Siete pasos para un mejor ejercicio de generación de ideas


Por Francisco Cantero

Las empresas funcionan con buenas ideas. Todo directivo quiere generar mejores y más creativas ideas en los equipos que forman, y que manejan. Sin embargo, en algún punto experimentan el dolor de buscar ideas nuevas por medio de las tradicionales sesiones de brainstorming (técnica de grupo que estimula el pensamiento creativo, a veces traducido como “concurso de ideas”), que sigue siendo el método más común de usar grupos para generar ideas en todas las empresas del mundo.

La escena es conocida: un grupo de personas, por lo general escogidas por razones políticas, comienza escuchando pasivamente mientras un moderador (a menudo alguien de afuera que sabe poco del negocio) invita a la gente a ser creativa y a pensar lateralmente mientras recuerda que ninguna idea es mala. Resultado: algunos permanecen mudos, otros hacen aportes esporádicos y unos pocos dominan la sesión con sus ideas preferidas.

Las ideas surgen en desorden pero como la sesión no tiene estructura, ninguna logra demasiada atención. Y todos salen de allí con la sensación de que luego de esa pérdida de tiempo ya pueden volver a sus respectivos trabajos productivos.

Partiendo con esa experiencia previa, Kevin P.Coyne y Shawn T. Coyne desarrollaron un método práctico que atrapa la energía por lo general perdida en las sesiones tradicionales y la lleva en una dirección más productiva. El truco está en aprovechar la forma en que la gente piensa y trabaja en situaciones creativas de resolución de problemas.

Llaman a su método “brainsteering” (conduciendo el pensamiento) y si bien requiere más preparación que el brainstorming tradicional, los resultados valen la pena: mejores ideas en situaciones tan diversas como invención de nuevos productos y servicios, atracción de nuevos clientes, diseño de procesos de negocios más eficientes o reducción de costos entre muchas otras.

1. Conozca los criterios de toma de decisiones de su organización

Uno de los motivos por los que las buenas ideas nacidas en una sesión de brainstorming a veces no llegan a ninguna parte es que están más allá del alcance de lo que la organización aceptaría considerar. El famoso “piensen lateralmente”, “piensen en algo original” o, como les gusta decir a los norteamericanos “piensen fuera de la caja” es una exhortación poco útil si las circunstancias externas o las políticas de la compañía crean cajas dentro de las cuales toda la organización debe vivir.

Entonces los gerentes deben comenzar por entender (o modificar) los criterios que usará la compañía para decidir sobre las ideas resultantes. Por ejemplo, si hay limitaciones, o restricciones. Además, deben pensar en qué consiste una idea aceptable. Porque no es realmente cierto -en casi ningún caso, que todas las ideas son buenas.

2. Formule las preguntas correctas

Años de investigaciones muestran que las técnicas tradicionales del brainstorming – cuantas más ideas, más posibilidades de que haya ganadores -no son los mejores métodos. Hace falta algo más estructurado. Lo mejor que han encontrado los autores de este estudio, es usar preguntas como plataforma para la generación de ideas. O sea, arme el taller alrededor de una serie de “buenas preguntas”, para que el equipo las explore en pequeños grupos en sesiones de generación de ideas.

El truco está en identificar preguntas con dos características. 1) Deben obligar a los participantes a adoptar una nueva perspectiva, una que no les resulte familiar. ¿Por qué? Porque cada vez que uno busca nuevas formas de atacar un viejo problema, lo más lógico es inclinarse hacia patrones de pensamiento que funcionaron en el pasado. Las investigaciones demuestran que así, con el tiempo, uno obtiene cada vez menos buenas ideas, aunque aumente el esfuerzo.

La segunda característica de una buena pregunta es que limite el espacio conceptual que ha de explorar su equipo, sin ser tan restrictiva que obligue determinadas respuestas o resultados.

Es más fácil mostrar esas preguntas en la práctica que describirlas en teoría. Una empresa de productos electrónicos que busca desarrollar nuevos productos podría comenzar con preguntas como “¿Cuál es la mayor inconveniencia evitable que sufren nuestros clientes?” y “¿quién usa nuestros productos en formas que nosotros nunca imaginamos?”Por el contrario, una proveedora de seguros que busca recortar costos podría preguntar:” ¿Qué complejidades planeamos diariamente que, si fueran eliminadas, cambiaría la forma en que operamos?” o “¿En qué áreas está ‘atrapada’ la eficiencia de un determinado departamento por antiguas restricciones o políticas de la empresa?”

En nuestra experiencia, es mejor pensar unas 15 a 20 preguntas de este tipo para un taller al que asisten unas 20 personas. Hay que elegirlas con cuidado, pues ellas formarán el corazón del taller y los participantes las discutirán en detalle en pequeños subgrupos durante una serie de sesiones. .

3. Elija a la gente adecuada

La regla aquí es sencilla: elegir personas que puedan responder las preguntas que usted haga. Por obvio que parezca, no es lo que ocurre en muchas sesiones tradicionales de brainstorming, donde muchas veces los participantes se eligen no por sus conocimientos específicos sino por su posición en el organigrama.

En cambio, hay que elegir participantes con conocimiento de primera mano en la trinchera.

4. Divida para conquistar

Para asegurar una discusión fructífera, no hay que dejar que se produzca una prolongada discusión entre todos los participantes durante varias horas. En lugar de eso, haga sesiones separadas entre subgrupos de entre tres y cinco personas. Ni más ni menos. Cada subgrupo debería dedicarse a una sola pregunta durante 30 minutos. ¿Por qué un grupo tan chico? La norma social en grupos de este tamaño es hablar, mientras que la norma en un grupo grande es permanecer callado.

