Qué tienen los emprendedores que vuelan alto.


por Marcelo Berenstein

Cuando tienen una idea, hay emprendedores que suelen sentir que están frente a la oportunidad de cambiar, no solo su vida sino también el destino del mundo.

Creen firmemente en su fuego interno y tienen muy alta la vara de la autoestima. Y si esa idea falla, lo intentan con otra o con otra o con otra más, hasta que cumplen sus sueños y objetivos.

Es el tipo de emprendedores que alcanzan el éxito, que generan negocios de alto impacto, innovación, riqueza e inclusión social.

Es el tipo de emprendedores por el que apuestan los business angels, las incubadoras y las company builders. Los inversores ya no “compran” ideas sino que invierten en equipos emprendedores porque saben que las ideas son el 10% del suceso pero que el 90% es gestión.

Las ideas buenas abundan pero equipos de gestión comprometidos y efectivos escasean. Muchos emprendedores creen que las ideas son las que valen y se olvidan que lo más valioso de un negocio no está en la cabeza sino en el alma. Claro que una buena cabeza es importante al frente de una empresa, pero si esa cabeza no tiene el espíritu fuerte, servirá de poco y nada.

Hay un cuento muy inspirador que nos revela donde está la importante

“Un niño negro contemplaba extasiado al vendedor de globos en la feria del pueblo. El pueblo era pequeño y el vendedor había llegado pocos días atrás, por lo tanto no era una persona conocida….

En pocos días la gente se dio cuenta de que era un excelente vendedor ya que usaba una técnica muy singular que lograba captar la atención de niños y grandes.

En un momento soltó un globo rojo y toda la gente, especialmente los potenciales, pequeños clientes, miraron como el globo remontaba vuelo hacia el cielo.

Luego soltó un globo azul, después uno verde, después uno amarillo, uno blanco…

Todos ellos remontaron vuelo al igual que el globo rojo…

El niño negro, sin embargo, miraba fijamente sin desviar su atención, un globo negro que aún sostenía el vendedor en su mano.

Finalmente decidió acercarse y le preguntó al vendedor:

– “Señor, si soltara usted el globo negro. ¿Subiría tan alto como los demás?”

El vendedor sonrió comprensivamente al niño, soltó el cordel con que tenía sujeto el globo negro y, mientras éste se elevaba hacia lo alto, dijo

– “No es el color lo que hace subir, hijo. Es lo que hay adentro”.

Autor Marcelo Berenstein – mberenstein@emprendedoresnews.com

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

Anuncios

Los mitos acerca de los emprendedores


por Manuel Andres Guerrero

Quiero que hablemos un poco de aquellas percepciones erradas que la gente tiene de la profesión de empresario, porque deben saber que una vez usted ha iniciado su empresa ha iniciado también con una profesión formal, como la medicina o la ingeniería. Como si esto no fuera suficiente, también es obligatorio que evolucione su mente y su comportamiento hacia la vida que llevará de aquí en adelante.

Esta profesión a parte de ser muy hermosa, también exige de usted un grado de preparación, que le permita responder adecuadamente a los retos diarios, para tomar decisiones correctas y actuar en consecuencia. Esto es, que debe proceder profesionalmente, aunque su área de especialización no sea exactamente la administrativa o la gerencial.

Al parecer, la confusión surge precisamente en que cualquier persona puede ser empresario, sin importar cual ha sido su área de estudios o inclusive si no los ha tenido. Pero lo que nunca se dice, es que un empresario no es cualquier persona. Esta profesión no es una actividad informal, requiere preparación y capacidad por parte del aspirante a empresario.

En los siguientes artículos veremos algunos de los más odiosos mitos que la desinformación y la poca cultura empresarial de nuestro medio, han formulado alrededor de nuestra profesión y digo odiosos, porque para cualquier empresario que los lea, lo menos que puede producir es un rechazo absoluto a sus postulados, que menos precian y deforman nuestra actividad.

1. LOS EMPRESARIOS NO ANALIZAN SINO QUE SE LANZAN A EMPRENDER: Absurdo, por decir lo menos; este mito tiene sus origenes en una práctica bastante común de los empresarios, pero mal observada por los críticos. Lo que sucede con frecuencia es que los mismos empresarios parecen tomar sus decisiones sin ningún tipo de análisis, aceptan o rechazan negocios en un abrir y cerrar de ojos e inclusive se escuchan comentarios como ” yo nunca hice un estudio para mis negocios”.

No podemos culpar a los observadores descuidados por asumir esto como una norma de comportamiento ligera y sin sentido, pero si podemos exigir que se detengan a ver mejor los mecanismos de toma de decisiones a los que nos referimos.

