Por qué fracasan el 50% de los proyectos de emprendedores?


Por A.Carlos González

La recuperación económica está en manos de los nuevos emprendedores. Este es uno de los mensajes. El otro mensaje es que cuando no existen suficientes puestos de trabajo, la única solución es emprender, claro que, las estadísticas de fracaso en los proyectos de nuevos emprendedores son escandalosas. El 50% de los nuevos negocios “caen” antes de 3 años. El boom de las empresas tecnológicas no tiene mejores estadísticas, pues 8 de cada 10 también fracasan.

Se suelen enumerar cientos de motivos que hacen que un negocio no consiga levantar cabeza, entre los que se encuentran: problemas de gestión de cobro y morosidad, falta de financiación, descenso del consumo y falta de adaptación a las cambiantes necesidades del mercado. No obstante, esas circunstancias son generales, por lo que habría que preguntarse el por qué en un mismo panorama, algunos negocios triunfan y tienen un éxito asombroso mientras otros pertenecen a esas nefastas estadísticas.

El primer y principal motivo por el que un negocio nuevo fracasa, sencillamente, es porque ya estaba predestinado al fracaso antes de abrir el negocio, pues es evidente que existieron factores como una falta de viabilidad del proyecto, un mal estudio del mercado, una mala estrategia, probablemente un nicho de negocio equivocado o una entrada en un mercado saturado donde nos correspondía un trozo de la tarta muy pequeño.

El factor necesidad también juega en nuestra contra, ya que si bien es cierto que tenemos la necesidad de emprender, también es cierto que esa necesidad nos hace cruzar un océano sin habernos preparado correctamente para cruzarlo.

Ante la falta de financiación, se suele recurrir a socios dentro del negocio, únicamente buscando el aporte de capital y no teniendo en cuenta otros requisitos a la hora de buscar un socio. Parte del problema de financiación que tienen los nuevos emprendedores suele venir precedido por la mala elaboración del plan de negocio, donde no se consigue demostrar una viabilidad del proyecto o se adentran en un mercado de dudosa rentabilidad.

La falta de preparación del emprendedor en desarrollo de estrategias y captación de nuevos mercados, también es un aspecto que nos puede llevar al fracaso.

Es importante disponer de una buena idea de negocio, aunque también es importante definir correctamente si disponemos de los siguientes requisitos o capacidades: Tener un buen producto, tener un mercado amplio y, tener la capacidad, medios y conocimientos de introducir el producto en el mercado.

Es necesaria la pasión e ilusión, aunque son dos factores que no sirven de nada cuando se ejecuta la estrategia equivocada, pues la pasión sin conocimiento es como la velocidad sin control (nos salimos de la carretera).

En resumen: Como siempre suelo aconsejar, cuando se piensa en crear un negocio, hay que ser lanzados, pero detenerse el tiempo suficiente hasta tener claro (y no sólo en un papel) cómo lo vamos a hacer. Definir correctamente e imparcialmente si será un negocio rentable, haciendo unos números realistas, ya que en ocasiones, por convencer a un posible inversor o banco, acabamos engañándonos nosotros mismos.

Emprender es una buena idea, es una gran opción, siempre y cuando tengamos claro el tipo de negocio y la estrategia que vamos a seguir.