Cuando usted asigne gente a los subgrupos, es importante que aísle a los “destructores de ideas” poniéndolos a todos en un mismo subgrupo. Esta gente, intencionalmente o no, impiden que otros sugieran buenas ideas. Vienen en tres variedades: jefes, bocones y expertos en el tema.

La presencia del jefe, que a veces hace que la gente dude de expresar ideas no probadas, es especialmente dañina si los participantes provienen de muchos niveles organizacionales. Los bocones se adueñan del tiempo, intimidan a los menos confiados y dan a todo el mundo una excusa para ser holgazanes. Los expertos pueden triturar las ideas nuevas porque todos hacen lugar a quien tiene la sabiduría, aun si esta es tendenciosa o tiene conocimiento incompleto del tema entre manos.

Al poner en cuarentena a estos destructores de ideas —violando aquel adagio del brainstorming según el cual el crisol de personalidades es ideal—usted dejará en libertad a los otros subgrupos para que piensen más creativamente. Los “destructores de ideas” seguirán siendo productivos. Después de todo, no se van a impedir de hablar unos a otros.

Finalmente, tome las 15 a 20 preguntas que usted preparó antes y divídalas entre los subgrupos—unas 5 para cada uno, pues es improductivo hacer que todos los subgrupos contesten todas las preguntas. Cuando sea posible, asigne una pregunta específica al subgrupo que usted considere mejor equipado para manejarla.

5. ¡Preparados, listos, ya!

Cuando los participantes llegan, antes de la división en subgrupos, oriéntelos para que estén en claro sobre las expectativas que usted tiene sobre los que van o no van a lograr. Recuerde que su equipo está acostumbrado al brainstorming tradicional, donde el fluir de las ideas es rápido y superficial.

Hoy, en cambio, cada subgrupo considerará en profundidad y discutirá una sola pregunta durante media hora. Ninguna otra idea, proveniente de ninguna parte, por buena que sea, debe ser mencionada durante la sesión individual de un subgrupo. Diga a los participantes que si alguien piensa en una solución tipo “bala de plata” que está fuera del alcance de la discusión, debe escribirla para compartirla más tarde.

Prepárelos para la posibilidad de que cuando un subgrupo ataque una pregunte, podría generar sólo dos o tres ideas que valen la pena. Conociendo de antemano esa probabilidad, impedirá que se desalienten mientras van creando el músculo creativo necesario para pensar en esta nueva manera. La marcha puede ser lenta al principio, de modo que tranquilícelos diciendo que para el final del día, cuando todos los subgrupos se hayan encontrado varias veces, no habrá escasez de buenas ideas.

6. El cierre

Para el final del día, un subgrupo típico ha producido unas 15 ideas interesantes para mayor exploración. Los subgrupos han trabajado en forma simultánea, de modo que su grupo de 20 personas ha generado colectivamente hasta 60 ideas. Nada mal.

Una cosa que no hay que hacer es dejar que el grupo entero elija las mejores ideas de la pila, como es común en el brainstorming tradicional. En nuestra experiencia, los asistentes al taller no siempre tienen la comprensión de los criterios y las consideraciones que deben aplicarse para priorizar ideas para inversión. La experiencia de elegir las ganadoras también puede ser desmotivante, especialmente si los que verdaderamente tienen el poder de decisión descartan la favorita del grupo.

Lo que sí se puede pedir a los subgrupos es que es que reduzcan su propia lista de ideas a unas pocas y luego compartan todas las ideas principales con el grupo completo para motivar e inspirar a los participantes. Pero el grupo completo no debe elegir la ganadora. Cierre el taller explicándoles exactamente qué pasos se tomarán para elegir las ganadoras y la forma en que conocerán la decisión final.

7. Seguimiento rápido

Las decisiones deben ser concienzudas y rápidas. Obviamente hay que estudiarlas con cuidado, pero la posibilidad de que alguna acción concreta se derive de un ejercicio de generación de ideas tiende a declinar a medida que pasa el tiempo y el entusiasmo se diluye.

Francisco Cantero, socio fundador del Grupo EXEQUA, consultor especialista en sistemas de gestión de empresas y estrategia

Fuente http://manuelgross.bligoo.com/20111223-siete-pasos-para-un-mejor-ejercicio-de-generacion-de-ideas

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

Anuncios

¿Abandonarías tu idea de negocio?

Sin ninguna duda crear empresa o negocio no es tarea fácil, además de apasionarse con la idea de negocio lo que más se necesita es tener convicción, perseverancia y creer que el negocio va a permanecer a pasar de las dificultades.

Hay varios tipos de dificultades como pocas ventas, falta de capital de trabajo, mala relación con los empleados y los socios, en el diseño de productos y servicios. Lo importante es poder identificar la situación crítica del negocio y tomar los correctivos correspondientes de manera oportuna de acuerdo a la situación a remediar.

Si el problemas son las ventas, hacer marketing y promoción; por capital de trabajo buscar aportes de los socios o financiación por parte de los bancos; malas relaciones, trabajar en mejorar la actitud por parte del emprendedor y de los empleados; por productos, trabajar en investigación y desarrollo, cómo lo hace la competencia, etc. etc.

Lo más importante es tomar acción rápidamente antes que llegué la desmotivación e incredulidad por la supervivencia del negocio. Es por esto que muchos negocios o empresas cierran muy pronto, antes de llegar a los cinco años que es el umbral mínimo al que debe llegar un negocio para alcanzar la supervivencia. Muchos emprendedores, cierran o venden el negocio justo cuando éste va a iniciar el despegue. Es decir que el emprendedor abandona la idea de negocio.

También es importante anotar que el emprendedor, no debe ser un mártir; si las pérdidas son recurrentes e insostenibles, lo mejor es evaluar el plan de negocio para tomar los correctivos o en su defecto cerrar o en lo posible vender.