En primer lugar es ilógico pensar que un empresario se “mete” en un negocio sin antes analizar sus posibilidades de éxito, esto seria como lanzarse de un avión sin paracaídas esperando aterrizar en un colchón de aire. La verdad, es que siempre se analizan los negocios. La velocidad con que se toman las decisiones depende de la experiencia y de la capacidad acelerada de análisis del individuo, también depende del método como analiza los datos.

Muchos empresarios han aprendido a hacer sus cálculos y apreciaciones mentalmente, esto es porque saben que la rapidez es fundamental en el mundo empresarial, pero no se debe confundir con una postura apresurada.

Por otro lado los críticos tienden a formalizar el comportamiento, se guían por estándares teóricos y no aprecian las evoluciones de la práctica. Con esto quiero decir, que no todas las veces es necesario adelantar estudios a profundidad para saber si un negocio vale la pena. En algunos casos si será necesario estudiar a detalle las opciones, pero por lo general estos procedimientos resultan innecesarios en proyectos pequeños.

Una excepción pueden ser los empresarios primíparas, ellos primero deben habituarse al método formal para desarrollar su capacidad de análisis acelerado.

En definitiva, la aparente despreocupación con que los empresarios deciden sus movimientos oculta un refinado y veloz método mental de trabajo. Lo verdaderamente importante es que la decisión sea tomada con conciencia y usando la razón.

2. LOS EMPRESARIOS NACEN, NO SE HACEN: Un exabrupto más de la teoría determinista. Parece ser que esta mala interpretación, es fruto de antiguos paradigmas sobre la capacidad del hombre y su destino. Inclusive desde épocas de la cultura clásica griega, se estableció la discusión de si un esclavo podía superar su condición de nacimiento, no es descabellado pensar que la intervención de los defensores del statu quo pudo también influir para que la gente pensara equivocadamente.

En el caso de los emprendedores, funciona exactamente igual. En el pasado, se creía que los gerentes eran personas que genéticamente mostraban disposición para asumir cargos empresariales. Inclusive en la actualidad en Alemania, como un rezago cultural, si el ejecutivo no tiene una elevada estatura le será casi imposible llegar a puestos gerenciales elevados.

Es innegable que se necesitan algunas condiciones físicas y mentales básicas, como buena salud, disposición al trabajo e inteligencia. pero el empresario también debe aprender a serlo, no hay forma que el niño nazca sabiendo todo y es estadísticamente comprobable que tampoco es necesario ser descendiente de empresarios para serlo.

En la actualidad, las escuelas de negocios, están difuminadas por todo el mundo y es perfectamente lógico pensar que este mito esta a punto de desaparecer, afortunadamente.

Por otra parte los negocios y la forma de hacerlos han evolucionado. si bien es cierto que básicamente el interés final no ha cambiado, si lo han hecho las herramientas para conseguir esos fines lucrativos. Es asi como la astucia, el olfato y la intuición ya no son cualidades suficientes pero siguen siendo necesarias.

3. SI NO ES COMO EL IDEAL, NO ES EMPRESARIO: El perfeccionismo ataca de nuevo. Parece una película de terror sin fin, cada día nos encontramos con personas que creen que el empresario está hecho de lo que lo rodea, me explico, resulta cotidiano escuchar las conversaciones de los abusados críticos, que comparan las actividades de dos individuos y califican su grado empresarial por el grado de desarrollo tecnológico de la empresa que estos dirigen, es decir, que cuando se trata de una compañía que fabrica equipos computarizados para construcción, entonces si, el que dirige la firma es un empresario, pero aquel individuo que está montando una microempresa de conservas con su familia, ese es un “aventurero” , que poca fe y cuanta ignorancia demuestran los que dicen eso.

Es verdad que muchos empresarios cumplen con todas las características del prototipo, en buena hora por ellos, pero son muchísimos más los que no se ajustan del todo a esos parámetros acartonados y preconcebidos, la verdad es que el empresario no depende de los prototipos, ni de lo que lo rodea, no depende del capital del que disponga, ni de la tecnología que maneje su empresa.

El verdadero corazón del empresario está en su “perspectiva empresarial”, si el individuo goza de espíritu trabajador, de decisión y acción hacia el mercado, entonces tiene una perspectiva empresarial de la vida, de su vida y del mundo, lo que lo hace diferente, lo hace empresario. La academia, lo que hace, es despertar esos talentos y potenciar la disposición del individuo. En un caso más extremo, la capacitación, debe estar dirigida precisamente a los que no son empresarios, para que se cree en ellos esa perspectiva, o por lo menos sepan que existe.

El verdadero corazón del empresario está en su “perspectiva empresarial”, si el individuo goza de espíritu trabajador, de decisión y acción hacia el mercado, entonces tiene una perspectiva empresarial de la vida, de su vida y del mundo, lo que lo hace diferente, lo hace empresario
4. CON DINERO TE CONVIERTES AUTOMÁTICAMENTE EN EMPRESARIO: Este mito parece un mal chiste del hijo de un multimillonario. Si fuera tan sencillo seguro que muchos de nosotros perderíamos el interés.