Fuente: Negocios1000

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

Anuncios

9 Pensamientos que te alejan del éxito


A medida que vamos creciendo y vamos formando nuestra personalidad y nuestra actitud frente a la vida, nuestra mente se alimenta de frases y pensamientos que escuchamos en nuestro día a día.
Escuchamos a nuestros padres, a nuestros profesores, a nuestros amigos y a muchas otras personas que andan por ahí diciendo frases populares, refranes y pensamientos transmitidos de generación en generación. Muchas de estas frases encierran grandes realidades de la vida y resulta muy conveniente tenerlas en cuenta, pero también hay otras que resultan tóxicas para nuestro progreso y para nuestro éxito.
En este post he querido recopilar algunas de las frases tóxicas más comunes que muchos hemos escuchado a manera de consejo y hemos aceptado porque las recibimos de alguna autoridad. Te recomiendo que analices cada una de ellas y las saques de tu pensamiento o al menos cambies un poco la manera en que las percibes.
1. “Hay que aspirar a Papa para llegar a Sacristán”
La frase por sí sola es contradictoria porque en realidad no estas aspirando a Papa sino Sacristán.
Recuerda que tus logros son del tamaño de tus objetivos. Piensa en grande y busca siempre la excelencia.
Aspira a Papa para llegar a Papa!
2. “Yo soy así y nadie me va a hacer cambiar”
Es triste cuando se escucha a un joven decir esta frase.
La vida es un proceso constante de aprendizaje y crecimiento, siempre hay cosas que podemos cambiar para mejorar, pero al decir frases como esta solo logras que tu mente se estanque.
En lugar de pensar en que no debes cambiar, mejor pregúntate cada día ¿Qué puedo cambiar hoy en mi para mejorar?
3. “Si Dios quiere…”
Es muy bueno que tengas fe en Dios, pero si realmente tuvieras una fe firme en Dios sabrías que él siempre quiere lo mejor para ti y quiere verte realizar todos tus sueños y proyectos.
Conozco personas que repiten esta frase muy a menudo, y en realidad la frase por sí misma es muy buena, pero el problema es la percepción escondida detrás de ellas, pues aquellos que la repiten viven esperando a que las cosas les caigan del cielo.
Ten fe, pero acompáñala con tu esfuerzo y trabajo. No esperes a que Dios baje y monte por ti el negocio de tus sueños.
4. “Lo que es para uno tarde o temprano llega”
Es un pensamiento muy conformista y suele ser repetida por aquellos que no confían en sus propias capacidades para lograr sus propósitos.
Confía en ti. Si quieres algo, ten por seguro que puedes lograrlo con pasión, paciencia, enfoque y perseverancia; pero si algo no te resulta a la primera no pienses en que “no era para ti”.
5. “Si yo tuviera…” – “Si yo fuera…”
En lugar de pensar en aquellas cosas que te faltan, mejor ponte a trabajar con lo que tienes.
Eres una persona muy afortunada, tienes muchas cosas a tu favor para lograr grandes cosas, pero si vives pensando en qué otros son más afortunados o que tienen más capacidades, solo lograrás limitarte a ti mismo.
Todos tenemos habilidades y capacidades únicas, aprovéchalas al máximo y agradece por lo afortunado que eres.
6. “Las cosas salen mejor cuando no se planean”
No hay algo más falso. Cuando vas a viajar lo primero que haces es definir tu destino. Asimismo funciona la vida, debes saber perfectamente hacía dónde vas, si no lo sabes es muy probable que nunca llegues allí.
Es cierto que hay muchas cosas impredecibles, pero para lograr tus objetivos debes saber cuáles son tus objetivos, y definir tus objetivos forma parte del proceso de planeación.
Recuerda que hay 2 maneras seguras de fracasar: una es pensar las cosas sin hacerlas y la otra es hacer las cosas sin pensarlas. Debes lograr un equilibro entre la planeación y la acción.
7. “La intención es lo que cuenta”
Lamento decirte esto, pero de intenciones no se vive.
En cada cosa que emprendas da todo de ti y busca siempre llegar hasta el final y lograr tus objetivos. No compitas pensando en que “lo importante es participar”, NO! si es una competencia, lo importante es ganar. Piensa como ganador y ganarás.
Todos tenemos buenas intenciones, pero son pocos los que se atreven a convertir esas intenciones en una realidad. Forma parte de ese selecto grupo de emprendedores que cambian el mundo con sus acciones y no con sus intenciones.
8. “Soñar no cuesta nada”
En este punto no quiero que hagas a un lado tus sueños, todo lo contrario, quiero invitarte a que sueñes mucho más, pero recuerda siempre soñar despierto y con los pies sobre la tierra.
Soñar no cuesta nada en términos de dinero, pero cuando sueñas sin planear una estrategia para hacer realidad tus sueños estas pagando un precio muy alto en términos de tiempo… Una canción del grupo Colombiano Clan Hueso Duro versa: “Soñar no cuesta nada es una frase a repetir, pero el tiempo no espera mientras sueñas con surgir”… Y agrega: “Carácter y firmeza nos falta en la cabeza, queremos ver el triunfo pero abunda la pereza”
Los sueños sin acción no son más que una ilusión.
9. “Siempre lo he hecho así y siempre ha funcionado”
En el camino al éxito los paradigmas no existen. Si funciona cámbielo, si está bueno rompalo. Siempre hay una manera distinta de hacer las cosas.
Recuerda las palabras de Alvin Toffler: “‎Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender.”
La historia ha demostrado que cuando una empresa se duerme en los laureles, llega otra con una propuesta más interesante y la saca de la competencia. Un claro ejemplo es el caso de Yahoo cuando rechazó a Google porque ya tenían un buscador que funcionaba bien… el resto de la historia ya la conoces.
¿Quieres compartir alguna otra frase o pensamiento negativo que nos alejen del éxito? Por favor deja tu comentario!
Fuente http://www.negociosyemprendimiento.org/2012/11/pensamientos-que-te-alejan-del-exito.html
————————————–
Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog
Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com
Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