Pero si tú eres persistente, y lo que te he comentado no es suficiente para que tomes una decisión si es el caso de abandonar o no la idea de negocio, te transcribo textualmente un artículo que encontré en Soyentrepreneur.com con cuatro consejos que te ayudaran a decidir:


“Los grandes emprendedores suelen hablar de la persistencia, de cómo dejar atrás el miedo al ridículo y las dudas para alcanzar el éxito que nadie creía fuera posible. Sin embargo, los grandes líderes tienen otra habilidad que muchas veces se olvida: la sabiduría de abandonar las ideas que fracasan o que pierden su brillo. Como emprendedor, ¿cómo saber cuándo es el momento de dejar ir?

Tristemente, no existe ninguna fórmula para tomar esa decisión. “Muchas personas exitosas han logrado su éxito porque saben cuándo desertar y otras porque perseveran”, dice Jason Calcanis, un emprendedor serial, inversionista ángel y fundador de Mahalo.com. La decisión en realidad depende del líder y de la situación.

Saber tomar esa decisión se trata de percibir cuándo tu esfuerzo ha sido productivo y cuándo no. “La gente que tiene un amplio sentido de compromiso y lealtad muchas veces siente que necesita luchar una batalla hasta el último aliento”, dice Calcanis. “Eso es honorable, pero ingenuo”.

Para ayudarte a decidir si es momento o no de superarlo y seguir con otra cosa, te damos estos cuatro consejos:

1. Asegúrate de que aún lo amas
Si estás teniendo dudas, pregúntate a ti mismo si todavía sientes un impulso por crear ese producto; piensa si hablas constantemente de él, si te emociona usarlo y escribes acerca de tus ideas. Recuerda que el entusiasmo es el palpitar de tu compañía. “Si el fundador viene todos los días a trabajar y es una lucha, eso permea a toda la organización”, afirma Calcanis.

Usa a tu propio equipo como punto de referencia. Identifica si usan tu producto, hablan de él con sus amigos y si lo promueven en las redes sociales. “Si están orgullosos de su trabajo, hablarán de él”, sostiene Calcanis. Si tu equipo nota que tú ves el trabajo como un pendiente, entonces es momento de renunciar.

2. Date una fecha de expiración
El emprendedurismo siempre está acompañado de retos, por lo que debes asegurarte que no abandonas demasiado pronto. Calcanis recomienda que establezcas una fecha límite (como de tres años, dependiendo del negocio) en la que definas si debes seguir con tu negocio o si de verdad no funciona.

Al mismo tiempo, establece fechas límite más cortas -algunas semanas o meses- para probar proyectos de corto plazo. Tus puntos de referencia te dirán cuándo necesitas hacer ajustes en tu implementación, mientras que la fecha de expiración te dirá cuándo tu concepto se define como fracaso.

3. Habla con mentores
Cuando estás considerando darte por vencido, explícale la situación a emprendedores exitosos que estén cerca de ti. La claridad la puedes encontrar en el mismo proceso de explicar tu situación y escuchar la reacción de los demás.

Admitir la duda podría parecer amenazador en un comienzo, pero es un miedo que debes superar. “Los emprendedores novatos se preocupan de que si lo admiten sus equipos se vayan y los inversionistas no les crean”, dice Calcanis. “Lo opuesto es lo cierto: Te respetarán aún más”.

4. Visualízate en cinco años
Si te estás debatiendo entre si debes abandonar una idea, observa a tus competidores, a aquellas compañías similares que ya han alcanzado el éxito. “Observa el mejor caso y define si quieres lo mismo”, recomienda Calcanis.

Por ejemplo, cuando Calcanis estaba decidiendo si seguir o no con su popular podcast This Week in Startups él descubrió que su competidor más exitoso valía cerca de $5 millones de dólares, un número poco probable de conseguir actualmente en el mercado de la radio. Pero él quería una oportunidad más grande, por lo que decidió dejarlo y tornar hacia el video, lanzando Inside.com, un sitio que produce shows de televisión seriales en internet.”

Te deseo muchos éxitos,

Ricardo Torres G.
Creador de Cómo Crear Empresa
http://www.comocrearempresa.com

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

10 ideas para pasar de empleado a emprendedor


por Yoriento
¿Usted que preferiría, que toda su familia muriera arrasada en un incendio, por poner un ejemplo, o que su peluquero le hiciera una calva pequeñita en la coronilla, por error? Pero pequeñita, ¡que casi no se ve!

Me parecen retóricas las invitaciones a tomar perspectiva para comprobar que las cosas “siempre podrían ir peor” o no están tan mal, o los debates botella-medio-llena-botella-medio-vacía, tácticas ambas que tienen como objetivo manipular las emociones. Creo que es perjudicial analizar tanto cómo nos sentimos antes de actuar, en lugar de ponernos a actuar para sentirnos mejor. Se trata de probar, de dar pequeños pasos que impliquen poco riesgo o esfuerzo para comprobar si la botella se está llenando o se está vaciando, si esos pasos que estamos dando como emprendedores y profesionales nos acercan a una mejor situación para nuestro negocio o proyecto.

Este artículo lo publiqué la semana pasada en Emprendo con Vodafone, relacionado con el taller Gestión 2.0 de Contenidos para emprendedores (vídeo disponible) que desarrollé para @ideasvodafone el pasado 13 de febrero en Madrid, intentó ofrecer pistas a modo de pequeñas acciones para empezar a montar un negocio y crear una marca profesional con apoyo en los entornos 2.0 y las redes sociales, pistas que podrían resumirse en estas 10 ideas para pasar de empleado a emprendedor, siempre con este mensaje de fondo: no intentes ser emprendedor, simplemente, emprende. También os dejo la presentación que utilicé para el taller. ¿Cuál de estas 10 ideas te ha parecido más aplicable?