Lastimosamente este argumento ha sido utilizado miles de veces por aquellos que solo quieren ocultar su inutilidad y mediocridad. Muchos, piensan que quejándose de la falta de capital ya salieron del paso, pero lo más triste es que muchos nos creemos esa falacia y con vehemencia apoyamos la excusa del descarado individuo.

En primer lugar no se debe hablar de dinero si no se sabe cuanto se necesita y en que se va a invertir. Los aires de grandeza y los sueños descomunales están a la orden del día. Pero un inversionista estará mas seguro si el proyecto es manejable.

El problema no es el dinero, ni tampoco es verdad que sea la solución, muchas veces grandes capitales son derrochados en ideas empresariales que nacieron muertas, por lo general son adelantadas por personas que no valoran el capital, obviamente hablo de la importancia estratégica de este y su difícil consecución.

Aquí hablamos de un distractor, “el dinero”, y hemos inventado que acceder a él es imposible, pero nunca pensamos que para que alguien nos apoye financieramente, debemos darle una buena opción de inversión y eso significa mucho trabajo. Hacer un buen plan de negocio, madurar la idea, estudiar detenidamente las opciones de financiamiento interno o la fuente del capital semilla; todo lo anterior es el trabajo del empresario, desde el principio se sabe que él, debe proveer los recursos financieros, es una de sus obligaciones, independientemente de que cuente con recursos propios o no.

El problema no es el dinero, ni tampoco es verdad que sea la solución, muchas veces grandes capitales son derrochados en ideas empresariales que nacieron muertas
5. LOS EMPRESARIOS SON FALTOS DE PREPARACIÓN: Que tal esta perla. Ya vimos que Nostradamus se equivocó con lo del fin del mundo, hemos pasado la barrera del año 2000 y seguimos pensando que los empresarios son los que no pasaron por la escuela.

Esto es lo que pasa cuando las observaciones son hechas a la ligera y sin responsabilidad. El origen de este mito es indudablemente la poco detallista indagación de los niveles de estudio de los empresarios del pasado.

Que el señor Pedro Pérez nunca fue a la universidad y mire donde llego, Que la señora Fulana de Tal solo terminó la primaria y ahora es una mujer con mucho dinero gracias a sus negocios y empresas. Ahora bien, veamos en que contexto se desarrollaron estas personas, resulta que el Don Pedrito de 70 años no fue a la universidad, primero porque el acceso en esa época, cuando tenia 18 años, era muy difícil y segundo, la única universidad estaba en la capital y resulta que la señora fulanita de 68 años solo termino la primaria, porque en esa época ese era el nivel aceptado para las mujeres.

Si mira las sociedades de esos años se dará cuenta que la gran mayoría de las personas estaban en la misma situación que las de nuestro ejemplo, el nivel de competencia era diferente, los métodos de producción también eran más rústicos y la preparación exigida no era tan alta como hoy en día, sin embargo quien contaba con mejor formación contaba con más oportunidades, solo con fines pedagógicos imagine la sociedad del medio evo y detalle a los empresarios venecianos ellos no tuvieron la oportunidad de una educación formal, pero tampoco era necesaria. Ahora imagine todas las posibilidades que existen actualmente, no las de hace 30 o 40 años, y reflexione sobre si es necesaria una formación académica mas rigurosa.

Claro que hay otras formas de conseguir dinero, pero aquí estamos hablando del estilo legal, a menos que prefiera ser un borrico cargado de oro.

Autor Manuel Andres Guerrero

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

Emprendedor: Gana mejorando algo ya existente


Por Stephen Key
Observar a la competencia te permitirá encontrar áreas de oportunidad e innovar en un mercado que tiene demanda.
Décadas de experiencia me han enseñado que hacer mejoras a productos existentes es una forma rentable de innovar. Una estrategia efectiva para generar nuevas ideas es investigar el mercado en una industria en específico y preguntarse: ¿Qué falta?

Quizá un nicho potencial ha sido ignorado por los líderes de la industria; o tal vez no haya habido ninguna innovación en la misma por años. Y es que no tienes que re-inventar la rueda para crear una innovación ganadora.

La pregunta que debes hacerte es cómo puedes mejorar los productos o servicios que ya existen. Te compartimos tres estrategias que te ayudarán a observar y ganarle a tu competencia:

1. Examina las marcas dominantesHace algunos años, me preguntaba por qué la forma de las uñas de guitarra había permanecido igual por años. Había muy pocos diseños y colores para elegir. Por eso, empecé a analizar el mercado y descubrí que las marcas dominantes sólo vendían uñas para músicos serios. ¿Dónde estaban las uñas para bandas de garaje? ¿Dónde estaban las uñas para fanáticos?