10 razones por las que los emprendedores fracasan


Por Martin Zwilling

Para los emprendedores novatos, los negocios pueden tener iguales de oportunidades de fracasar que de tener éxito. Sin embargo, las cifras son poco alentadoras: En México, 8 de cada 10 empresas fracasan antes de cumplir los 5 años, y el 90% de las Pymes no sobreviven los 10 años.

Los verdaderos emprendedores toman el fracaso como una simple piedra en el camino hacia el éxito. Ellos saben que deben aprender de sus errores y usar la experiencia para seguir adelante con una nueva idea. Pero, ¿por qué no mejor aprender de los errores que cometieron los demás, en lugar de pasar por la pena de cerrar un negocio?

Te compartimos las 10 equivocaciones más comunes que cometen los nuevos empresarios y te decimos cómo evitarlas:

1. No tener un Plan de negocios escrito: No creas en el mito de que elaborar un Plan de negocios tradicional no vale la pena. La simple disciplina de sentarte a escribir un plan es la mejor forma de que realmente entiendas cómo transformar tu idea en negocio.

2. Modelo sin ingresos: Incluso una empresa sin fines de lucro necesita generar ingresos (aunque sean donaciones) para poder subsanar los costos operativos. Si tu producto es gratuito o pierdes dinero en cada venta te será muy difícil mantenerlo en volumen. Puedes tener la solución al hambre mundial, pero si tus clientes no tienen dinero, tu negocio no durará mucho.
3. Oportunidades de negocio limitadas: No todas las buenas ideas se pueden convertir en negocios exitosos. Sólo porque crees apasionadamente que tu producto o servicio es increíble y que todo el mundo lo necesita, no significa que todos lo vayan a comprar. No existe un sustituto para la investigación de mercado, mucho menos la encuesta informal a la familia y amigos.

4. No poder llevarlo a cabo: Cuando un emprendedor llega con una gran idea debe entender que la idea por sí misma no vale nada. Todo se trata de la ejecución. Si no te sientes cómodo tomando decisiones importantes y riesgos, no tienes el perfil que se requiere para ser empresario.

5. Demasiada competencia: No tener competencia es una bandera roja, ya que podría significar que no hay mercado, pero encontrar más de 10 competidores con sólo una búsqueda en Google podría demostrar que el área que te interesa está saturada.

Recuerda que los gigantes dormidos pueden levantarse. No asumas que Microsoft o Procter & Gamble son demasiado grandes o lentos para preocuparte.

6. No tener propiedad intelectual: Si esperas salir a la búsqueda de inversionistas, o esperas tener una sólida ventaja competitiva sobre los gigantes de la industria necesitas registrar patentes, marcas y derechos de autor. La propiedad intelectual es también por lo general el mayor elemento en la valoración de una empresa hecha por un inversionista.

VIDEO: ABC del registro de marca

7. Un equipo inexperimentado: En la realidad, los inversionistas financian personas, no ideas. Ellos están buscando gente que tenga verdadera experiencia en el dominio y operación del negocio. Si es tu primer acercamiento al mundo de los negocios es recomendable que busques un socio “que ya ha estado ahí” para balancear tu pasión y traer experiencia a tu equipo.

8. Subestimar los recursos necesarios: Aunque el principal recurso es el dinero para financiar el proyecto, otros como los contactos en la industria y el acceso a los canales de marketing pueden ser aún más importantes que ciertos productos. Además, tener demasiado capital sin saberlo administrar puede llevar a la falta de dinero. No renuncies a tu trabajo de medio tiempo si no consigues ganancias.

9. No tener suficiente marketing: Conseguir recomendaciones de boca en boca no es suficiente para hacer que tu producto o tu marca sean visibles en el mercado actual, tan bombardeado de mensajes. Incluso el marketing viral toma tiempo y cuesta dinero. Sin una estrategia efectiva e innovadora de mercadotecnia no tendrás clientes, y por tanto, negocio.

