organización.
Y así, el concepto de Responsabilidad Social, tímidamente fue tomando cuerpo gracias a la gran lección, que nunca debemos olvidar, la gran Depresión que se originó en los Estados Unidos, a partir del 24 de octubre (conocido como el Jueves Negro y cinco días después, la estocada fatal, la caída de la Bolsa de Nueva York (Wall Street) del 29 de octubre de 1929, conocido como Martes Negro), y rápidamente se extendió a casi todos los países del mundo, que se prolongó del 1929 hasta principios del 1940, pero como si fuera poco, surge el conflicto militar global que se desarrolló entre 1939 y 1945 (la Segunda Guerra Mundial). La necesidad de incrementar la producción y con ella la riqueza, los empresarios vieron la necesidad política de integrar progresivamente a los trabajadores en la gestión de sus empresas y gracias a esta integración se comenzó a modificar la legislación laboral, pero no fue hasta la década de los 50 cuando inicia tímidamente la acción caritativa individual del empresario, y ya para los 60, incentivada por las facilidades tributarias, inicia la acción caritativa empresarial y es cuando se comienza a tomar, medianamente conciencia, de la Responsabilidad Social Empresarial.
El marco teórico y conceptual de las diversas formas en que actualmente se expresa la Responsabilidad Social Empresarial, son el mero resultado de la evolución de estos procesos.
Y así, una de las definiciones más conocidas es la de la Comisión Europea: “La RSE es la integración voluntaria, por parte de las empresas, de las preocupaciones sociales y ambientales en sus operaciones comerciales y en sus relaciones con sus interlocutores”, (Comunicación de la Comisión titulada «Responsabilidad social de las empresas. Contribución de las empresas al desarrollo sostenible», COM (2002) 347 final, 2 de julio de 2002.).
“La RSE es el compromiso que asume una empresa para contribuir al desarrollo económico sostenible por medio de colaboración con sus empleados, sus familias, la comunidad local y la sociedad, con el objeto de mejorar la calidad de vida”, (World Business Council for Sustainable Development (WBCSD), Suiza).
“La responsabilidad social empresarial es el conjunto de prácticas empresariales abiertas y transparentes basadas en valores éticos y en el respeto hacia los empleados, las comunidades y el ambiente” (Prince of Wales Business Leadership Forum (PWBLF), Inglaterra)
“La responsabilidad social empresarial se define como la administración de un negocio de forma que cumpla o sobrepase las expectativas éticas, legales, comerciales y públicas que tiene la sociedad frente a una empresa” (Business for Social Responsibility (BSR), Estados Unidos)
“La RSE es una forma de gestión que se define por la relación ética de la empresa con todos los públicos con los cuales ella se relaciona, y por el establecimiento de metas empresariales compatibles con el desarrollo sostenible de la sociedad; preservando recursos ambientales y culturales para las generaciones futuras, respetando la diversidad y promoviendo la reducción de las desigualdades sociales”, (Instituto Ethos de Empresas y Responsabilidad Social, Brasil).
Para la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la responsabilidad social empresarial es “el conjunto de acciones que toman en consideración las empresas para que sus actividades tengan repercusiones positivas sobre la sociedad y que afirman los principios y valores por los que se rigen, tanto en sus propios métodos y procesos internos, como en su relación con los demás actores sociales”.
Autor Salvatore Tarantino – sig.staran@yahoo.com – 28 años en el área de Seguimiento y Control de Gestión (10 años en Ingeniería – 18 en telecomunicaciones). SIG sistema Integrado de Gestión. http://www.sintegradodegestion.com / http://siggestion.blogspot.com.
————————————–
Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog
Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com
Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