Como resultado, inicié un negocio que vendía uñas novedosas con diseños que iban desde Mickey Mouse a vampiros, y hasta una línea con animal prints y lunares para mujeres adolescentes. También llegamos a diferentes tiendas que nuestros competidores, como 7-Eleven y Walmart, y dejamos atrás a las tiendas de música donde tradicionalmente se vendían estos productos.

Es importante que elijas un mercado que te interesa. Determina cuál es el beneficio que tiene cada producto de la competencia y obtén un panorama de los fabricantes visitando sus sitios Web. ¿A quiénes dirigen sus productos? ¿Hay algún hueco? ¿Hay algún público potencial que haya sido ignorado? Saber qué existe en el mercado te ayudará a identificar lo que no. Usa tu creatividad para visionar soluciones alternas y mejores a los problemas que sus productos buscan atender.

2. Dale un vistazo al empaque
No subestimes el poder del embalaje. El empaque es una extensión sumamente importante de tu marca, debido a que conforma la primera impresión de un consumidor.

Tomemos como ejemplo a mi negocio de uñas de guitarra. En ese entonces, el empaque no estaba hecho para atraer clientes. La mayoría de las tiendas las vendían en cajas de herramientas en las que tenías que escarbar para encontrar lo que querías. Las uñas eran vistas como herramientas, no como accesorios o artículos coleccionables. La competencia había tenido éxito vendiéndolas así por 30 años.

Decidí cuál sería el mejor empaque y opté por venderlas individualmente y mostrarlas en espacios donde se pudiera ver el diseño. Un acercamiento completamente distinto al de la competencia.

3. ¿Qué no están recibiendo los clientes?
Parece algo muy obvio, pero muchos emprendedores no toman la iniciativa para investigar qué es lo que quieren los clientes. Visita tiendas de retail en persona y observa cómo interactúa la gente con los productos. ¿Qué dicen de los productos que compran y usan? Lee las reseñas de productos en sitios como Amazon, para aprender qué funciona y qué no.

Mis interacciones con consumidores confirmaron que había un mercado no explotado para las uñas divertidas y únicas. Hicimos una investigación pidiéndoles a los administradores de las tiendas y a los clientes que la llenaran, señalando los diseños que más les gustaban. Usamos lo que nos dijeron para crear los diseños a vender y fue una decisión acertada.

Las innovaciones pueden venir de donde sea, pero cuando decides capitalizar en la demanda existente mejorando lo que hace tu competencia, tienes mayor posibilidad de triunfar.

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

¿Qué significa la palabra “Imposible” para un emprendedor?

Imposible es una de esas palabras que debiésemos sacar de nuestro vocabulario, o al menos cambiar por completo la definición que tenemos de ella en nuestra mente.

Soy fiel creyente de que cada quien puede cambiar su destino sí logra cambiar su forma de pensar, por ello quiero invitarte a que el día de hoy cambies el significado que tiene la palabra “imposible” para ti.

Supongo que a lo largo de tu vida has escuchado una y otra vez a tus padres, profesores, amigos y demás allegados, hablando de que “no se puede”, “es imposible”, “no funcionará” y muchas otras frases que ponen una barrera a nuestro espíritu emprendedor y a nuestra capacidad creativa.

La palabra imposible significa para la gran mayoría algo así como: “deja de intentarlo porque solo vas a perder el tiempo” o “no tiene sentido seguir haciéndolo porque no vas a lograrlo”… pero desde hoy, quiero que imposible tenga el siguiente significado para ti:


Este cartel corresponde a una de las campañas publicitarias de la empresa Adidas, pero sin duda es la mejor definición de “imposible” que he leído en mi vida.

Por mi parte, ya me he propuesto a enfrentar lo imposible como un reto, como una barrera que solo pueden cruzar los ganadores y como una oportunidad para vivir intensamente.

Hace algún tiempo lanzé un tweet que mencionaba la popular frase: “No hay cosas imposibles, solo personas incapaces”; una de las personas que leyó el tweet me respondió: “Intenta lamerte un ojo”… puede que lamerme un ojo no esté dentro de mis posibilidades, pero prefiero vivir en un mundo donde todo es posible y donde tengo la oportunidad de soñar, a vivir en un mundo realista donde las posibilidades son limitadas. Además, si el objetivo es poner una lengua en mi ojo, con ayuda de alguien podré lograrlo, porque cuando trabajas en equipo con personas emprendedoras, hasta lo “imposible” se hace posible.

El significado de la palabra imposible para los emprendedores

A continuación te dejo algunas frases celebres donde se refleja la forma en que las personas exitosas perciben lo imposible:

“Necesitamos un mundo con más locos que crean en lo imposible y menos cuerdos que crean solo en lo posible.” -Kenny Otoniel Vásquez
“Imposible, significa que no has encontrado la solución.” -Henry Ford
“Algunas de las más grandes hazañas del mundo fueron logradas por personas que no eran lo suficientemente inteligentes para saber que eran imposibles.” -Doug Larson
Bien, espero que hayas disfrutado leyendo este articulo y no olvides revisar qué significa la palabra NO para un emprendedor, es otro concepto que debemos cambiar en nuestro diccionario.