10. Darte por vencido muy rápido: Una de las principales causas del fracaso de las empresas es que el emprendedor simplemente se cansa, tira la toalla y cierra la compañía. A pesar de algunos errores y fallas, muchos emprendedores exitosos como Steve Jobs y Thomas Edison continuaron trabajando en su proyecto hasta que triunfaron.

Autor Martin Zwilling

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

Emprendedores: Cómo hundir una startup en 10 sencillos pasos


por Javier Megias

Parece que hoy en día cualquier cantamañanas se siente libre de opinar sobre cómo debe uno montar su empresa, y sobre qué es buena idea y qué no lo es… y lo más grave, aducen que su experiencia es quien guía sus palabras. ¡Menuda tontería! Todo empieza con una visión que debes perseguir por encima de todoarmado por tu valiente espíritu de fundador.

Para contrarrestar esa corriente de sandeces e ideas felices que parecen inundar hoy en día Internet, os he preparado una estupenda recopilación, basada en mi experiencia, de las claves del éxito; (es mi primera empresa, pero sé que voy a triunfar):

1. NO CUENTES TU IDEA : La base de todo tu futuro es tu idea, esa preciosa perla de valor incalculable que un día tuviste. Si te dedicas a contarla por ahí lo más probable es que algún advenedizo se decida a robarla, y seguro que la copia… así que mejor no la cuentes. Si no hay más remedio que contarla por cualquier razón, mi consejo es que obligues a firmar un largo y complejo acuerdo de confidencialidad que hará que se lo piensen dos veces antes de robarla.
2. NO ESCUCHES A NADIE: Como os decía, el mundo está lleno de “listos”, por lo que si has tenido que contar tu idea a alguien, como un inversor o un experto en el sector que vas a desarrollar la idea, no les hagas ningún caso a sus consejos. Ellos realmente no entienden la magnitud de lo que estás a punto de crear, y posiblemente no comprendan el proyecto en sí… así que ante cualquier comentario sobre un punto débil o consejo, respóndeles defendiendo tu idea y justificando el porqué de la misma, porque ¿qué te van a enseñar a ti?
3. PARTE LA EMPRESA CON LOS SOCIOS: Emprender sólo representa mucho trabajo, así que lo mejor es que te juntes con alguien más. Lo ideal es que os repartáis las acciones al 50%, ya que así ambos sentiréis propia la empresa. No hace falta que perdáis el tiempo en aspectos tales como acuerdos de socios o designación de responsabilidades, realmente es una triquiñuela inventada por los abogados para sacarle los cuartos a los emprendedores.
4. LOS CLIENTES NO TIENEN NI IDEA: Hoy en día parece que la base de toda empresa son los clientes… lo que es una majadería. Si escucháramos a nuestros clientes, todavía seguiríamos en las cavernas cubiertos por taparrabos. La humanidad avanza porque valientes visionarios decidimos qué es lo que realmente necesitan, y ellos como zombis van a comprarlo. Así que olvídate de enseñar tu producto hasta que esté completamente acabado y lanzado al mercado, seguro que entonces te lo quitan de las manos.
5. BUSCA INVERSIÓN DESDE EL INICIO: Para lanzar tu empresa al estrellato vas a necesitar dinero, mucho dinero… por lo que te tendrás que relacionar con inversores. Habitualmente se trata de gente que no tiene ni idea y que quiere ayudar a gente que está empezando, así que con un buen powerpoint tienes suficiente para pedirles dinero. Eso si, ya que te van a ofrecer su inversión, pide algo más de dinero para poder por fin cambiaros a esas oficinas tan bonitas del centro, renovar el mobiliario por algo acorde a una innovadora empresa y cambiar los ordenadores por equipos de última generación.
6. CREA UN PRODUCTO PERFECTO: Seguro que has escuchado algo de esa perniciosa corriente denominada “lean startup” que habla de empezar con un producto básico para luego crecer junto con el cliente… ¡menuda tontería! ¡Pero si el cliente no tiene ni idea!… Mucho mejor dedica todo tu esfuerzo a lanzar un producto completo, cargado de funcionalidades y siguiendo tu business plan tal y cómo lo pensaste desde un principio. Será algo tan genial que seguro que los clientes te los quitan de las manos.
7. CONTRATA ENSEGUIDA UN GRAN EQUIPO: Si has montado una startup no es para estar todo el día trabajando como un loco, sino para compartir tu visión del futuro con el resto de la humanidad… así que contrata un gran equipo para que hagan el trabajo más duro y penoso. No pasa nada si decides de momento pagarles con acciones de la empresa… ¡algún día eso los hará ricos!. También deberías contratar un nutrido equipo comercial que se encargue de tratar con los clientes y vender tu gran producto, mejor que lo hagan ellos, ya que si hay algo desagradable es tener que mirarlos a los ojos e intentar comprender qué pasa por sus pequeñas mentes.
8. CREA UN BUSINESS PLAN PERFECTO: Al igual que debes esforzarte en crear un producto perfecto, el plan de negocio que le acompañe también debe serlo. Debes invertir semanas (o incluso meses) en analizar todos y cada uno de los detalles importantes de tu negocio, como el mercado que existe o si hubiera competencia (que seguro que no, ya que lo que haces es único). Una vez diseñado tu plan maestro debes ejecutarlo coma por coma y punto por punto, esforzándote en respetar tiempos, plazos y contenidos. Aunque parezca que la realidad no se ajusta a lo que pensabas, persevera y serás recompensado.
9. DEBES ESTAR A LA ÚLTIMA E IR A TODOS LOS EVENTOS: Debes vivir en la cresta de la ola. Aplica siempre las últimas tendencias, da igual si realmente tienen sentido o no, ya que te darán ese carácter innovador. Puede que algunos te acusen de perder el foco continuamente, pero se trata de gente aburrida y poco creativa que no entiende lo que de verdad necesita una startup. Una buena idea para estar a la última es acudir a todos los eventos y presentaciones que puedas, así conocerás de última mano las tendencias más rompedoras, y podrás explicarle a más gente que vas a cambiar el mundo (aunque ojo, nunca reveles el cómo)
10. NO PIERDAS MUCHO TIEMPO VIENDO CÓMO GANAR DINERO: Aunque mucha gente al emprender se preocupa profundamente por aspectos tales como las líneas de ingreso o el modelo de negocio, eso no va contigo. Se trata de perdedores que están construyendo productos mediocres, y que por tanto no tienen claro cómo ganarán dinero. Tu sí lo sabes: vas a construir algo tan genial que los clientes te lo quitarán de las manos. Ya pensarás en el futuro detalles nimios como la estructura de costes o los canales de distribución, absolutamente irrelevantes ahora.
Por si queda alguna duda, el post recoge una guía en clave irónica de lo que JAMÁS deberías hacer con tu startup y que es receta segura para el fracaso