En busca de la excelencia


por Jaime Nubiola
Querer mejorar y aprender de los mejores son los dos principios básicos.
Para algunas personas de mi generación hay pocos libros que hayan afectado tan profundamente a sus vidas como el que Robert Pirsig publicó en 1974 con el extraño título Zen y el arte del mantenimiento de la motocicleta. Se trata de un libro —quizá poco conocido en nuestro país—emblemático para los herederos de la generación hippy norteamericana.
Su protagonista emprende un viaje con una enorme moto y con su hijo Chris como paquete cruzando los EEUU por carreteras secundarias en busca de su propia identidad tras la muerte de su esposa. A pesar de su sorprendente título, esta singular novela da mucho que pensar. Las largas jornadas sobre la moto estimulan el pensamiento creativo de quien no se contenta con respuestas fáciles. A partir de la reflexión sobre la mecánica de la motocicleta, el protagonista pasa a la ciencia y de ahí a la historia de la filosofía mientras recupera vericuetos perdidos de su memoria. Al final, la pregunta decisiva es qué es la calidad, y ésa es muchas veces también la pregunta clave.
En los últimos años se ha creado en el ámbito académico una agencia nacional de evaluación de la calidad que pretende ayudar al crecimiento de la calidad de las instituciones universitarias españolas mediante la exigencia de unos requisitos formales relativos a las enseñanzas, al profesorado y a todos aquellos procesos que pueden medirse con relativa facilidad. No dudo de que ese esfuerzo pueda dar algún fruto, pero soy del todo escéptico en cuanto a que en su conjunto logre un incremento de la calidad de las universidades españolas que las sitúe realmente en un horizonte internacional competitivo. La calidad tiene que ver con la creatividad inteligente proseguida con tenacidad y flexibilidad.
Como me decía el avezado bodeguero y enólogo navarro Ricardo Guelbenzu a propósito del vino, “la más alta calidad jamás es fruto del azar”. Un vino de verdadera calidad requiere muchísimo trabajo desde la uva en la vid hasta su consumo. Los avatares meteorológicos tendrán su importancia; también los procesos de prensado y de fermentación y las cubas para su almacenamiento. A la postre todo es importante y nada puede ser dejado al azar. Los pequeños detalles al final son muy importantes, pues el azar tiende más bien a rebajar la calidad. De ahí que muchas veces se avance en la calidad mediante controles que posibilitan el desecho de los productos defectuosos, pero de suyo el control sólo no crea calidad.
¿Cómo lograr calidad en un proceso cualquiera? No es fácil determinar cómo puede acrecentarse la calidad de una cosecha o de una marca de vino determinada. Lo primero es estar empeñado en mejorar la calidad del producto y lo segundo, más importante, es intentar aprender de aquellos otros que han conseguido mejores resultados que nosotros.
Querer mejorar y aprender de los mejores son los dos principios básicos.
Quizá la pregunta realmente decisiva es qué podemos hacer para incrementar la calidad de nuestra vida. No me refiero sólo a la mejora de las condiciones materiales de nuestra existencia, sino sobre todo a que nuestra vida cobre más calidad, adquiera mayor sentido, esté más llena de luz, de color, de sonrisas, cariños y satisfacciones. Me parece luminoso recordar con Saint-Exupéry que la calidad de una vida está en función de la calidad de los vínculos afectivos
libremente elegidos. Son el amor y la amistad los que nos salvan a todos literalmente la vida, porque nos ayudan a mejorar aprendiendo de aquéllos a quienes queremos.
Autor: Jaime Nubiola profesor de Filosofía en la Universidad de Navarra.
————————————–
Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog
Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com
Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

Cinco fórmulas para que el tiempo le rinda.


Cuando los economistas hablan de productividad tienen en cuenta una serie de factores, entre ellos el tiempo utilizado para generar una unidad de un bien o servicio. La verdad, la jornada laboral –ocho horas diarias- pueden resultar suficientes para cumplir con una serie de metas y objetivos, pero generalmente se escucha la consabida frase: “se acabó el día y no se hizo nada”.
Mucho tiempo se pierde en la revisión de mensajes, chateo, saludadera de quienes llegan tarde, falta de organización, reuniones infructuosas, reprocesos por falta de claridad en la comunicación, interrupciones innecesarias de compañeros y largas e insustanciales llamadas telefónicas.
Como consecuencia el trabajo se acumula, las jornadas laborales se alargan y llega el estrés. –Hay mucho trabajo- se argumenta y se culpa a la empresa, a la falta de recursos y, quizás, a que se requiere más personal. Pero en muchas empresas, hay gente que sobra y que sí se aplicara una buena planeación y organización, sobraría tiempo. ¿Cómo maximizar el tiempo, el recurso más valioso y escaso? Tenga en cuenta lo siguiente:
1. Planee las actividades. Antes de irse por la tarde para la casa tenga clara la agenda del día siguiente y priorice actividades. De esta forma, cuando llegue a la oficina no tiene la incertidumbre de por dónde empezar. El día ordenado empieza rindiendo y los resultados se verán al finalizar la tarde.
2. Reuniones productivas. La reunionitis es uno de los grandes males de las organizaciones actuales. Pero lo peor es que muchas veces se llega sin una agenda previamente establecida, quienes llegan tarde interrumpen y piden explicaciones, se abordan otro tipo de temáticas y se contesta el celular y se chatea. Las reuniones efectivas deben tener un tiempo previsto y no deberían durar más de 45 minutos máximo.
3. No se disperse. Cuando emprenda una tarea trate de terminarla. No trate de hacer dos ni tres al mismo tiempo. Está demostrado que el multitask no es eficiente y que si bien, en ocasiones, hay que atender varios frentes, lo más aconsejable es ir despejando uno por uno.
4. La perdición de las redes. Las redes sociales deben ser una herramienta, un instrumento al servicio de la persona y de la organización. Pero en la era moderna, los correos invaden el espacio de ejecutivos y de la mayoría de personal de oficina. Revise el correo por la mañana y responda lo que realmente valga la pena y, si desea, revíselo porque pueden llegar cosas de interés. Pero no se deje absorber.
5. Evite charlas infructuosas. Es común que en las organizaciones se formen corrillos y se realicen con frecuencia sesiones de esparcimiento. No faltara quien permanentemente interrumpe y pone charlas insustanciales. Por cortesía atiéndalo, pero sutilmente, muéstrele que usted está muy ocupado.
Ese tiempo que usted aprovechó eficientemente, lo podrá utilizar para ir al cine, disfrutarlo con la familia, ir al gimnasio o desarrollar otro tipo de actividades mucho más productivo. Tenga en cuenta: hay que evitar dejarse enrolar en conversaciones triviales que se convierten en “robatiempos”.
————————————–
Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog
Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com
Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