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

Por qué fracasan el 50% de los proyectos de emprendedores?


Por A.Carlos González

La recuperación económica está en manos de los nuevos emprendedores. Este es uno de los mensajes. El otro mensaje es que cuando no existen suficientes puestos de trabajo, la única solución es emprender, claro que, las estadísticas de fracaso en los proyectos de nuevos emprendedores son escandalosas. El 50% de los nuevos negocios “caen” antes de 3 años. El boom de las empresas tecnológicas no tiene mejores estadísticas, pues 8 de cada 10 también fracasan.

Se suelen enumerar cientos de motivos que hacen que un negocio no consiga levantar cabeza, entre los que se encuentran: problemas de gestión de cobro y morosidad, falta de financiación, descenso del consumo y falta de adaptación a las cambiantes necesidades del mercado. No obstante, esas circunstancias son generales, por lo que habría que preguntarse el por qué en un mismo panorama, algunos negocios triunfan y tienen un éxito asombroso mientras otros pertenecen a esas nefastas estadísticas.

El primer y principal motivo por el que un negocio nuevo fracasa, sencillamente, es porque ya estaba predestinado al fracaso antes de abrir el negocio, pues es evidente que existieron factores como una falta de viabilidad del proyecto, un mal estudio del mercado, una mala estrategia, probablemente un nicho de negocio equivocado o una entrada en un mercado saturado donde nos correspondía un trozo de la tarta muy pequeño.

El factor necesidad también juega en nuestra contra, ya que si bien es cierto que tenemos la necesidad de emprender, también es cierto que esa necesidad nos hace cruzar un océano sin habernos preparado correctamente para cruzarlo.

Ante la falta de financiación, se suele recurrir a socios dentro del negocio, únicamente buscando el aporte de capital y no teniendo en cuenta otros requisitos a la hora de buscar un socio. Parte del problema de financiación que tienen los nuevos emprendedores suele venir precedido por la mala elaboración del plan de negocio, donde no se consigue demostrar una viabilidad del proyecto o se adentran en un mercado de dudosa rentabilidad.

La falta de preparación del emprendedor en desarrollo de estrategias y captación de nuevos mercados, también es un aspecto que nos puede llevar al fracaso.

Es importante disponer de una buena idea de negocio, aunque también es importante definir correctamente si disponemos de los siguientes requisitos o capacidades: Tener un buen producto, tener un mercado amplio y, tener la capacidad, medios y conocimientos de introducir el producto en el mercado.

Es necesaria la pasión e ilusión, aunque son dos factores que no sirven de nada cuando se ejecuta la estrategia equivocada, pues la pasión sin conocimiento es como la velocidad sin control (nos salimos de la carretera).

En resumen: Como siempre suelo aconsejar, cuando se piensa en crear un negocio, hay que ser lanzados, pero detenerse el tiempo suficiente hasta tener claro (y no sólo en un papel) cómo lo vamos a hacer. Definir correctamente e imparcialmente si será un negocio rentable, haciendo unos números realistas, ya que en ocasiones, por convencer a un posible inversor o banco, acabamos engañándonos nosotros mismos.

Emprender es una buena idea, es una gran opción, siempre y cuando tengamos claro el tipo de negocio y la estrategia que vamos a seguir.

Fuente: Negocios1000

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

Guía rápida para aprender a emprender


Quiero compartirles una interesante guía que te mostrará de una manera practica y sencilla todo lo que conlleva el proceso del emprendimiento. La guía se titula “Aprender a emprender” y fue elaborada por Rafa Bordes, un emprendedor apasionado por el marketing y la publicidad.

El objetivo de Rafa es mostrar, tanto a emprendedores novatos como a los más expertos, una mirada clara sobre lo que significa emprender y los pasos que debe seguir todo aquel decidido a montar su propio negocio.

La guía inicia con algunas nociones generales y consejos básicos para luego entrar a detalles relacionados con la gestación de una idea de negocios, planeación, puesta en marcha de la empresa y expansión. En conclusión, es un documento de gran utilidad para toda persona que desee aprender a emprender.

DESCRIPCIÓN:

Aprender a emprender es un libro en donde podrás encontrar los pasos a seguir para tu primer emprendimiento o los pasos que hayas olvidado durante el mismo.

Dirigido a emprendedores noveles y expertos que desean tener una guía útil para el día a día.