1. Estar en la Web Social es barato, no estar puede salir caro

Por primer vez en la historia, gran parte de los potenciales clientes, proveedores, empleadores, trabajadores y usuarios están accesibles en un ‘solo sitio’, el espacio que conforman las redes sociales: 1000 millones en Facebook, 500 millones en Twitter, 200 millones en Linkedin… Encontrarlos es más fácil y barato que nunca, aunque el objetivo sigue siendo el mismo: saber qué decirles y qué ofrecerles.

Las redes son un banco de pruebas muy barato que facilitan la generación de marca, el networking y el ecommerce.

2. No hay profesionales 2.0, solo profesionales en algo que comparten en las redes

¿Cuánto pagarías por los servicios que tú mismo ofreces? Las redes te dan más visibilidad pero no te hacen mejor profesional. Muchos profesionales que no ‘venden’ no tienen un problema de estrategia 2.0, marca o networking; el problema es que lo que venden no tiene valor. No llegues a las redes esperando convertirte en un profesional, sé un profesional que utilizas las redes.

La Web 2.0, al igual que la vida convencional, es bipolar, da más oportunidades a quién ya dispone de oportunidades, y ofrece menos recursos a los profesionales menos especializados y con menos iniciativa. Utiliza Internet para cualificarte y profesionalizarte lo antes posible y de forma proactiva, no esperes que las cosas pasen.

Las redes sociales son un gran recurso para las personas con iniciativa, no para las que esperan. Por eso muchas no les sacan partido

3. Para salir de una zona de confort hay que visualizar otra zona de confort

Definir objetivos y ser perseverante es más importante que la inteligencia para el éxito profesional. El establecimiento y la visualización de metas concretas lleva aparejada la especialización y la creación de marca. Debes preguntarte ¿en qué voy a ser bueno? ¿cómo puedo ser diferente?, cuestiones que te llevarán a definer los servicios concretos que vas a vender.

Si una cebolla (@jumosol) o un tomate (@soloraf) tienen Twitter , ¡cómo no lo va a tener tu negocio! Las redes sociales abaratan y simplifican la implementación “un producto, una marca”. No nos educaron para obtener ingresos sino para pensar que tenemos derecho a ellos. Ha llegado el momento de cambiar eso, por devoción o por obligación.

Convierte en negocio lo que ya sabes hacer, pasa de trabajador a profesional, de empleado a emprendedor

4. Marca es lo que quieres vender; reputación, es lo que te compran; profesionalidad, lo que demuestras

En un mundo donde las palabras socialmedia o coaching están sobreutilizadas, @scientistcoach, por poner un ejemplo, está generando una marca profesional relacionada con la prestación de servicios a mujeres del ámbito profesional y científico, una forma de ser diferente. Parece seguir esta máxima: “cuenta quién eres para ser lo que quieres”, preséntate de forma específica para facilitar que tu audiencia te posicione donde tú has decidido.

Ya sabes, reputación es ‘estar en la mente’ de los clientes que quieres que te encuentren y dos de las mejores vías para generar esa reputación es ayudar y compartir. Si eres un profesional de la asesoría fiscal, especifica en tu presentación profesional en cada red o espacio digital que ayudas a resolver dudas sobre gestión de impuestos y comparte información y contenidos valiosos relacionados con esta temática. Ah, y repite conmigo, “no soy el mejor, soy el adecuado.”

5. De los fracasos no aprendes, aprendes de los éxitos.

De los fracasos tal vez aprendas qué no funciona, pero no qué hacer después. Es mucho más eficaz aprender de tus éxitos. Por eso es tan importante dar pequeños pasos, empezar a ‘poner en el mercado’ cada producto mínimo viable que idees, como explica @davidcantone en el enlace anterior.

La implementación tiene más valor a corto plazo que la excesiva elaboración y la planificación. El perfeccionismo puede ser una perfecta excusa para no intentarlo. En palabras de Quevedo, “si quieres que los demás te sigan no tienes más que ir delante de ellos”. Prueba, a ver qué pasa, a ver qué quieren. Tus asesores serán tus usuarios, más barato no se puede

6. El éxito es conseguir usuarios, clientes e inversores. En ése orden.

Esta estrategia tan startup la propuso @fodor. Este gran ‘modelo de negocio’ se complementaria también con una táctica ‘MAC’: para montar tu iniciativa con apoyo en Internet necesitas modelos, amigos y clientes. Del consejo, “sólo no puedes, con amigos, sí” hemos pasado a “aprende de los maestros, pide apoyo a profesionales.”

Las dos mayores ventajas de la Web Social son la transparencia y la conectividad: las personas y empresas referentes en el campo que te interesa están mostrando en las redes cómo lo hacen y es muy fácil contactar con ellas. Por ejemplo, ¿te interesa el ecommerce? Tal vez quieras contactar con @echaleku @gomezdelpozuelo o @juanmacias.

Algunas personas se quejan de lo difícil que les resultan definir objetivos, saber lo que quieren, pero creo que este problema se debe a que analizan demasiado en abstracto, quieren encontrar sus metas pensando en lugar de observando y practicando. Conocer y analizar las startups (empresas con apoyo en Internet) que montan otros emprendedores es un camino sencillo para descubrir ideas de negocio y encontrar la inspiración y hasta el know-how. Por ejemplo, @fderbaix, informa en su blog de los 16 proyectos en los que invierte. Revisar esta lista y ponerse a investigar cada empresa puede ser más instructivo y motivador que algunos master sobre emprendimiento

7. Crea cuenta en todas las redes y aplicaciones sociales.

Suelen preguntarme ¿en qué redes debo estar?, ¿cuáles son las mejores para mi proyecto profesional? Mi opinión siempre es la misma, debes estar en todas las redes que puedas por cuatro razones: 1) para reservar tus nombres-marcas; 2) para posicionarte en cada una de ellas en las palabras y contenidos que te interesan; 3) para facilitar que te encuentren y 4) Para tener la oportunidad de entenderlas y aprovecharlas para tu negocio de la forma más adecuada.