Autor Javier Megias – http://javiermegias.com/blog/2012/10/hundir-startup-10-pasos-errores-emprender/

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

Claves para no fracasar


La diferencia entre quienes logran sus objetivos y quienes fracasan está en la disposición a sortear cinco barreras fundamentales.

Las barreras que se interponen entre la gente y el éxito son fáciles de sortear pero primero hay que aprender a identificarlas. ¿Por qué algunos logran alcanzar sus metas y otros no? La clave está en que las personas exitosas pueden sortear cinco barreras que garantizan el fracaso. Estas son:

Metas sin inspiración
Cuando las personas se fijan metas tienden a pensarlas como una “cosa” del mundo real: más dinero, un auto, terminar de escribir un libro, etc. Lamentablemente estas metas no inspiran porque no hablan de las emociones positivas sino de los objetos a alcanzar. La clave, entonces, es pensar en cómo se sentirá cuando cumpla su objetivo. De esta manera hará todo lo posible para conseguirlo.

Miedo al fracaso
Si se tiene miedo al fracaso, no se correrán los riesgos para alcanzar objetivos. No se llamará a las personas indicadas por miedo al rechazo; no se renunciará de un trabajo mediocre por miedo a fracasar en un emprendimiento propio, etc. Decida que el fracaso es una condición temporaria. De esta manera, si las cosas no marchan bien, su actitud frente al objetivo final no cambiará.

Miedo al éxito
Este miedo es aún más corrosivo que el primero. Si logra algo espectacular, la posibilidad de perderlo todo puede inmovilizarlo. Estos pensamientos -¿qué pasa si mis amigos ya no me quieren? ¿Qué pasa si pierdo todo?- pueden llevar a auto-sabotearse. Para superar esta barrera necesita un cambio de actitud: decida que, pase lo que pase, será feliz. No se enfoque en problemas sino en cómo podrá ayudar a sus amigos y familiares alcanzar sus propias metas.