En esta guía vas a encontrar al compañero perfecto para emprender una nueva aventura en tu vida.
CONTENIDO:

Prologo
Introducción
Consejos previos
La idea
De la idea al negocio
Socios si, socios no
Estudio de mercado
Véndete
Lánzate
Mejora constantemente
Promociónate
Errores comunes de los emprendedores

Enlace: Descargar Aprender a emprender – por Rafa Bordes
http://www.bubok.es/libros/222354/Aprender-a-emprender

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

15 Realidades del emprendimiento que debes conocer

El mundo del emprendimiento es fascinante y extremadamente apasionante. Cada día te levantas con la ilusión de hacer realidad tus sueños y tratar de cambiar el mundo con tus ideas.

En estos 4 años que llevo compartiendo junto a emprendedores y empresarios, he aprendido unas cuantas lecciones acerca del emprendimiento y sobre la creación de empresas, y el día de hoy quiero compartirte algunas de estas lecciones.

Espero que disfrutes leyendo este articulo tanto como yo disfrute escribiéndolo. No olvides dejar tus opiniones, comentarios y aportes sobre el tema, estoy seguro de que juntos podemos llegar a conclusiones muy interesantes.

Bien, aquí van estas 15 Realidades del emprendimiento que debes conocer para no rendirte en el camino hacia tus sueños.

1. Ningún negocio es bueno o malo en el papel


Hace poco tuve la oportunidad de conversar con algunos estudiantes de administración de empresas y la mayoría me hacían preguntas del tipo “¿Es buen negocio hacer esto…?”, “¿Es rentable comenzar un negocio dedicado a tal cosa…?”, etc. Supongo que si vamos de universidad en universidad encontraremos dudas similares puesto que en las aulas nos enseñan a tomar decisiones “con la cabeza” y siempre teniendo como fundamento un plan de negocios, una hoja de cálculo en excel o estadísticas que permitan determinar si empezar tal negocio es buena o mala idea.

El emprendimiento requiere de un toque de irracionalidad, porque precisamente al alejarnos de lo posible y aventurarnos hacía lo imposible es cuando surgen las ideas más fascinantes y maravillosas. Cuando se emprende, a veces es necesario tomar decisiones con el corazón, dejando de lado los números y haciendo caso a nuestra intuición.

Una hoja de excel o un plan de negocios nunca te dirá con certeza si tu idea de negocios es buena o mala, si realmente quieres saberlo debes tener el valor para lanzarla al mercado y que sean los clientes quienes te digan qué tal es tu negocio, qué debes cambiarle, cómo puedes mejorarlo, etc. Suena arriesgado, pero de esto se trata el emprendimiento, de correr riesgos que nadie más correría para lograr cosas que nadie más lograría.

Es bueno que analices con detalle tu idea y te tomes el tiempo necesario para planear estrategias y evaluar los aspectos clave de tu proyecto, pero recuerda que la realidad está afuera y no en tu business plan, tal como lo dice Javier Megias, experto en estrategias, startups y modelos de negocio.

2. Es más fácil fracasar que tener éxito


Las estadísticas sobre el fracaso empresarial son escalofriantes: “de cada 10 nuevas empresas, solo 1 o 2 superan los primeros 5 años de vida”…

Te digo esto no buscando desanimarte, todo lo contrario, debes ser consciente de que tal vez no tengas éxito la primera vez, ni tampoco la segunda, ni la tercera, por ello debes tener el carácter suficiente para intentarlo una y otra vez. Debes tener el valor y la fuerza de voluntad necesarias para levantar con más fuerza después de cada caída.

Si revisamos las historias de algunos de los más grandes empresarios de la historia veremos que todos se han enfrentado al fracaso una y otra vez, pero fueron su determinación y su pasión las armas con las que lograron reponerse para intentarlo una vez más hasta que finalmente sus negocios comenzaron a prosperar.

La clave no está en no caer, sino en tener el valor para levantarnos una y otra vez. Las probabilidades de fracasar son altas, pero es mejor fracasar intentando triunfar en algo que nos gusta, que dejar de triunfar por el temor al fracaso.

3. El 90% del éxito se basa simplemente en insistir (Woody Allen)


La mayoría de los negocios nunca llegan a prosperar sencillamente porque su gestor dejó de intentarlo demasiado pronto.

El emprendimiento se trata de insistir, persistir, resistir y nunca desistir. Muchas veces la diferencia entre fracasar y tener éxito, es simplemente intentarlo una vez más. La clave está en mantener el entusiasmo donde otros ya se han dado por vencidos.

Hay personas con muy buenos talentos que nunca logran nada en la vida por la falta de disciplina, constancia y perseverancia. Por el contrario, también hay personas que no son muy talentosas, pero se esfuerzan cada día por ser mejores, entrenan, perseveran y logran llegar tan lejos como se lo proponen.