Estar presente en todas las redes, no significa dedicar el mismo esfuerzo. Debes priorizar el uso de aquellas que más se ajustan a tus objetivos, motivación y estilo, pero para descubrirlo debes conocerlas. Con caracter general, entiendo que una táctica 2.0 da a las redes estas funciones, seguro que la he tuiteado más de una vez

En Twitter generas marca, en Facebook, ‘vendes’ (promocionas), en Linkedin, conectas en Pinterest, expones y en tu blog, dispones.

Termino de hablar de estrategia 2.0 con esta importante idea de @genisroca que da sentido a todo lo que hacemos en la Red: ‘El Social Media es un espacio de captación para nuestra web, no a la inversa.’

8. Ya no es suficiente con que te encuentren, ahora es necesario que te quieran

Llegó el momento de hablar de CONTENIDOS, sí, en mayúscula, porque las redes sociales te hacen más visible pero no más interesante ni más útil en el sector donde quieres destacar. Por otro lado, sin un blog eres un ‘sin techo digital’, todo el día tirado enlas redes sociales, una idea que repito allí donde me dejan y que entronca con la reflexión anterior de @genisroca.

Profesionalmente, nos encanta la conversación en las redes sociales, pero su objetivo debe ser invitar y llevar a nuestros usuarios, clientes, amigos y contactos a nuestros sitios web, a nuestra tienda online y a nuestro blog. Una marca fuerte va siempre asociada a una url y a uno o varios sitios propios. Si generas una marca profesional propia, pueden echarte de un trabajo pero de tu blog no te pueden echar; puedes cerrar un negocio o cambiar de iniciativa, pero seguirás siendo un profesional relevante y conocido con una ‘casa’ 2.0 de referencia.

Generar marca implica disponer de espacios profesionales propios como tu blog, tu website, tu cuenta Flickr o tu tienda online, pero también de contenidos que permitan amueblar digitalmente esos espacios. ¿Cómo gestionar los contenidos con eficacia? ¿Cómo hacer que quieran leerte? Te sugiero estas ideas complementarias:

Consumir antes de producir. Si quieres ser interesante, lee a los que son interesantes. Si sin un blog eres un sintecho digital, sin Google Reader eres un indocumentado 2.0 Estoy suscrito a más de 400 blogs y medios gracias a la facilidad con que puedo revisar y clasificar gracias a esta utilidad imprescindible de Google. Las redes sociales son el dominio de la conversación; los blogs son el reino del contenido.
Escribe y elabora antes de publicar. Escribe y elabora continuamente, graba vídeos, podcasts, haz borradores de artículos, usa y menciona contenidos ajenos valiosos… En palabras de @calvoconbarba, “antes de abrir un blog ábrete un Word.” La calidad y el interés se generan practicando.
Ofrece gratis lo que sabes para ganar lo que vales, convierte tu pasión en contenidos y tus contenidos en servicios. Es lo que se llama una estrategia de marketing de contenidos. Cada profesional es un medio de comunicación y también un medio de promoción y venta.
Hazte adicto a conversar con los clientes: redes, blog, tienda… No hay nada más valioso que las opiniones de los que están deseando comprarte: solo tienes que hacer lo que te piden
9. Los que dicen que las redes sociales no sirven para nada se refieren a su propia red social

Todas las conversaciones en redes sociales son entrevistas de trabajo, todas las conversaciones en redes sociales son charlas de venta. Y es que en la Web 2.0 todos los profesionales somos vendedores, de una u otra forma: venta 2.0 no es buscar clientes en las redes, es tenerlos como contactos antes de ‘necesitarlos’.
En palabras de @angelmaria, que precisamente acaba de publicar La aventura de emprender:

“La mejor inversión es conseguir clientes.”

10. Dejemos el pesimismo para tiempos mejores

Las emociones están sobrevaloradas. Nos han dicho que tenemos que sentirnos bien para poder actuar, pero actuando es cómo conseguimos sentirnos mejor. El sobreanálisis y el teoricismo no es propio de emprendedores. Lo decía antes, cuando tengas dudas da el siguiente paso pequeño; en caso de duda, prueba. Una de mis reflexiones preferidas es esa que dice motivación no es tener ánimo es tener motivos, y los emprendedores y los profesionales que toman la iniciativa tienen siempre un gran motivo: quieren alcanzar sus objetivos, dejar huella y percibir que su esfuerzo tiene valor. Y si además ganan pasta, eso ya es la hostia.

Autor Yoriento

Fuente http://yoriento.com/2013/02/10-ideas-para-pasar-de-empleado-a-emprendedor.html

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

¿De dónde salen las ideas?