50 cosas que otros emprendedores como tú cambiarían si volvieran a emprender


por Pablo Martínez

Emprender no es fácil … tiene sus aspectos positivos y … negativos. Aspectos negativos que los buenos emprendedores saben afrontar y superar hasta, incluso, convertirlos en oportunidades que favorezcan el desarrollo de su Proyecto y les aporten valor a nivel personal.

En septiembre compartimos un post titulado “Los 30 mejores consejos de Emprendedores a Emprendedores” en el que hacíamos un resumen de algunos de los consejos que otros Emprendedores nos han contado en las entrevistas que les hacemos en nuestra sección de Experiencias y ahora le damos la vuelta a la tortilla con el fin de ayudaros a reflexionar sobre qué le ha pasado a otros Emprendedores que me puede pasar a mí.

Como sabéis, una de las preguntas que hacemos en las entrevistas que hacemos es: Si volvieras a empezar, ¿ Cambiarías algo? y es en ese escenario en el que os pido que os pongáis para comprender lo que viene a continuación: 50 cosas que otros Emprendedores habrían cambiado cuándo empezaron su proyecto y tendrían en cuenta si lanzaran uno nuevo.

Si queréis aportar algo a este post, seguro que sí, os invito a que lo hagáis dejando un comentario al final del mismo. Espero que os resulte interesante:

Sin duda dedicaría mucho tiempo para encontrar y tener al mejor equipo porque esa es la esencia de lo que es hoy ticketea. Las personas son las que te hacen triunfar o fracasar, por mucho que la empresa sea tecnológica, es el equipo humano el que hace grande el proyecto desde el principio.
Intentaría dormir un poco más. El tiempo demuestra que “nunca nada es tan urgente”.
Tomar la decisión de emprender antes.
Cambiaríamos las plataformas de actuación. En lugar de tener aplicación móvil para iOS y Android, hubieramos llevo a cabo, en la fase inicial, sólo una de ellas.
Solemos comentar que siempre hay decisiones que con algo más de perspectiva las hubieras tomado de diferente manera, pero emprender y tener una empresa es tomar decisiones y hay que aprender tanto de las acertadas como de las erróneas, ser muy críticos es positivo y es cómo se mejora pero hay que mojarse y avanzar.
Si. Definiría mejor los plazos, con la elaboración de un milestone detallado y en lo referente al diseño de la tienda online, haría una “borrador” de la imagen final de la tienda para no rectificar tanto sobre la marcha, con el consiguiente retraso en el lanzamiento del proyecto.
No. Hemos seguido nuestra intuición y aunque en ocasiones nos asaltan las dudas sobre nuestras decisiones, el tiempo nos a reafirmado en cada una de ellas. Esto nos ha dado más confianza en nostros mismos.
En todo proceso se aprende algo nuevo y siempre todo es mejorable pero, en este caso, es todavía pronto para hablar de cambios y analizar decisiones. De momento, estamos contentos con las decisiones tomadas.
Intentaría que en el equipo hubiera un experto en marketing online y desarrollador web desde el primer día. Intentamos subcontratar el desarrollo de la web, y ahora hemos tenido que integrarlo dentro de la empresa para poder realizar cambios más rápidamente.
Probablemente habríamos escogido un socio tecnologico, eso hubiera evitado todos los costes inciales de poner el proyecto en marcha que en un proyecto de esta envergadura han sido muy elavados.
Intentaría buscar más ayuda de profesionales del sector
Estamos aprendiendo constantemente y siempre hay algo que te hubiera gustado mejorar. Aun así, estamos satisfechos con nuestro trabajo y con todo lo que hemos conseguido hasta la fecha. Tal vez, cambiar cosas del pasado significaría no llegar hasta donde hoy estamos.
Sí, realizaría una mejor planificación y buscaría desde el primer momento personas interesadas en el proyecto, colaboradores con ganas de formar parte del equipo. Empezar un proyecto solo es una tarea realmente difícil y complicada.
Seguro que cambiaríamos muchas cosas… pero lo importante, que es la elección del mercado y la búsqueda inicial de foco, lo mantendríamos!
Somos muy jóvenes, demomento no.
Sin duda, el desarrollo de la web. Algo que debería haber sido fácil se convirtió en todo un mundo.
Nada, todo forma parte del aprendizaje y crecimiento personal de un emprendedor.
Creo que esperamos demasiado a lanzar el producto, quisimos testear durante mucho tiempo su robustez y funcionamiento. Posiblemente rectificaría esto si pudiera dar un paso atrás.
La tecnología jajaja. No, es broma. Trabajaríamos más eficazmente con un diseñador, aunque el coste quizás se dispararía algo más. Pero en general y por ahora, estamos satisfechos. Y te lo dice alguien muy perfeccionista. Pero la vida nos ha llevado aquí, y desde aquí tenemos que dar los siguientes pasos.
Creo que no. Nos mueve la ilusión y la pasión desde el primer momento y, aunque probablemente hayamos cometido algún error, nos gusta pensar que son el instrumento ideal para enriquecer nuestro criterio de cara al futuro.
Intentaría ser consciente que los proyectos tardan siempre mucho más de lo que uno piensa al principio, sobre todo en la parte técnica y de inversión.
Sí… contaría con un buen abogado y un buen financiero desde el minuto 1 de la empresa, algo absolutamente imprescindible para cualquier star-up que cuente con un proyecto ambicioso.
Muchas cosas…por ejemplo haber definido mejor los requerimientos iniciales del producto, para hacer más ágil su desarrollo.
Aprender a realizar el diseño del website y “pelearme” con Paypal
Pues mejoras técnicas, sobre todo de accesibilidad y usabilidad que ahora estamos corrigiendo y que a base de prueba-error hemos ido viendo que eran optimizables
No. Las cosas buenas o malas que te puedan ocurrir en cualquier proceso de creación son pistas de cómo ser mejor y aprender de ello para la siguiente vez.
Lo único que cambiaría es la formación para buscar inversores y el mundo de las startups, algo que actualmente nos sigue siendo muy desconocido, pero que poco a poco vamos aprendiendo.
Por ahora no cambiaría nada, seguiría los mismos pasos, siempre la experiencia te puede hacer evitar algún error y mejorar.
Si, por supuesto. A lo largo de estos meses no hemos dejado de mejorar el sistema y de incluir lo que hemos aprendido de nuestros usuarios. Si volviese a empezar, no sé exactamente lo que cambiaría, pero sí sé que mantendría el optimismo y las ganas de hacer las cosas bien que tenemos ahora y la misma filosofía de estar siempre abiertos al cambio, de ser flexibles para adaptarnos nosotros y el sistema a las necesidades de nuestros usuarios y a las oportunidades que nos da el entorno.
Si, cambiaría no empezar en plena recesión económica… esto es broma, lo cierto es que no cambiaría nada. Estamos satisfechos con nuestra trayectoria hasta el momento.
Aceleraría más los procesos y llegar al final de las distintas etapas aún más rápido de lo que hemos ido.
A fecha de hoy, nada, pero sólo llevamos 2 meses online
No haría negocios con familia, eso seguro. Y si puedo trataría de no tener socios, ¿ninguno? Si se puede si, ninguno.
Sí. La preparación es muy importante y necesitamos más tiempo antes del inicio. Después del lanzamiento de los sitios fue imposible de tratar con todas las reclamaciones.
Es imposible hacer conjeturas sobre este tema. De mi experiencia, podría pensar que tal vez, más medios económicos, pues estos aceleran los procesos. Y sí, visto lo visto, cambiaria de socio o proveedor tecnológico e intentaría ser menos ingenuo de lo que fui.
De momento no. La inversión inicial en la adaptación y alquiler del local, compra de material, y pago por el Know how a la empresa matriz no llega a los 14.000 euros. Estamos contentos con la optimización de los recursos que llevamos a cabo.
Seguramente hubiera planificado mucho más y mejor. Lo hemos tenido muy claro siempre, pero sin saber el camino no puedes llegar a donde te propones. Si hoy te dicen que esta tarde te tienes que ir a Rúsia, puedes hacer dos cosas. Coger el coche e irte o sentarte y planificar.
Seguramente vas a llegar antes si planificas que si no.
No cambiaría nada, el proyecto viene viento en popa, esperemos desarrollarnos como lo planeamos y llegar a ser líderes en Latinoamérica.
Como todo proyecto siempre hay cosas que cambiarías. Por decir alguna, quizás hubiera incluido antes en el equipo a un diseñador.
Si, muchas cosas, sobre todo la forma de captar Leads
Seguramente el lanzar antes prototipos de productos para escuchar mejor el mercado, y poner más énfasis en el diseño de los productos/servicios.
Absolutamente nada, nos hemos equivocado en algunas cosas y en otros hemos acertado, pero lo más importante es que hemos hecho algo increíble que la gente disfrutará durante mucho tiempo.
Quizás, intentaría contratar a un desarrollador propio antes.
Cambiar no cambiaría nada, eso sí, lo organizaría todo mucho mejor orientado a la gestión del día a día.
Acabamos de empezar por lo que todavía estamos evolucionando.
La verdad es que no cambiaríamos nada, estamos orgullosos de nuestro proyecto y nos esforzaremos en que salga adelante.
No por nosotros, sino por el entorno, que es muy complicado. Si hubiéramos desarrollado Tutellus en otro país, probablemente ya estaríamos en una 2ª o 3ª ronda de financiación. El modelo gusta, funciona y genera caja.
NO. La verdad estamos muy contentos con el producto que estamos desarrollando, con el equipo que hemos formado, con la relación entre socios que tenemos… La verdad no cambiaría nada, todo lo que ha pasado nos ha traído hasta este punto enseñándonos muchas cosas que nos serán de utilidad más adelante. Aunque si pudiera echar el tiempo atrás, aprendería a programar…
Creo que una buena planificación y un buen plan estratégico son fundamentales antes de embarcarse en un proyecto pues, a la larga, evitará muchos problemas.