4. Si realmente quieres emprender, encontrarás la manera


Encontrar excusas es muy fácil y siempre tendrás una muy buena para dejar de iniciar ese negocio con el que tanto sueñas… falta de dinero, falta de tiempo, falta de preparación, mal estado de la economía, etc, etc, etc. En fin, la lista de excusas a la hora de emprender es infinita, pero quién realmente está dispuesto a emprender va a encontrar la manera y los medios para superar cualquier obstáculo que se atraviese en su camino.

Muchas empresas han comenzado sin siquiera tener un producto completo y sin tener todos los recursos necesarios para empezar, pero la visión de sus gestores les permitió aventurarse para luego poco a poco ir convirtiendo su idea en la gran empresa con la que soñaban… ¿Acaso no recuerdas cuando Bill Gates hizo negocios con un software que ni siquiera tenía en sus manos?

5. Si quieres llegar rápido, emprende solo. Si quieres llegar lejos, emprende en equipo

Emprender solo tiene sus ventajas. No tienes que rendir cuentas a ningún socio, puedes hacer las cosas a tu manera, no necesitas discutir con nadie las decisiones que tomes, podrás trabajar a tu propio ritmo, te quedas con toda la utilidad generada por el negocio, etc… Pero si emprendes solo, nunca llegarás tan lejos como podrías llegar si trabajas junto a otros emprendedores que compartan tu pasión y tus objetivos.

Dicen que si puedes lograr tus objetivos solo, significa que tal vez tus objetivos son demasiado pequeños. Atrévete a soñar y a pensar en grande, y crea equipos de trabajo con personas que tengan habilidades y características que se complementen con las tuyas, verás que juntos pueden lograr hasta los objetivos más grandes por más difíciles que parezcan.

6. Todo buen negocio tiene competencia

Por más innovador y diferente que sea tu producto o servicio, siempre habrá competencia y es un error fatal creer que no existe absolutamente ninguna compañía o producto que apunte al mismo segmento del mercado al que tu le estas apuntando.

También es un error creer que las grandes compañías no hacen o pueden hacer algo similar a lo que hacemos, es mejor ser realistas desde el comienzo y analizar a cada uno de los protagonistas del mercado: proveedores, productos complementarios, productos suplementarios, competidores directos, competidores indirectos, etc.

Como dice Sun Tzu: “Si conoces a tu enemigo y te conoces a ti mismo, ni en 100 batallas correrás peligro”. Preocúpate por conocer la competencia y a cualquier elemento clave del entorno que puede tener un impacto sobre tu negocio.

7. Los negocios son como el amor

Tal vez te suene un poco cursi, pero siempre he pensado que los negocios y el amor tienen muchas cosas en común.

A lo largo de nuestra vida amorosa tenemos diferentes oportunidades con diversas parejas, pero uno siempre se debe casar con aquella persona que despierte todas nuestra pasiones y por la cual estemos dispuestos a dejar de lado muchas otras otras oportunidades. Asimismo, en los negocios tenemos infinidad de oportunidades de negocio para emprender, pero solo debemos “casarnos” con aquella idea o con aquel negocio que nos apasione y por la cual estemos dispuestos a sacrificar tiempo, dinero y esfuerzo. Nunca olvides que un negocio sin pasión no es más que un trabajo rutinario donde tu día a día no va a ser muy distinto al de un empleado que trabaja motivado por su salario.

Un error muy común es poner el dinero por delante en algo que queremos emprender. Si el dinero se convierte en un objetivo que te obsesiona desde el comienzo, posiblemente vas a pensar en renunciar a tu proyecto cuando enfrentes el primer obstáculo. Es necesario tener motivaciones más fuertes que el dinero.

8. Debes tener el carácter suficiente para enfrentar miedos, criticas y mensajes de desanimo


Cuando te decides a hacer algo fuera de lo común, es normal que las personas a tu alrededor te envíen mensajes de desanimo del tipo “no se puede…”, “es una mala idea…”, etc. Aquellas personas no lo hacen de mala intención, solo actúan conforme a los paradigmas y temores con que fueron formados.

Es vital que tengas una determinación y un carácter lo suficientemente fuerte como para creer en ti mismo y enfrentar cualquier critica o mensaje de desanimo provenientes de familiares, amigos y allegados.

El miedo es otro enemigo con el que debemos lidiar cuando queremos emprender, incluso muchos emprendedores se resignan porque sus temores llegan a ser más grandes y fuertes que sus sueños. Es importante que enfrentes tus miedos y te des cuenta de que un miedo es tan grande como tu mismo lo percibes. Es difícil enfrentar los miedos, pero es más difícil estar toda la vida con ellos.

9. Los productos y negocios “perfectos” NO EXISTEN!


Algunas personas se quedan toda la vida esperando a tener un producto o un negocio perfecto, pero la realidad es que ni siquiera las más grandes compañías cuentan con productos y modelos de negocio 100% perfectos. Muchas veces es mejor empezar con algo, aunque todavía no esté listo, y poco a poco ir mejorando según las necesidades del mercado.