Crear ideas no sólo es necesario para los expertos en marketing, los emprendedores o los diseñadores. Ser creativos es útil para todas las facetas de la vida. Generar nuevas ideas puede llevarnos a trabajar de una forma distinta, a presentar otro tipo de proyectos, a salir del “siempre lo hemos hecho así”. Generar ideas es una actitud, de mejora continua, de superación de adaptación al cambio, de ser flexible ante nuevas circunstancias.
¿De dónde salen las ideas? Algunas pueden surgir de pronto, aunque generalmente no suele ser así, lo más habitual es que sea un proceso de ir “dando vueltas” a un tema concreto.
Pero, ¿y cuando no llegan esas ideas?
Pues aquí os dejo una serie de sugerencias para crear ideas en esos momentos de escasez:
Un paseo tranquilo por la naturaleza: un bosque, la playa, un parque tranquilo o el campo. Pero no olvides desconectar todo tipo de aparatos.
Visita una exposición de arte, un museo, o una galería. Relájate y disfruta con lo que ves.
Entra en un kiosco coge 1 o 2 revistas de las que no sueles coger y échales un vistazo, con otros puntos de vista se pueden obtener grandes ideas.
Usa tu cerebro derecho. Aprender a usarlo requiere su tiempo, pero hay un ejercicio muy sencillo: si eres diestro usa la izquierda para cosas muy sencillas: lavarse lo dientes, abrochar los botones, o coger la taza del café con la izquierda…
Coge una foto del periódico y monta una historia entorno a la foto, búscale otras circunstancias, crea un diálogo o pon tú un final.
Juega: jugar no implica perder el tiempo, puede ser una gran herramienta que te ayude a desarrollar tu creatividad. Coge un juego de tu hijo, descárgate un vídeo juego o compra una play. Pero búscate un juego y ¡¡juega!! Puede que sea un tiempo muy bien invertido.
Ríe, disfruta, se optimista. Deja espacio para que entren nuevas ideas. La risa reduce el estrés y eso permite que tu cerebro sea más ágil. Busca una tira de comics, una película divertida, una obra de humor o un grupo de risoterapia. Pero permite que el buen humor se apodere de tu vida.
Cuando te llegue una idea y de primeras te parezca ridícula, no la deseches, trabájala un poco, dale forma, desarróllala o si no es el momento guárdala, pero no te deshagas rápidamente de ella, nunca se sabe cuando la puedes necesitar. Y olvida la frase “es una mala idea”.
Realiza actividades que de por sí tienen ya un lado creativo: una receta de cocina, escribir un artículo para el periódico, hacer un dibujo, redecorar una habitación o buscar nuevas combinaciones para la ropa que tienes en el armario.
Recuerda: “La clave del éxito es atreverte a pensamientos poco convencionales. La convención es enemiga del progreso.” Treves Bayles, Inventor
Sobre la autora, Mara Esteban
Hace tiempo que decidí formarme como coach. Después de trabajar en varias empresas descubrí cómo gran parte del mejor recurso con el que cuenta la empresa: el humano, se perdía por el camino.
Por eso creé Generando Talento (y desarrollando el factor humano) para trabajar con personas que quieran mejorar todas sus habilidades y capacidades y sacarles el máximo partido para su vida personal y profesional. Cada persona puede dar mucho de sí, y el primer paso para conseguirlo, es ser consciente de ello.
Podéis leer más artículos en mi blog, y seguirme en Twitter en: @maraesteban
————————————–
Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog
Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com
Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

Cómo ideas aparentemente irrelevantes tienen como resultado innovaciones revolucionarias


por http://www.wharton.universia.net

En Reebok, el sistema de amortiguación de unas zapatillas superventas es resultado de una tecnología inspirada en bolsas de suero intravenoso. En IDEO, los desarrolladores crearon una botella de agua a prueba de fugas usando la tecnología empleada en una tapa de champú. La tecnología revolucionaria de colores de pantallas de Qualcomm, empresa de semiconductores, tuvo como inspiración las alas de la mariposa Morpho. En IDEO, los desarrolladores crearon una botella de agua a prueba de fugas usando la tecnología empleada en una tapa de champú.

Esos ejemplos muestran de qué manera el llamado conocimiento “periférico” —es decir, ideas procedentes de ámbitos aparentemente irrelevantes para una determinada tarea— puede influir en el surgimiento de innovaciones revolucionarias. “La idea básica del conocimiento periférico es realmente impactante”, dice Martine Haas, profesora de Gestión de Wharton. A fin de cuentas, ¿quién no conoce ejemplos de ideas que parecían que no tenían prácticamente relación alguna con un determinado problema, pero que acabaron produciendo un resultado inesperado? Al tomar en cuenta el conocimiento periférico para la realización de tareas fundamentales, se sabe que los grupos de trabajo pueden recombinar las ideas de una manera nueva y práctica. El problema, sin embargo, dice Haas, es sobre todo de atención: ¿cómo lograr que los trabajadores dedicados a una tarea específica perciban —y usen— informaciones aparentemente irrelevantes?

Frente al problema, Haas y Wendy Ham, estudiante de doctorado de Wharton, buscaron definir las condiciones en las cuáles el conocimiento periférico puede tener como resultado grandes avances. Los resultados se presentaron en un nuevo trabajo titulado “Conocimiento periférico e innovación en trabajos en grupo: La importancia del conocimiento irrelevante“. “Estamos intentando entender qué tiene de especial el conocimiento que ignoramos al principio de una tarea y que, a veces, juzgamos como irrelevante”, observa Haas. Ella admite que no es raro que los avances dependan de casos fortuitos —al juguetear con el cubo mágico, alguien puede tener la inspiración para un proyecto arquitectónico, por ejemplo—, pero eso no debe impedir la investigación del proceso de innovación. Al contrario, Haas se pregunta: “¿Podemos entender de forma más sistemática lo que aumenta las posibilidades de innovación, en vez de relegar el asunto a una cuestión de fe?”

Haas y Ham comenzaron a reflexionar sobre la cuestión cuando hacían investigaciones en Saatchi & Saatchi, agencia global de publicidad, verdadera fuente de nuevas ideas, dice Haas. Toda empresa quiere tener la ventaja de la innovación sobre su competencia. Algunas, como las empresas de publicidad, introducen la innovación en su cultura, pero pocas son buenas en eso. “La mayor parte de las empresas quiere más ideas de las que tiene”, dice ella, “pero no sabe cómo introducir en su cultura la rutina de la innovación”.