Tiempos poco realistas
La mayoría de las personas piensan que pueden hacer más de lo que creen en una semana. Se esfuerzan, entonces, en planear muchas actividades en un periodo corto de tiempo. La inhabilidad para hacerlas todas podría desmotivarlo rápido. Trate, en cambio, de organizar las actividades más importantes (aquel 20% que logran 80% de los resultados).

Preocuparse por los tiempos muertos
No se preocupe demasiado cuando llegue a las mesetas del proyecto. Ocurrirá muchas veces que se encuentre en un punto en el que las cosas simplemente no avanzan. Estas mesetas pueden servir como excusa para rendirse: no deje que eso ocurra. Cuando llegue, entienda que es momento de celebrar y no de darse por vencido. Significa que pronto las cosas comenzarán a moverse devuelta y debe estar preparado.

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

Cómo ser emprendedor y aprender del error


por observatorioredesempresariales.wordpress.com

Aunque se pongan los mejores esfuerzos en un emprendimiento, si la estrategia no está bien enfocada y los objetivos tampoco están del todo claros, entre otros errores, las probabilidades de fallar a final del camino son altas. Por eso conviene estar atentos a las señales y no repetir equivocaciones pasadas. Vea acá si se siente interpretado por algunos de los desaciertos comentados por expertos.

En el ambiente emprendedor el error tiende a ser asumido como inherente a este proceso, dentro del cual buena parte de los esfuerzos se relacionan precisamente con aminorar estas equivocaciones y, si se llegan a dar, que errar sea barato y en una etapa temprana del emprendimiento. Lo más seguro es no exista emprendedor en el mundo que no haya cometido equivocaciones, pero la diferencia entre uno exitoso y los que quedan en el camino, es la capacidad de aprender sobre el camino trazado y equivocarse lo menos posible.

José Ernesto Amorós, parte del equipo realizador del trabajo de investigación Global Entrepreneurship Monitor y director de Investigación Facultad de Economía y Negocios Universidad del Desarrollo (UDD), explica que al igual que muchas actividades diarias, las personas, equipos u organizaciones a veces salen airosas justamente porque tuvieron la capacidad de reducir la incidencia de errores. “Obviamente hay errores y errores. Como en algún momento expresó un antiguo CEO de 3M al comentar que la empresa toleraba los fracasos bien intencionados”, pero él mismo hacía énfasis en que “al final, tiene que haber resultados. No podemos dejar que los proyectos duren indefinidamente”, en clara alusión a que todo tiene un límite justo y razonable, asegura.

A su vez, Alan Farcas, director Ejecutivo de la Escuela de Negocios de la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI), comparte con Innovación.cl otro ejemplo que evidencia la valoración que se le puede dar al error. Cuenta que hace algún tiempo, un gran ejecutivo de Estados Unidos perdió US$ 20 millones en un negocio. Inmediatamente fue donde el jefe y le entregó una carta de renuncia. Pero éste le dijo que acababan de invertir US$ 20 millones en su formación y que estarían locos si lo dejan partir. Por eso, dice que “emprender es equivocarse, y, también, es volver a levantarse, porque se trata de tomar riesgos. Si como sociedad no damos espacio al sueño de emprender, cerramos la puerta a la ilusión de constituirnos en un país con oportunidades de desarrollo”, expresa. Opinión que comparte Fernanda Vicente, emprendedora y vicepresidente de la Asociación de Emprendedores (Asech), quien piensa que si un emprendedor, no obstante las equivocaciones que pudiera haber cometido en el camino, si después de dos o tres años sigue en pie, lo más probable es que tenga éxito en su proyecto. “De todos modos, creo que vivimos en un entorno menos castigador con los errores que hasta hace sólo unos pocos años. Creo que hoy se valora más la experiencia de haber iniciado una empresa”.

Explica la representante de Asech que un error garrafal que ve en muchos proyectos que se inician es su baja capacidad de adaptabilidad. “Si no eres capaz de adaptarte a las necesidades del entorno, el fracaso estará muy cercano. Nunca en la vida uno podrá manejar todas las variables del plan de negocios del emprendimiento. Por eso, yo no recomiendo los planes de negocios de 800 páginas, que es lo usual”, reflexiona.