Empresas como Google y Apple siempre mantienen sus productos en fase “beta” y lanzan versiones cada vez más sofisticadas según el feedback generado por los usuarios y consumidores, esta estrategia les permite ser compañías lideres en innovación y les permite ser cada vez mejores; mientras tanto, millones de personas con ideas fascinantes nunca se atreven a lanzarlas sencillamente porque creen que aún no están listas para ver la luz del día.

10. Iniciar un negocio no te hace emprendedor

Emprender es mucho más que montar un negocio. Los emprendedores saben que el emprendimiento es una aventura de constante aprendizaje y llena de retos donde cada día es una oportunidad de autosuperación. Los más grandes emprendedores nunca se conforman con haber iniciado un negocio, su visión los lleva a lograr objetivos cada vez mayores.

Una vez tienes tu empresa en el mercado, es hora de pensar en expandirse, en aportar al desarrollo económico, en llegar a más clientes, en ofrecer más oportunidades laborales y, por qué no, pensar en cambiar el mundo.

Si ya iniciaste tu negocio, no te conformes, piensa en cómo puedes hacerlo cada vez más grande y trabaja todos los días por dar un paso hacía adelante. No permitas que esa llama en tu interior se apague.

11. Todos somos emprendedores en potencia

Existen tantos tipos de emprendedores como tipos de personas hay en este mundo. Todos llevamos dentro un emprendedor, pero debemos despertarlo para que seamos capaces de luchar por nuestros sueños.

No todos los negocios encajan con las características de todas las personas, por ello es importante encontrar una oportunidad que se ajuste a nuestra forma de ser y de pensar… ¿Cómo descubrir la oportunidad perfecta para cada quien? En el libro “el arte de crear riqueza” podemos encontrar muy buenos consejos para saberlo.

12. El dinero no es el principal obstáculo a la hora de emprender

Estamos en pleno 2013 y el dinero dejó de ser un obstáculo a la hora de emprender, tal vez no estés de acuerdo conmigo, pero si en estos momentos sientes que no puedes empezar tu negocio por falta de capital significa que algo estas haciendo mal.

Aquí mismo en este blog les hemos compartido cientos de convocatorias, concursos y programas de apoyo cuyo objetivo es financiar proyectos empresariales interesantes, además, las plataformas de crowdfunding han creado una nueva tendencia donde cualquier persona puede financiar sus ideas y proyectos aprovechando el potencial de Internet, pero es tu labor captar el interés de la comunidad y darles razones para creer en ti.

Es cierto que el dinero es un elemento clave en el desarrollo de cualquier emprendimiento, pero no debe ser un limitante o una excusa para abandonar tus sueños.

13. Los grandes logros requieren de grandes esfuerzos


Si quieres lograr algo grande, debes estar dispuesto a luchar como nadie más lo haría.

Esfuerzo + Disciplina + Constancia + Paciencia = Éxito
Los perdedores suelen creer que el éxito está marcado por la suerte, pero los ganadores saben perfectamente que su propio destino está en sus manos y pueden llegar a donde lo deseen. No le eches la culpa a la falta de suerte cuando el problema es la falta de actitud.

14. El que mucho abarca, poco aprieta

Es normal perder el enfoque cuando se emprende por primera vez. Queremos hacer de todo al tiempo y finalmente no hacemos algo bien.

Es fundamental que te enfoques en una sola idea, pero que la hagas bien, mejor que nadie. Ya luego habrá tiempo para trabajar en otras ideas y otros proyectos, pero si buscas hacer todo al tiempo, solo conseguirás que tus energías, tiempo y dinero sean malgastados.

La falta de enfoque es una de las causas más comunes de fracaso empresarial. Descubre el potencial de tu negocio y enfócate en crear una ventaja competitiva en torno a él.

15. Las empresas son como el bambú Japones

El bambú Japones es un planta muy especial. Se siembran las semillas como las de cualquier otra planta y debes cuidarla como cualquier otra planta, pero durante siete años no verás florecer las semillas ¿Por qué? porque durante estos siete años, el bambú Japones está desarrollando unas fuertes raíces. En el séptimo año, la planta comenzará a crecer y en tan solo seis semanas alcanzará una altura de más de 30 metros, y si lo cortas, volverá a crecer una y otra vez.

Cuando decides emprender van a pasar años donde no verás los frutos de tu esfuerzo, pero es importante que en este tiempo hagas que tu empresa desarrolle unas raíces fuertes para que cuando empiece a crecer, tenga la suficiente fortaleza. Cuando una empresa tiene raíces fuertes, es mucho más solida y aunque enfrente problemas, seguirá creciendo.

Hay plantas que crecen mucho más rápido, pero si son cortadas jamas volverán a crecer.

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com