Tomando como base la teoría de la solución creativa de problemas, las autoras identifican dos maneras mediante las cuáles el conocimiento periférico promueve el pensamiento revolucionario: trasplante de ideas y cambio de perspectiva. La primera de ellas, dicen las autoras, requiere “la transferencia directa de invenciones, tecnologías o prácticas de los ámbitos periféricos a los ámbitos centrales, con o sin alguna modificación”. Las zapatillas de baloncesto de Reebok y la botella a prueba de fugas de agua de IDEO son ejemplos de eso.

El cambio de perspectiva ocurre “cuando el know-how o la experiencia en un ámbito periférico lleva a los miembros del grupo de trabajo a ver de forma diferente un problema en un ámbito central, revelando, entonces, nuevas soluciones”. Como ejemplo, Haas y Ham señalan que, para comercializar coches eléctricos, el empresario israelí Shai Agassi tomó prestado el concepto de contrato de leasing de la industria de telefonía móvil. “Agassi observó que sobrecargar de entrada al consumidor con gastos de batería es lo mismo que hacer que alguien que compra un coche tenga que pagar el equivalente a varios años de consumo de gasolina”, dijeron las autoras. “Ese cambio de perspectiva, de la tecnología hacia la economía, replanteó de tal forma el problema en cuestión que surgió una solución totalmente nueva”.

Stocks versus flujos

Pero tanto el trasplante de ideas como el cambio de perspectiva dependen de personas que presten atención a informaciones aparentemente irrelevantes. ¿En qué condiciones es posible que eso suceda?

Para entender cómo ocurre eso, las autoras hacen la distinción entre lo que llaman “stocks de conocimiento” y “flujos de conocimiento”. Los primeros consisten en know-how y experiencia acumulados que los individuos llevan a la tarea que se va a ejecutar. Por ejemplo, un diseñador de videojuegos puede haber sido con anterioridad un instructor de esquí. En ese caso, el conocimiento que él tiene de ese deporte en el contexto de la creación de videojuegos estaría dentro de la categoría de stock de conocimiento. Los flujos de conocimiento, por su parte, requieren el conocimiento con que se involucran activamente los individuos al realizar sus tareas, por ejemplo, haciendo investigaciones externas, trabajando para resolver un problema en un área no relacionada, conversando con conocidos de otros campos o leyendo un artículo sobre un tema aparentemente irrelevante para la tarea a realizar.

Según Haas y Ham, los flujos de conocimiento son más críticos para los avances. Debido a que las personas tienden al exceso de informaciones, al encontrarse con una tarea, ellas tienden a comportarse como “avaras cognitivas”, confiando en atajos para determinar qué informaciones son útiles en aquel contexto. Por eso, los grupos de trabajo probablemente prestarán atención, sobre todo, a las informaciones que parecen relevantes para la tarea, es decir, al conocimiento que pertenece al ámbito “central”. ¿Pero qué flujos de conocimiento permiten la entrada de información procedente de los ámbitos periféricos? ¿Y por qué? “Las informaciones disponibles en la memoria de corto plazo de la persona”, es decir, los flujos de conocimiento, “son más accesibles en el plano cognitivo y, por lo tanto, reciben mayor atención que las informaciones almacenadas en la memoria de largo plazo”, donde están los stocks de conocimiento.

Otras dinámicas también interfieren en ese juego. Cuando más de un miembro de un grupo de trabajo se involucra en un ámbito periférico, ese ámbito tiene mayor probabilidad de participar en los descubrimientos. Sin embargo, señalan las autoras, hay un cambio: una mayor atención a una región del conocimiento periférico hace que se reduzca la atención dada a otros ámbitos que tal vez pudieran contribuir a la tarea principal. Si los intervalos de atención no tuvieran límites, no habría de qué preocuparse. Pero la atención de individuos y grupos tiene límites. Tales límites imponen costes de oportunidad, cuando, por ejemplo, la atención a un ámbito sacrifica la atención a otros. “En cierto sentido, los ámbitos periféricos se disputan entre sí la atención de los miembros del grupo de trabajo: más atención a uno de ellos significa menos atención al otro”, dicen.

¿Cocinar o tiro con arco?

El problema, según Haas, es que la probabilidad de que un ámbito periférico produzca una innovación es muy pequeña. No se puede saber con antelación si una reflexión sobre aparatos médicos, culinaria o tiro con arco contribuirá al diseño revolucionario de un calzado deportivo. Con eso en mente, las autoras observan: “Es más cuerdo esperar que los grupos de trabajo encuentren un modelo para un trasplante de ideas o para un cambio de perspectiva cuando presten atención a un abanico mayor de ámbitos periféricos”.

Por ese motivo, observan Haas y Ham, la capacidad de prestar atención se vuelve un factor crítico. Los elementos de esa capacidad son dos: el tiempo que cada miembro del grupo de trabajo puede adjudicar a la tarea, y el tiempo que todo el grupo tiene para completarla. En muchas empresas, los miembros de los equipos de trabajo suelen tener más de una atribución cuya ejecución afecta a otra. Las autoras dicen que la capacidad de atención de una persona en la realización de una tarea —y, por lo tanto, su capacidad de concentrarse en más de un ámbito del conocimiento periférico— es mayor si se le ha asignado que se le dedique, digamos, un 80% del tiempo total de trabajo, en vez de un 20%. Además, la capacidad de atención de los trabajadores es mayor cuando la duración de una tarea es de seis meses en vez de seis semanas.

Las autoras concluyen que si los miembros del grupo de trabajo pueden prestar más atención a la tarea o proyecto, “las ventajas de la […] atención a un ámbito periférico específico probablemente superará las desventajas derivadas de la atención desviada de otros ámbitos”.