Autor Pablo Martínez

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

Época de Crisis, una oportunidad para Cambiar de Trabajo


Son muchos a los que le asusta la idea de cambiar de trabajo en plena crisis económica, es comprensible dada la situación, donde la inmensa mayoría no desea arriesgar la poca estabilidad que tiene para adentrarse en un terreno “desconocido”. Sin embargo, a pesar de que muchos nos digan que deberíamos esperar a tiempos mejores ¿No crees que esta puede ser tu oportunidad? Busca siempre el lado positivo: Si nadie arriesga, tendrás más posibilidades de tener éxito en tu búsqueda de un nuevo empleo.
Olvídate de los pensamientos negativos que te transmitirán aquellos que solo ven el lado vacío del vaso, nosotros si queremos alcanzar nuestros objetivos debemos, como mínimo, analizar la situación y ver el lado positivo siempre. A veces no será conveniente hacerlo, pero en otras muchas ocasiones si, y no debemos pararnos solamente por atender los consejos de los pesimistas. Aquí tienes una recopilación de las mejores recomendaciones:
Realidad y paciencia: Si buscas un resultado o beneficio instantáneo, ni lo intentes. Como casi todo en la vida, tendremos que estar mentalmente preparados para trabajar duro y esperar los resultados pacientemente.
Defínete: Debes tener completamente claro qué es lo que quieres y qué estás dispuesto a sacrificar. A veces solo pensamos mirando a corto plazo y eso nos puede perjudicar con el paso del tiempo. Detente y céntrate en buscar solamente aquello que sabes que te gusta. Seguro que de esta forma encuentras puestos de trabajo relacionados con tus preferencias.
Planificación: Desmárcate de tu competencia y prepara una estrategia que te permita seleccionar aquellas empresas en las que únicamente ofrecen puestos de trabajo relacionados con tus gustos. No son pocos los que no definen este punto y comienzan a perder el tiempo enviando currículums a diestro y siniestro, sin detenerse en mirar el puesto de trabajo ofrecido ni informarse sobre la actividad ni historial de la compañía.
Destaca: Incluye toda la información y habilidades que puedas, enfócala de tal forma que le resulte interesante a la empresa que recibe tu solicitud. Esto consiste simplemente en destacar aquellas experiencias, formación y habilidades profesionales que tengan que ver con el puesto al que optas.
Mentalidad: Tu estado anímico y de motivación jugará un papel muy importante en la toma de decisiones a la hora de buscar nuevo empleo. Procura mantenerte alejado de toda influencia negativa y dedica todo el tiempo que puedas a reflexionar y seleccionar solamente aquello que te interesa.
Cambiar de trabajo es complicado y mucho más en la situación económica y social en la que nos encontramos, pero recuerda que no es imposible y si hay desventajas, también serás capaz de encontrar las ventajas.
————————————–
Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog
Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com
Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