Arreglárselas solos
Fernanda Vicente, quien también creó Viral, empresa de contenidos estratégicos, explica que muchos emprendedores se dedican a buscar recursos de inversionistas externos como sustento a sus proyectos, pensando que emprender se trata de conseguir apoyo de terceros, cuando significa exactamente lo contrario. “Veo que se están presentando a fondos de inversión y concursables, lo que no es malo, pero se olvidan que el emprendimiento se trata de arreglárselas solos. El emprendedor real es el que se saca la cresta día y noche y su potencial éxito no depende de la llegada de un inversionista. Si te ganas un concurso, genial, pero si no, arréglatelas solo. Basta recordar los grandes empresarios chilenos, la mayoría de loso cuales fueron inmigrantes que se esforzaron mucho y que nunca le pidieron un peso a nadie”. Por eso piensa que si uno es exitoso, los inversionistas van a llegar solos.

Por otra parte, Farcas cita un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), realizado especialmente para Chile, que indica que el 70% de los fracasos podría haber sido evitable, generando compañías rentables en el mediano plazo. Explica el académico de la UAI que en los países europeos, los “fallidos honestos” son liberados de las listas negras (Dicom) cuando finaliza el proceso, lo que facilita enormemente las opciones del segundo intento. Precisamente, relacionado con nuestro entorno, Farcas cree que lo anterior es especialmente delicado para los negocios innovadores, los que por su naturaleza son de mayor riesgo, pero de superior impacto económico y claves en la estrategia de crecimiento de Chile. “Los emprendedores fallan, en promedio, tres veces antes de consolidarse. Si como sociedad les negamos la oportunidad de volver a levantarse, nos estamos cerrando al desarrollo, creando menos puestos de trabajo, impuestos y calidad de vida para todos los chilenos. Y, de paso, estamos matando sueños”.

Aunque coincide con lo anterior, la vicepresidenta de Asech no cree mucho en las estadísticas, porque cree que para un emprendedor que está empezando no resulta muy motivante pensar que sus primeros intentos serán un fracaso. Asimismo, opina que las equivocaciones no se relacionan con algo estadístico, sino que tienen que ver con aspectos más bien subjetivos. “Los errores guardan relación con la preparación y motivación de las personas, porque si uno tiene claro que quiere llegar al final del camino contra viento y marea, finalmente lo hará. Pero ésa no es la visión de todos los emprendedores”. Por eso opina que los emprendedores deben estar dispuestos a no tener vacaciones, no almorzar, dormir en lugares inhóspitos si se acaban los recursos, etc. Cree que ésa es la esencia de ser un emprendedor. “No hay otra porque no existe el emprendimiento fácil y menos en Chile. No existe el emprendimiento con horario de ocho horas al día”.

Los errores más frecuentes
En este contexto, el José Ernesto Amorós comparte con Innovación.cl un listado de los errores más comunes que cometen los emprendedores, los que considera universales y que son susceptibles de cometer en casi todas partes. Estos son:

– La fiebre del fundador y la pérdida de objetividad. Los emprendedores tienden a enamorarse de sus proyectos y esto es positivo. Pero no tener un cable a tierra puede ser muy perjudicial. Aconsejo siempre tener un “abogado del diablo” que ayude a “bajar de la nube”.

– Escoger mal a los compañeros de viaje. Tener un buen equipo resulta clave. Tu mejor amigo, tu compadre y hermano del alma son eso, tu amigo, compadre o hermano. Pero no por eso tienen que ser las mejores personas para hacer un proyecto.

– Falta de orientación al mercado o público objetivo. Por más innovador que sea el producto o servicio, alguien tiene que estar dispuesto a pagar por eso. Mientras más se conozca a esas personas dispuestas, mucho mejor.

– Carecer de estrategia competitiva. Hay que tener un foco. La universalidad mejor se la dejamos a otras compañías, como Coca-Cola. Y hasta ellos tiene estrategias diferenciales.

– Despreciar a la competencia. Muchas veces he oído la frase “por ahora no hay competencia”. Pero, acto seguido, empresas como Cencosud y Wallmart entran al negocio.

– No entrar en el momento adecuado. No todo lo innovador tiene la “ventana de oportunidad” siempre abierta. Si no, vean lo que paso con proyectos como Newton de Apple, los autos eléctricos de GM a finales de los 80, etc.

– Desconocimiento del negocio. Si no sabes en un 100% de lo que se trata, mejor ni meterse.