La teoría de la incubación, según Haas y Ham, respalda la idea de trabajar con pausas y de involucrarse en actividades externas, trabajando al mismo tiempo en proyectos que requieren un pensamiento innovador. Las autoras observan que su proyecto apoya esa idea. Ellas añaden que sus intuiciones sobre el conocimiento periférico tendrían aplicación, principalmente, “en contextos en los cuáles es razonable esperar que la innovación revolucionaria sea impulsada por ideas procedentes de ámbitos aparentemente irrelevantes, como las industrias conectadas a la creatividad, diseño de productos o actividades emprendedoras” — frente a campos donde las “trayectorias de solución de problemas son rígidas”, como es el caso de las matemáticas.

¿Los gerentes deberían, entonces, animar al trabajador a participar en proyectos y hobbies externos y compartir sus experiencias, aparentemente irrelevantes, con su equipo al participar en un proyecto? La respuesta es difícil. “Esta receta tiene riesgos propios”, observan Haas y Ham, “ya que el probable aumento de atención a los ámbitos periféricos reducirá, de forma simultánea, la atención prestada a los ámbito centrales. En casos extremos, el grupo de trabajo podrá dedicar su atención limitada a ámbitos no sólo aparentemente irrelevantes, sino irrelevantes de hecho a su tarea, impidiendo de forma severa su rendimiento en aquella tarea.

“El gerente no puede intervenir fácilmente en ese proceso”, concluyen las autoras. “No obstante, nuestra esperanza es que el análisis teórico que hicimos haya revelado información sobre la naturaleza compleja de esos desafíos capaces de ofrecer a los gerentes una comprensión más profunda de los cambios que tienen ante sí al intentar concretar sus aspiraciones de innovación, además de ayudar a promover el conocimiento de la empresa sobre las complejidades de la innovación revolucionaria”.

En esa etapa inicial, dice Haas, “todo lo que podemos decir es que deseamos que las personas estén al corriente de las ideas periféricas, y que podamos incentivar a los grupos a expresar ideas exteriores a la tarea principal, cultivando, al mismo tiempo, una mirada atenta a la capacidad de atención del grupo de trabajo”.

Fuente http://www.wharton.universia.net/index.cfm?fa=viewArticle&id=2316&language=spanish

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

10 Ideas de negocio sencillas que se convirtieron en productos millonarios

Muchas personas creen que para poder emprender necesitan de una idea de negocio extremadamente compleja, sin embargo, la historia nos ha demostrado que no hay necesidad de reinventar la rueda para poner en marcha un negocio exitoso, incluso en muchas ocasiones depende más del empeño y determinación que de la misma idea en si.

Encontré una interesante infografía donde nos presentan 10 casos de emprendedores que comenzaron con ideas de negocio sencillas y luego se convirtieron en productos millonarios que todos conocemos y hemos utilizado alguna vez. Son historias realmente inspiradoras.

Luego de revisar la infografía te invito a leer estos 20 consejos para crear ideas millonarias, allí verás varias claves interesantes para obtener ideas con potencial para convertirse en negocios de millones de dólares.


————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

Cómo piensa un lider?


por SoyEntrepreneur.com

Como empresario, diariamente te concentras en los detalles para llevar a tu negocio al éxito. Seguramente, estás constantemente preocupado por tus metas de ventas o por tu siguiente reunión con clientes.

Entre este caos, es fácil olvidar los intangibles -como tus creencias- que juegan un papel importante para alcanzar el éxito. Los emprendedores más exitosos comparten ciertas creencias que les ayudan a perseverar mientras crecen sus negocios.

Estos cuatro tips te ayudarán a promover una mentalidad positiva y aumentar tus posibilidades de éxito.

1. Confía en que te adaptarás a nuevos retos

Los emprendedores exitosos enfrentan la incertidumbre con confianza. Cuando se encuentran ante un reto poco o nada familiar, piensan en situaciones similares que han logrado superar antes o en las habilidades que podrían aplicar. “Enfócate en las habilidades que tienes y aplica tu conocimiento general en todo lo que se te presente en el camino”, dice Matthew Della Porta, un psicólogo y consultor organizacional.

Si te concentras en tus aptitudes o en tu capacidad de aprender otras nuevas, te sentirás menos abrumado.

2. Atribuye tu éxito al trabajo duro, no a la suerte

Los líderes exitosos creen que sus logros son el resultado del trabajo duro, y que no son solamente circunstanciales. “Eso es un resultado de la eficacia personal”, afirma Della Porta, haciendo referencia a la gente que cree que ha trabajado duro confía en su habilidad de manejar nuevas habilidades.

Los líderes que se sienten confiados de su capacidad para aprender son más aptos de perseverar a través de los retos, por muy difíciles que sean, incrementando las posibilidades de triunfar.

3. Cree que eres único

Los grandes entrepreneurs se paran en los hombros de los gigantes, mientras que los líderes exitosos favorecen su individualidad. En otras palabras, ellos no intentan ser “el próximo Steve Jobs”. Para ser exitoso, aprende de la gente que admiras pero no intentes imitarla.

“Necesitas enfocarte en ser el primer tú, no el siguiente alguien más”, dice Della Porta. Si adoptas tus fortalezas únicas, entonces es más probable que logres destacar en una industria, sin importar qué tan competida esté.

4. Reta a tus creencias negativas

Si quieres triunfar, debes sacar las creencias que podrían estarte deteniendo. “La gente tiene una tendencia a auto-mutilarse”, asegura Della Porta. Por ejemplo, un ejecutivo que cree que no alcanzará las metas de ventas es más susceptible a priorizar otras tareas, lo que le da una excusa para su mal desempeño. Por lo tanto, su creencia se convierte en una profecía.

Identifica cuáles son los objetivos o las actividades que te están estancando y modifica tus pensamientos acerca de ellos. Reta a cualquier creencia negativa recordándote a ti mismo que tendrás éxito si te esfuerzas. Cuando tus creencias son sólidas y positivas, tus acciones promueven el éxito.

Fuente: SoyEntrepreneur.com

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com