Puede la gente cambiar? Las claves del cambio


por Pedro Amador

Cuando se plantea esta pregunta casi todo el mundo te dice… “¡no, no, no, la gente no cambia!, es mejor que cambies tú para que todo cambie”. Lo cual todo sea dicho, es una contradicción, porque aunque cambies tú, puede que nada cambie a tu alrededor. ¿Entonces? ¿Qué es lo que pasa realmente? Que la gente no cambia es una creencia que merece la pena destronar. Prefiero hablar desde mi experiencia, pues me podrá comentar quien quiera, pero no contradecir mi propia existencia.

Sí, la gente cambia. Lo digo porque soy el primero que ha cambiado, y mucho. Ahora bien, la pregunta es, ¿cuándo, cómo, qué, dónde y por qué cambia? Me gustaría compartir las siguientes ideas:

Cuándo: pues siento que la gente tiende a cambiar cuando no queda más remedio. A mí me tocó sufrir un accidente y obviamente me tuve que replantear la vida de cero. Ahora que estamos en crisis es una excelente oportunidad para el cambio (la palabra crisis significa también oportunidad). He oído muchas veces que existen cambios habituales en la adolescencia (a eso de los 18 años), a los cuarenta y a los sesenta, pues son hitos importantes en la vida de todo ser humano y muchas veces un buen momento para replantearse las cosas. En mi caso, he tenido grandes cambios a mis 16, 24, 29, y 36 años, por mencionar algunas cifras.
Cómo: ¿poco a poco?, ¿lentamente? Encuentro que la gente evita los cambios, y no digamos cuando son varios a la vez. Nadie me entiende cuando digo que en varias ocasiones en mi vida he hecho el triplete de cambios estresantes: mudarme, cambiar de trabajo y de relación de pareja. A la gente le gusta cambiar poco a poco, y según el grado de madurez, compruebo que algunas personas son receptivas al cambio y otras son puros fósiles.
Dónde: buena pregunta… y no se me ocurre mejor respuesta que… ¡dónde te pille!
Qué: todavía mejor pregunta. Me gusta pensar que nuestros valores (nuestra materia prima), no suele cambiar, se suele moldear. Pero sí es verdad que muchas veces tenemos ocultas ciertas formas de ser que aparecen con la edad, o que simplemente se apagan. A los coaches les encanta decir que más que cambiar lo que se hace es modelar. Bueno, sobre gustos no hay nada escrito.
Por qué (o para qué): aquí viene la pregunta para los expertos en filosofía, pues toca el sentido y propósito del cambio. Mi única respuesta es bien sencilla: “el cambio es evolución”, y no evolucionar puede suponer la caída de la especie. Pero claro… quizás haya mucho que debatir al respecto, porque aquí está la esencia para comprender mejor el valor para empezar un cambio, y la motivación y compromiso para no decaer hasta conseguir el resultado deseado.
Ahora les invito a meditar cómo eran veinte años atrás. ¿Verdad que han cambiado en muchas cosas? También les invito a pensar cómo eran hace cinco años, ¿verdad que han cambiado alguna cosilla? Por último, me gustaría que se vieran a comienzo del año 2011, ¿alguna cosa ha cambiado su actual manera de vivir?

Bueno, cada persona es un mundo… ¡bienvenido sea el cambio!

Autor Pedro Amador

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com