– No conocer la estructura de costos. Siempre es más costoso de lo que aparenta ser y siempre hay que vender más barato de lo que se tenía pensado.

– Empezar con recursos inadecuados. Ojo, no siempre es dinero, a veces son personas, contactos e incluso tiempo.

– El “mal de piedra”. Querer tener todo construido y rápido no siempre es bueno. Si quieres empezar tu negocio con una oficina en la Torre Titanium, creo que no es una buena idea. Una regla siempre: mejor alquilar que comprar y mejor tomar prestado que alquilar.

Por su parte, Farcas piensa que el mayor error que puede hacer un emprendedor no es equivocarse porque incluso eso es deseable porque se aprende. “El mayor error es cuando no se reconoce temprano el error y se perpetúa una situación de ineficiencia”, dice. Lo que es refrendado por Fernanda, quien también agrega que el emprendimiento no es para todos porque hay que tener el “bichito” y alma de emprendedor, más allá de allá de los cursos y capacitaciones que se puedan realizar. Dice que no se necesita tener grandes conocimientos de emprendimiento para ser un gran emprendedor y que la clave –no siempre tenida en cuenta– es que el ganar dinero no sea la única motivación, porque cuando es así, “las posibilidades de fracasar son mayores. Sin pasión por lo que se hace, difícilmente habrá éxito en el proyecto iniciado”.

Fuente: http://www.innovacion.gob.cl/reportaje/como-ser-emprendedor-y-aprender-del-error/

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

Se vale soñar despierto. Evitar el temor al fracaso y mirar las oportunidades


por Geldy David Mejía Sánchez

Cada persona es dueña de su mente, puede soñar o hacerse ilusiones las veces que quiera, nadie se lo impedirá, de hecho al soñar no esta incurriendo en ningún gasto ni molestando a nadie.

Podemos ilusionarnos con la chica ideal o soñar con las cosas materiales, como una linda casa, un vehículo último modelo o tener mucho dinero.

En fin soñar no paga impuesto.

De hecho la persona que no sueña, carece de la motivación que impulsa a tomar decisiones y a tomar un cierto camino en la vida.

En este planeta no hay persona que no sueñe. Todas las personas desde pequeñas se van formando ideales en base a lo que ven y aprenden.

Cualquiera que sean sus sueños todos van encaminados a una mejor calidad de vida. Se pueden soñar con todos los ingredientes que se requieren para una mejor calidad de vida.

¿Tienes los medios necesarios para cumplir con este objetivo?

Son tiempos difíciles y para lograr este objetivo, la vida te exige que uses tu inteligencia al máximo para que las ilusiones no se queden solo en sueños.

Podemos soñar todo el tiempo, de hecho estos sueños pueden ser realistas y a nuestro alcance o ser completamente válidos, pero por el temor al fracaso a veces no se da el paso importante o se saltan las barreras.

Puede que estés acomodado a un empleo, acostumbrado a un salario y el único progreso puede depender de un aumento que tal vez nunca llegará y si al fin llega puede ser insuficiente en comparación con el alto costo de la vida.

Probablemente este no sea tu caso pero créeme hay muchas pero realmente muchas personas que viven de esta manera, de hecho es la forma de vida de la gran mayoría del la que yo también fui parte.

Todas esta personas no están incurriendo en algo malo que sea penado por la ley, pero si es algo que a la larga puede generar estancamiento en su desarrollo económico.

Toda persona siempre tiene que ver más allá de donde esté posicionada actualmente, tiene que romper ese muro que le impide ver fuera de su contorno, siempre hay una buena cantidad de oportunidades que le permitirán cumplir con esos sueños que siempre están en la mente.

Puede que hayas leído artículos con este mismo mensaje, pero recuerda que no todas las personas tienen este buen hábito de la lectura. El hecho de leer estos artículos te da la oportunidad de romper esa barrera. Oportunidad que no todos podrán utilizar, simple y sencillamente por no tener acceso a internet o porque carecen de este buen habito.

Debes tomarte el tiempo que sea necesario para analizar nuevos negocios, ya lo hicimos y créeme somos miles los que ya rompimos la barrera e ingresamos a un nuevo mundo de oportunidades.

Autor Geldy David Mejía Sánchez – negocioexpress@gmx.com – Administrador de empresas con una amplia experiencia en manejo de personal. También trabajo por varios años en medios de comunicación.

————————————–

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog

Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com

Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com